Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 3- -2- -2007 CULTURAyESPECTÁCULOS 75 ción era rápida y su estilo muy suelto- en los que ya quedaba definido el tema y la composición. Siguiente paso: los traslada a collages, más precisos que los dibujos y de mayor tamaño. Finalmente, la obra definitiva: pinturas, esculturas y tapices. Estoy convencido de que las propias pinturas encarnan el proceso y el camino por el que se logran escribió Lichtenstein en 1949 en el prólogo a su tesis para la obtención de un Máster en Bellas Artes en la Ohio State University. Tesis que la Fundación March ha traducido por vez primera al castellano en edición facsímil. Pasear por esta muestra es como colarnos en su taller y espiarle viendo cómo trabaja. Lichtenstein fue una esponja: se apropió de Tintín y el Pato Donald, y de protagonistas de tebeos como Girl s Romances pero también del clásico Laocoonte y de obras de Picasso, Cézanne, Van Gogh, Matisse, Monet, Brancusi... presentes en la exposición. También se muestra la maqueta de una casa, que hizo el año de su muerte. ¡Feliz Navidad, Mr. Stewart! Consiga mañana, con ABC, la segunda entrega de la colección de cine clásico, la película ¡Qué bello es vivir con el cupón del día y al precio de un euro. Una de las mejores cincuenta películas de la historia LUIS CONDE- SALAZAR INFIESTA Largo, flaco, desgarbado, de mirada lánguida intensamente azul y un rostro en el que se mezclaban los rasgos de un galán con los de un antílope, James Maitland Stewart (1908- 1997) tenía todas las papeletas para no haber entrado jamás en el Olimpo de los divos de Hollywood. Y, sin embargo, había algo en él que cautivaba: el carisma del hombre cercano, sencillo, sincero, desprovisto de pompa y repleto de humanidad. Considerado con justicia como uno de los grandes caballeros del celuloide, su nombre está ligado a varias obras maestras de la historia del séptimo arte. El destino quiso que este arquitecto graduado en Princeton cambiara el cartabón por la claqueta y comenzara su andadura cinematográfica con The murder man (1935) Pero fue el encuentro con el gran Frank Capra lo que hizo que su carrera despegara definitivamente. Tras rodar Vive como quieras en 1938 (Óscar de aquel año a la mejor película) y Caballero sin espada en 1939 (primera nominación del actor a una estatuilla) y participar en otras producciones como Historias de Filadelfia (George Cukor, 1940) con la que se alzaría con su primer y único Óscar, el actor interrumpió su carrera con el inicio de la II Guerra Mundial, en la que participó como piloto activo, alcanzando el grado de coronel. La Real Academia de la Historia rinde homenaje a Chueca Goitia ABC MADRID. La Real Academia de la Historia rinde homenaje a la figura de Fernando Chueca Goitia con un ciclo de conferencias y una exposición que repasan las diferentes facetas de este arquitecto y humanista, que supo aunar en sus proyectos y en sus libros el respeto al pasado y el afán de innovación. La muestra incluye sus pinturas, poco conocidas, junto con las de otros artistas, que integraron su propia colección. Ambas actividades serán inauguradas el próximo lunes, en la sede de la Academia, por el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz- Gallardón, y fueron presentadas ayer por el director de esta institución, Gonzalo Anes, en un acto en el que también participaron Fernando Chueca Aguinaga, hijo del arquitecto, y académicos como Carlos Seco, Eloy Benito, Juan Gómez y Quintín Aldea Vaquero. Fallecido en octubre de 2004, Chueca Goitia fue un gran arquitecto que también cultivó la poesía, el ensayo, la historia, el teatro, la pintura y el dibujo. Disfrutaba con todo aquello que hacía, y esa pasión por el trabajo la trasladó a los proyectos arquitectónicos más importantes que firmó, entre los que ocupa un lugar destacado la terminación de la catedral de la Almudena de Madrid, obra complejísima porque partía del edificio de estilo neogótico que comenzó a construir en el siglo XIX el marqués de Cuba. Es precisamente la catedral de la Almudena, cuyo proyecto le hizo ganar a Chueca el