Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
3 2 07 Mascotas ¿Vida de perros? (Viene de la página anterior) tisfacción proporciona a los compradores, compulsivos o no, y que mueve muchísimo dinero, ese que sale del bolsillo de sus caprichosos dueños, que no reparan en gastos para proyectar en perros y gatos sus fantasías, caprichos y hasta delirios. Qué atrás queda aquel dicho de llevas una vida de perro porque gran parte de los canes- -los pequeñitos y de ciertas razas, especialmente- -han entrado en la rueda de la fortuna de un mundo que jamás soñaron y nunca pidieron, que, en muchos casos les ha llevado hasta el extremo de la humanización Lo que deseo para mí lo quiero para mi perro, parecen decir muchas personas a la hora de adquirir prendas y objetos: la imaginación no tiene límites. adoptados, protegidos o sacrificados, excepto en Cataluña donde la ley prohíbe esto último. Curiosamente los perritos pequeños ganan por goleada a los gatos, sobre todo los chihuahuas, (la raza más pequeña del mundo, algunos no logran superar los 500 gramos, y son vivaces, inquietos, simpáticos y muy valientes) los yorkshires, los poodle enanos, los dachshund y los carlino que, en cuestión de moda, son lo más fashion Los tiene y lleva en el bol- De tú a tú Basta echar un vistazo a los barrios elegantes de las ciudades de todo el mundo para ver que las mascotas comparten restaurantes, hoteles, boutiques, coches y joyas con sus dueños, y que en algunos casos la sofisticación es tal, que ya se ve normal llevar al perro no sólo a la peluquería sino al spa, a clase de baile, tentarle con delicatessen si está pachucho o perdido el apetito, premiarle con chuches o llevarle al etólogo (psiquiatra) en cuanto se atisbe un gesto o una mirada melancólica. Todo cabe en la vida de las mascotas, y en unos países más que en otros. En España, que en este terreno parecía estar un poco en pañales, ha surgido, de repente, una parafernalia en torno a ellos digna de estudio. El negocio del lujo para mascotas está servido y creciendo a pasos acelerados, tanto, que algunos se atreven a asegurar que es del 25 por ciento anual. En países como EE. UU. (el negocio supera los 30.000 millones de euros) y en Gran Bretaña o Francia, donde el amor a los animales es ejemplar, las cifras son enormes. Lo curioso es que ya no hay que viajar al extranjero para renovar el armario de verano o invierno del perro, porque aquí están proliferando las tiendas de ropa y accesorios para mascotas. Según la Fundación Affinity (antigua Purina) en 2006 teníamos censados en España 4,7 millones de perros y 3 millones de gatos; es decir, en un 25 por ciento de los hogares hay perros y en otro 12 por ciento, gatos. Sin olvidar los 100.000 perros abandonados, responsabilidad de los ayuntamientos, que pueden ser Arriba, collar con cristal de Swarosky. Abajo, un perrito que acudió a la bendición de San Antón emulando a Fernando Alonso. Abajo, con bisera de Gucci so, Victoria Beckham, por ejemplo. Los saca a tomar la brisa marina en su barco, el modista Valentino, y Carolina de Mónaco se los lleva de compras cuando acude al taller de Karl Lagerfeld. Acompañarse de un perro viste y bien lo saben las grandes marcas, que han lanzado toda una gama de productos de lujo para mascotas. Louis Vuitton ha realizado en piel Monogram y con su archiconocido logo, collares (140 euros) correas (170) y una bolsa para llevarlos (1.100) Pero como el mundo del lujo- -y el de los perros- -es muy caprichoso, dispone también de una serie de accesorios en piel blanca Suhali, que sólo se hacen por encargo. Parece como si las marcas dieran más categoría al perro. Eso pensó Carolina Herrera, muy encariñada con los suyos, que ha diseñado, no sólo una correa con su anagrama (60 euros) sino un comedero de plata (560) y un bolso especial para animalitos, que tiene fascinadas a todas las modelos con mascota. Basta con echar un vistazo a las top a la salida de los desfiles de Milán, París o Nueva York, para ver por dónde va la moda de los perros. Si existe un mercado de jerséis y collares para canes, ¿por qué no van a tener las mascotas su propio bolso? Eso es lo que pensaron en Gucci, marca que se ha subido al carro de esta moda con una gorrita para el sol y un bolso (350 euros) que lleva el propio perro ¿para meter qué? Se trata de un diseño clásico de la firma, con su logo estampado en beige y la banda, verde y roja que sujeta el bolso al perro. También Burberry se ha lanzado al diseño canino con un comedero, un impermeable y un bolso, con sus famosos cuadritos como leit motiv Gianni Versace se ha metido de lleno en este campo y ha ido más allá con un plato comedero, de porcelana fina con incrustaciones de oro de 22 quilates, que ronda los 700 euros. Ralph Lauren vende sus típicos polos de colores también para perros (28 euros) y Hermès tiene un sinfín de cosas aunque- -y en su caso es lógico- -para el caballo. Hasta Tiffany- -una joyería Louis Vuitton ha ideado esta correa para perros con su logo