Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12- 13 S 6 LOS SÁBADOS DE Aire sucio Directo al corazón Vivir en zonas con altos niveles de contaminación aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares, sobre todo las mujeres TEXTO: ABC Productos prohibidos pero preparados para los celiacos síntomas a partir de las dos semanas y la recuperación de mucosa del intestino delgado en torno al año. La presencia continua de gluten, aún en cantidades muy pequeñas, puede hacer que las lesiones intestinales degeneren con el tiempo en un proceso maligno. Una dieta sin gluten requiere recurrir a alimentos naturales: carnes, huevos, leches, pescado, legumbres, frutas, verduras y cereales sin gluten (maíz o arroz) Esto supone excluir el 70 por ciento de los alimentos manufacturados, ya que el trigo y sus derivados son ingredientes muy utiliza- AGE dos en la industria alimentaria. Además, el etiquetado puede ser confuso y aunque existe la obligación de especificar qué productos contienen gluten, no siempre se cumple o los alimentos libres de gluten pueden tener pequeñas cantidades si se han elaborado junto con otros que sí lo contienen. La dieta sin gluten supone una carga económica para la que no existen ayudas, que vendrían muy bien si se tiene en cuenta que estos productos especiales, como harina o pasta, pueden llegar a costar diez veces más que los normales. Convivir con la intolerancia Carlos Bravo, psicólogo experto en atención a personas con enfermedad celiaca, señala el coste psicológico de convivir con la intolerancia al gluten: Ser celíaco supone un cambio en el estilo de vida del paciente, que debe modificar sus hábitos alimentarios para adecuarse a la dieta estricta sin gluten de por vida. Para los padres implica también un esfuerzo adicional, porque tienen que adquirir conocimientos nuevos sobre alimentos y productos y proporcionar información al entorno- -familia, amigos- además de de asegurarse de que el niño se adapte a la nueva situación, manejando sus temores. Algunas situaciones sociales pueden hacer que el celiaco se sienta desplazado (cumpleaños en los que no puede comer la tarta, problemas en el comedor escolar, salidas con los amigos... Además tiene que hacer un esfuerzo para no abandonar la dieta sin gluten de por vida, único tratamiento eficaz a día de hoy. Aunque esta adaptación no supone un cambio drástico, sí supone pequeños cambios en muchas áreas de su vida, y puede provocar síntomas ansiosos o depresivos, dificultades escolares, claudicaciones en el seguimiento de la dieta, etc. Además, está demostrada la relación entre la Enfermedad Celíaca no tratada y algunos trastornos psicológicos (depresiones resistentes a tratamiento, trastornos de conducta, etc) por lo que es conveniente realizar un seguimiento psicológico as mujeres que viven en zonas con altos niveles de contaminación tienen mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares y morir a causa de ellas, según un estudio de la Universidad de Washington publicado en The New England Journal of Medicine El estudio reunió a más de 65.000 mujeres de edades comprendidas entre los 50 y 79 años pertenecientes a 36 ciudades diferentes de Estados Unidos y es uno de los más completos llevados a cabo hasta ahora. Es también el primero que se hace de forma prospectiva, reuniendo a personas que inicialmente no padecían ninguna enfermedad cardiovascular, a las que se hizo un seguimiento durante nueve años para ver la incidencia de ataques al corazón, apoplejía, bypass coronario o muertes por enfermedades cardiovasculares. Para el seguimiento se tuvieron también en cuenta los niveles de contaminación próximos a sus domicilios. En concreto se estudiaron los niveles de pequeñas partículas en suspensión, fundamentalmente hollín y polvo, que tienen un tamaño tan pequeño L que treinta o cuarenta de ellas equivalen al diámetro de un cabello. Las fuentes de emisión de estos contaminantes responsables de las nieblas urbanas son los tubos de escape, centrales térmicas, industrias o combustión de leñas y son las responsables de las nieblas urbanas. Los valores medios de partículas en suspensión encontrados en las ciudades de residencia de las participantes oscilaron entre 4 y 20 microgramos por metro cúbico. Los investigadores encontraron que un incremento de diez unidades en la cantidad de partículas suponía un incremento del 76 por ciento en el riesgo de morir por enfermedad cardiovascular. Este estudio es el primero que ha relacionado enfermedad cardiovascular en personas previamente sanas con los niveles de contaminación dentro de las áreas metropolitanas. Los investigadores desconocen aún cómo las partículas en suspensión pueden conducir a la enfermedad cardiovascujlar, pero creen que el hollín provoca el endurecimiento de las arterias, el principal precursor de las enfermedades cardiacas. La contaminación, otro frente abierto para algunas mujeres EFE