Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA Hacia un nuevo proceso s El frente judicial SÁBADO 3 s 2 s 2007 ABC La Audiencia condena a Parot a 11 años de cárcel por reintegrarse en ETA La Sección Primera modifica el criterio que mantuvo con De Juana al considerar ahora que la detención y condena del preso rompe el vínculo con la banda terrorista NATI VILLANUEVA MADRID. La Audiencia Nacional condenó ayer al etarra Henri Parot a once años de prisión al considerar que cometió un nuevo delito de pertenencia a ETA cuando escribió una carta a la dirección de la banda desde prisión en la que sugería un cambio de estrategia. Sin embargo, la Sala no aprecia, como pretendía la Fiscalía, que se considere al etarra dirigente o promotor de la banda, ni tampoco que con sus sugerencias (cometer atentados vitales haya incurrido en delitos de conspiración o proposición para atentar. Por este motivo los magistrados han rebajado 18 años la petición del fiscal. que a través de amenazas se reintegrara en ETA) en esta ocasión la Sala señala que con la desarticulación del comando y la detención del acusado, en 1990, se interrumpió su trayectoria delictiva que reanudó activa y eficazmente en 2001, cuando envió la carta. Sin referirse de forma explícita al preso en huelga de hambre, los magistrados- -Javier Gómez Bermúdez, Ángel Hurtado y Manuela Fernández de Prado- -sostienen que por más que un condenado por integración en banda terrorista siga compartiendo desde prisión los objetivos de la organización y felicitándose por sus acciones, ello no supone la existencia de un nuevo delito de pertenencia Y no tanto por los efectos de cosa juzgada de su condena anterior, sino porque faltaría como elemento del delito la actividad material que ha de servir para coadyuvar a los objetivos de la banda En el mismo sentido, señalan que los hechos que se enjuician en este procedimiento no tienen relación con los que, respecto a otro penado de ETA dieron lugar a una absolución por delito de pertenencia a banda terrorista. La Fiscalía baja de 39 a 29 años su petición de prisión para la caravana de la muerte N. V. MADRID. La Fiscalía de la Audiencia Nacional rebajó ayer de 39 a 29 años su solicitud de prisión para los etarras de la caravana de la muerte cuyo juicio quedó visto para sentencia con la renuncia de los tres procesados a hacer uso de su derecho a la última palabra. La fiscal Blanca Rodríguez consideró probado que Irkus Badillo, Gorka Vidal y Beñat Barrondo pretendían causar un gran pánico con la colocación, en Madrid, de la furgoneta- bomba que fue interceptada por la Guardia Civil en 28 de febrero de 2004 en Cañaveras (Cuenca) con 536 kilos de explosivos en su interior. Rodríguez justificó la modificación de sus conclusiones provisionales en que uno de los dos delitos de estragos terroristas en grado de tentativa- -en concreto el relativo a la colocación de la furgoneta- -fue cometido en concurso ideal con otro de tenencia y transporte de explosivos, por lo que no se trata de dos delitos independientes. La fiscal mantuvo que los tres procesados aceptaron integrarse en ETA siguiendo órdenes del entonces jefe de los comandos Gorka Palacios, y el actual dirigente de ETA, Garikotiz Aspiazu, Txeroki para cometer varios atentados, entre ellos, contra la estación de esquí de BaqueiraBeret, en Lérida, en la Navidad de 2003 y contra un polígono industrial de Madrid (el de la caravana de la muerte A propósito de este último, un agente de los Tedax que compareció ayer afirmó que la detonación del artefacto habría sido devastadora Actividad material Entonces- -dicen- se trataba de cartas enviadas a un periódico, y lo que aquí se enjuicia son también cartas (le condenaron por amenazas) pero enviadas a la cúpula de la organización y dirigidas a fijar una línea más dura de actuación. La actividad material de integración es así totalmente diferente en uno y otro caso La condena como ruptura Se da la circunstancia de que la Sección Primera es la misma que absolvió al etarra De Juana del delito de pertenencia a ETA, pues entonces no argumentó, como hace ahora, que la detención y condena de un preso rompe su vínculo con la organización terrorista, la tesis que entonces sostuvieron las acusaciones populares. Es decir, mientras en la sentencia de De Juana la intervención policial y judicial no marcó ningún punto de inflexión en la integración en banda armada (se resaltaba su carácter de delito permanente, la excepción de cosa juzgada y no se interpretó EFE Terror callejero a plena luz del día La violencia callejera volvió a tomar ayer las calles del País Vasco, en esta ocasión las de San Sebastián, donde dos encapuchados rociaron con líquido inflamable y posteriormente prendieron fuego a una furgoneta de Correos- -en la imagen- -que estaba estacionada en la plaza Zuloaga.