Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
98 DEPORTES VIERNES 2 s 2 s 2007 ABC El problema de la selección no es de seleccionador, es de concepto Luis Aragonés s Seleccionador En el momento más crítico desde que llegó al puesto, el técnico analiza su situación y, partiendo de la base de que el fútbol español es menos de lo que todos creemos, piensa que el miércoles frente a Inglaterra se juega hasta el cargo POR ENRIQUE ORTEGO FOTO IGNACIO GIL MADRID. El anonimato del parón invernal le ha venido bien. Después de unas semanas tumultuosas por los malos resultados de la selección, Luis ha tomado aire y afronta su ser o no ser con el ánimo indispensable para sacar adelante un trance muy comprometido. Sereno, reflexivo, analiza su situación y la del equipo nacional con franqueza. Sabe que su continuidad depende de los resultados. Y el primer examen lo pasa el miércoles en Old Trafford. ellos, pero que parece que no podemos ganarle nunca. En esta ocasión hubiera preferido otro rival porque el partido está muy encima de los otros dos, los que verdaderamente nos interesan. -Y como los ingleses nos metan un meneo a lo mejor ni usted llega al partido contra Dinamarca. -Pues sí, es así, para qué lo voy a negar. Si nos ganan me pueden echar. Pero llevo toda la vida con esa lacra. Desde que me saqué el carné de entrenador hace treinta años. Por eso nunca pienso en que puedo perder. Obligatoriamente tengo que creer en mi gente. Perder contra estas selecciones nunca debería ser una hecatombe, pero en estos momentos sí podría serlo. Esa es la dificultad añadida de este encuentro. -Se acabó lo bueno... -No crea que es tan bueno, es demasiado tiempo sin contacto con el equipo, con los jugadores. Aunque no haya partido nosotros seguimos trabajando, vemos todos los partidos que se pueden ver, nuestros y de nuestros rivales... y se hace largo, eterno. Me falta el día a día y más ahora que estamos en un momento delicado, perdimos los últimos partidos, dejamos en el aficionado un mal sabor de boca. No puedo quitarme de la cabeza que desde julio apenas hemos dado una alegría a una afición que se volcó con nosotros en el Mundial y se llevó una gran desilusión. -Además el fútbol español no está en su mejor momento y cabe pensar que la selección tampoco debe estar para muchos trotes. -No, no gozamos de buena salud y por desgracia una situación sí puede llevar encadenada la otra. Pero mi obligación es conseguir que los jugadores reaccionen. Es verdad que estamos en un momento bajo. No se ve buen fútbol, pero es algo que habría que analizar detenidamente porque entran en juego muchos factores. Uno que considero importante es el descanso de la Navidad. Son demasiados días y los jugadores tardan en recuperar la forma física y en coger la onda. No lo digo yo, lo dicen ustedes todos los días. No ven partidos buenos. -Siempre ha dicho que el fútbol -Y ahora vuelve y se juega todo, absolutamente todo. -Lo sé. Pero el fútbol es así y siempre lo será. Estoy ansioso por reunirme con los jugadores y ver cómo están, cómo aceptan la situación que tenemos por delante. Los dos partidos de marzo los tenemos que ganar sí o sí. -Pero antes, el miércoles, está Inglaterra, en Manchester. El partido parece programado por el enemigo. -La verdad es que sí. Soy de los que siempre jugaría con rivales como este, pero el momento es muy delicado. Los ingleses en su casa te pueden ganar, como lo puede hacer Francia, Brasil, Italia, Alemania, Argentina... Es uno de esos rivales a los que yo digo que tenemos que ganar para ser alguien, para ser como español y nuestros jugadores están sobrevalorados, que nuestra Liga no es tan fuerte como puede parecer o queremos vender... -Sí lo he dicho muchas veces, pero siempre he tenido la sensación de que la gente no ha querido hacerme caso. Parece como si pensaran que yo me estaba buscando disculpas... No. Seamos serios, analicemos. Comprendo que haya que vender cosas, pero somos bastante menos de lo que nos creemos porque somos un país importador. El seleccionador nacional en un momento de la entrevista