premio Nacional de Arquitectura en 1944, la que, en cierto modo, está detrás de esta exposición, según Anes. La boda de los Príncipes de Asturias tuvo lugar en la Almudena el 22 de mayo de 2004, y ese día Chueca asistió a la ceremonia acompañado por Anes- -la esposa del arquitecto, gravemente enferma, no pudo ir- Se impresionó al entrar en su catedral y ver el acto tan solemne que acogía el edificio al que él había dedicado 50 años de su vida. Poco después de la boda real, Chueca Goitia, académico de Bellas Artes y de la Historia, empezó a preparar una exposición y un ciclo de conferencias sobre su experiencia de arquitecto, pero la muerte le sobrevino el 30 de octubre de ese año, y ahora la Real Academia de la Historia retoma ambas iniciativas. Quiso donar su alma a la ciencia Roy Lichtenstein (Nueva York 1923- 1997) fue el artista que popularizó, junto a Warhol, la alta cultura. Después recogió el testigo Dalí. Su arte parecía sencillo- -advierte Cowart- pero partía de ideas muy complejas, que él simplificaba. Su arte, como si fuera mercurio líquido, se nos escurre entre los dedos Dice de él que va más allá de los límites y convenciones de la cultura visual aunque echa de menos su personalidad en su obra: Se escondía en su propio arte Su viuda le recuerda como un perfecto caballero, organizado, disciplinado, que amaba la ciencia. En cierta ocasión dijo: Cuando muera, tengo la intención de donar mi alma a la ciencia La inauguración de la muestra tuvo lugar ayer, bajo los acordes de la ópera Porgy and Bess de Gershwin, música que inspiró a Lichtenstein para una serie de dibujos. Y es que la música fue una de las pasiones de este artista, como reconocía ayer su viuda: Adoraba la música. Escuchaba a Charlie Parker y le encantaba el be- bop. En su 70 cumpleaños yo le regalé un saxo y seis meses de clases. Practicaba una hora cada día La exposición, que ocupa toda la fundación y estará abierta hasta el 20 de mayo, se completa con una película que el artista hizo en 1970, dos documentales sobre Lichtenstein y su trabajo, y un estupendo catálogo, con ensayos de especialistas y un espléndido material fotográfico. James Stewart con Donna Reed en ¡Qué bello es vivir ABC ¡QUÉ BELLO ES VIVIR! Conmovedora historia Finalizado el conflicto, Stewart vuelve con Capra para trabajar en la adaptación libre del cuento de Charles Dickens, Canción de Navidad, titulado para la ocasión It s a Wonderful Life ¡Qué bello es vivir! una conmovedora historia protagonizada por George Bailey (James Stewart) casado con Mary Hatch (Donna Reed) y dueño de una compañía de empréstitos de la peque- ABC. es Imágenes de la exposición en http: www. abc. es cultura 1946. ESTADOS UNIDOS. Título original: It s a Wonderful Life Dirección y producción: Frank Capra. Producción: Alexander Korda, David O. Selznick y Carold Reed Guión: Frances Goodrich, Albert Hackett, Frank Capra y Jo Swerling. Intérpretes: James Stewart, Donna Reed, Lionel Barrymore, Henry Travers. Fotografía: Joseph Walker. Música: Dimitri Tiomkin. ña localidad de Bedford Falls que ayuda a aquellos que no pueden permitirse el lujo de pedir un préstamo al banco. Por una u otra causa, el bueno de Bailey se ha visto atrapado en aquella mísera ciudad, cuando su sueño era viajar y estudiar. Arruinado y presionado por el malvado banquero Potter (Lionel Barrimore) George decide suicidarse después de extraviar sus últimos 8.000 dólares. Pero en estas que cae del cielo un ángel de segunda clase (sin alas) llamado Clarence (Henry Travers) que le muestra lo que hubiera sido la vida si él no hubiera existido... La visión flashback es aterradora, con Potter convertido en villano horrible. Curiosa es la historia de este trabajo, puesto que fue un fracaso rotundo en taquilla del que Capra nunca logró recuperarse del todo. Liberty Films, su productora, quebró, siendo absorbida por la todopoderosa Paramount, que se olvidó de renovar la licencia de derechos de autor en 1974, con lo que la cinta pasó a dominio público. Y, aún así, es considerada como una de las mejores cincuenta películas de la historia. Deliciosa.