Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA El crimen de Fago SÁBADO 3 s 2 s 2007 ABC El gran rival del alcalde asesinado, primer detenido por el crimen de Fago Vestigios biológicos encontrados en el Mercedes de la víctima vinculan al sospechoso, guardabosques del pueblo y ex candidato del PSOE, con el asesinato s La Guardia Civil busca a otra persona PABLO MUÑOZ JACA. (HUESCA) Cuando lo analizas es una hipótesis Así respondía Santiago Mainar, último candidato a la alcaldía del PSOE en Fago, a la pregunta de si el crimen del alcalde de esa localidad oscense, el popular Miguel Grima, podía responder a algún móvil consecuencia de su gestión como responsable municipal. El guarda forestal- -esa es su profesión- lo hacía de forma serena, sin aparentar emoción, sin demostrar apenas piedad por un hombre, adversario político desde luego, pero que pocas horas antes había sido asesinado a sangre fría, en la impunidad de la noche, en medio de una emboscada, sin tener resquicio para la defensa y, quizá, sin ni siquiera saber quién era el que le disparaba un cartucho de postas en el pecho con una escopeta de caza. Ayer, a las once de la mañana, tres semanas después de los hechos la Guardia Civil comenzaba a desvelar parte del misterio con la detención de Mainar, al que en principio se considera presunto autor material de los hechos. Sin embargo, al cierre de esta edición aún quedaba por completar el puzzle con una segunda detención, la del cómplice del principal sospechoso cuya presencia es una certeza pero cuya identidad se mueve aún entre las tinieblas de una investigación en la que no se han escatimado medios. Desde el minuto 0 el nombre de Mainar había llamado poderosamente la atención de los investigadores de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Benemérita y de sus compañeros de la Comandancia de Huesca. Admitía su animadversión hacia la víctima (algunos otros vecinos de Fago coincidían en ese aspecto con él) pero, sobre todo, su inquietante personalidad era la que le hacía objeto de especial interés para los encargados del caso. No rehuía los micrófonos; no ocultaba sus reproches hacia Grima; incluso, si se analizaban sus declaraciones, parecía comprender el crimen... Cuando se cometen barbaridades, puede haber alguien que piense en acabar con todo de forma rápida decía aquellos días, con esa frialdad sólo al alcance de individuos con una personalidad tan singular. Los agentes de la UCO sabían que se enfrentaban a una investigación muy delicada. Durante cerca de una semana decenas de periodistas tomaron literalmente las calles de la pequeña localidad, lo que objetivamente no hacía sino dificultar las pesquisas. Todos los vecinos parecían ser sospechosos, al menos a los ojos de los recién llegados. El protocolo de investigación, en cualquier caso, fue de manual según las fuentes consultadas por ABC, que hicieron especial hincapié en los datos recogidos en la inspección ocular tanto del lugar donde fue asesinado el alcalde como, sobre todo, del examen al que se sometió al Mercedes de la víctima, que apareció en una pista forestal, a doce kilómetros del lugar donde se encontró el cadáver de Grima. Varios periodistas entrevistan a un lugareño Se buscaron isótopos y la estrategia resultó acertada dijeron esas mismas fuentes. Durante cuatro días los agentes del Servicio de Criminalística del Instituto Armado trabajaron sobre el automóvil. Lo hicieron además en el mismo lugar donde fue encontrado el vehículo para que los datos que encontraban pudieran encajarse en el contexto general de los dos escenarios del asesinato. Así se pudo establecer una mecánica del crimen, una reconstrucción y, por tanto, también el razonamiento que pudo seguir el asesino; o más exactamente, los asesinos. Santiago Mainar- -no sólo él, pero sí muy especialmente él- -fue entrevistado en varias ocasiones por los encargados del caso. La idea era que se explayase, que contase con tranquilidad qué había hecho la noche del crimen. No se trataba en ese momento de someterlo a presión, porque ya entonces se confiaba en que sería él mismo quien con sus coartadas de cristal acabara por descubrirse... Se trataba, por tanto, de darle confianza y esperar a que el resto de líneas de investigación aportaran las evidencias necesarias. Los investigadores le consideran autor material del asesinato del alcalde, hacia quien sentía animadversión En las declaraciones que realizó, Santiago Mainar parecía comprender el crimen con una frialdad singular Negó su implicación Mainar, según las fuentes consultadas por ABC, mantuvo en todo momento su inocencia sin ocultar su rencor hacia la víctima. Es más; utilizó sus declaraciones en los medios de comunicación, analizadas hasta el último detalle por los investigadores, para tratar de desviar la atención sobre él. Cómo se van a fijar en mí, si soy el que menos dificultades pongo para dar la cara pensó. Y en su osa- Mainar fue trasladado anoche al cuartel de la Guardia Civil de Jaca EFE