Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 LA ENTREVISTA www. abc. es la entrevista DOMINGO 4- -2- -2007 ABC Ni el menor atisbo de independentismo vasco cabe en la Constitución Santiago Muñoz Machado s Catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad Complutense El jurista denuncia que el Estatuto Catalán actuó como efecto ganzúa para dejar fuera del consenso al Partido Popular y advierte de que los poderes miran más por su interés inmediato que por el de España: Lo decía Ortega, y sigue siendo cierto POR ANTONIO ASTORGA FOTO: IGNACIO GIL MADRID. Santiago Muñoz Machado, catedrático de Derecho Administrativo de la Universidad Complutense, trabajó desde la sala de máquinas del Palacio de la Moncloa con los equipos que hicieron posible la Transición. Es autor de más de treinta libros que abordan los problemas del derecho público, la Constitución, el Estado, la Comunidad Europea... Derecho Público de las Comunidades Autónomas es obra de referencia. Motivado por los procesos de reforma de los Estatutos publica El problema de la vertebración del Estado en España (del siglo XVIII al siglo XXI) (Iustel) donde advierte sobre los problemas de estabilidad y porvenir del Estado. afrontado la negociación. Lo demás, sus deseos de conseguir la paz en España buscando todas las vías posibles, me parece bastante más comprensible. Ningún Gobierno responsable rechazaría una oportunidad. Distinta es la cuestión del precio que haya que pagar... Sin duda hay precios impagables, si la integridad del Estado español se pone en cuestión, o si instituciones fundamentales para la vida del Estado, como la Justicia, se han de defraudar o malvender. ción del nacionalismo vasco y acólitos en apoyo de Ibarretxe? -Entiendo poco las actitudes dogmáticas. Y me resulta sorprendente el espectáculo de la militancia ciega. Pero ya estamos acostumbrados a ver, en los últimos lustros, que cualquier actuación en la que esté afectado un líder nacionalista se tiende a considerar como una agresión contra el pueblo, contra su orgullo y sentimiento nacional. Nada tiene que ver una cosa con otra, pero los delirios a que nos hemos acostumbrado así lo tienen establecido. -El presidente Zapatero insiste Quo Vadis España? que diría Ortega. ¿Sigue siendo un problema en España el trágico veredicto denunciado por el pensador: La esencia que preside las relaciones de la España actual es un acentuado particularismo -El particularismo en Ortega no es sólo el de los nacionalismos periféricos- -las regiones ariscas que él llamó- El particularismo tiene que ver con la carencia de políticas capaces de contener proyectos ilusionantes para el conjunto de los ciudadanos. El pensamiento de Ortega sigue vivo: muchas corporaciones e instituciones decisivas para la vida del Estado miran más bien por su interés inmediato antes que por el interés general de España. Lo vemos todos los días; a algunos partidos políticos les interesa, sobre todo, la permanencia en el poder, más que la formulación de proyectos que puedan llevarles a perderlo. Se pacta con el diablo, si es necesario, para mantenerse, aunque ese pacto pueda conllevar perjuicios serios para las estructuras, para la consolidación del Estado o pueda suponer mermas en su vertebración. ¿Ese pacto con el diablo po- en llevar adelante su proceso y Batasuna lo confirma con una interlocución importante (sic) un mes después de que los terroristas asesinaran a dos ciudadanos. ¿Por qué se empecina Zapatero en dialogar con terroristas? -Lo peor del presidente Zapatero ha sido la dramática ingenuidad con que parece haber -El lendakari se baja de la nave a las puertas del Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, mira a un lado, a otro, y profiere ante sus fieles: País de locos! ¿Está loco un país que somete a un presidente autonómico a la Justicia, o la ley está por encima de todos? -Se ha montado un espectáculo desmesurado, y poco razonable. No pasa absolutamente nada porque un alto dignatario político declare ante la Justicia. Aun en el caso de que, como parece seguro, la declaración hubiera podido ser evitada ya que el Tribunal Supremo ha resuelto que no se puede criminalizar el ejercicio de la política. Pero mientras la cuestión se archiva, cosa que yo creo que ocurrirá enseguida, hubiera bastado con invocar la autoridad del Tribunal Supremo, sin necesidad de recurrir al alboroto. Por supuesto que la ley está por encima de todos. Y no se debe dar la impresión de que nadie pretende estar por encima de ella. es un pacto de quiebra. Si por ahí van, ese es un pacto liquidatorio de las estructuras políticas preexistentes que tantos siglos ha costado consolidar. EL DIÁLOGO Se pacta con el diablo para mantenerse en el poder, aunque conlleve perjuicios serios para las estructuras del Estado, o pueda suponer mermas en su vertebración EL PROCESO ¿Tienen las naciones o nacionalidades derecho a autodeterminarse, y a convertirse en Estado... que es la aspiración del lendakari, y de su cla independentista y o nacionalista? -En la Europa constitucional y democrática, desde luego que no. El derecho de autodeterminación aparece por primera vez en la doctrina marxista, en el último tercio del siglo XIX, y se empleó con enorme flexibilidad política para reconocerlo sólo a los pueblos de los que podía preverse que lo usaran para afirmar la revolución del proletariado. Suena tan viejo, que en Europa huele a políticas tan arcaicas como medievales. -No sé si lo siguen reivindicando, pero en la Constitución española no cabe una fórmula de asociación libre del País Vasco con España. El País Vasco es una pieza territorial integrada en el Estado, y para separarla habría que reformar la Constitución y, para convertir eso en un Estado libre asociado lo que se necesitaría es una reforma constitucional muy traumática. Y en los términos en los que está ahora la política, la historia, y la percepción ciudadana, es radicalmente imposible. dría ser el diálogo con el diablo terrorista que propugna Zapatero? -Puede ser... bueno, depende lo que suponga ese diálogo. En efecto, si el diálogo conlleva el reconocimiento de una nación vasca transpirenaica, que se conecta con Navarra y que se forma dentro del Estado español, o sea una estructura que pueda aspirar a su propia sustancia como Estado y a la independencia, evidentemente ese Lo peor del presidente Zapatero ha sido la dramática ingenuidad con que parece haber afrontado la negociación -El PNV no ha rectificado explícitamente el pacto de Estella ni se ha desprendido de la pretensión secesionista del Plan Ibarretxe rechazado por el Congreso de forma aplastante y mayoritaria. Y ahora el nacionalismo vasco toma la calle del ¡país de locos! contra los jueces... -No tardará mucho, creo, en plantearse una reforma del Estatuto vasco. Ojalá salga más consensuado que el catalán. Así ¿Cómo interpreta la manifesta- ¿Los nacionalistas vascos reivindican una forma inconstitucional de asociación libre de Euskadi con el Estado español?