Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
40 INTERNACIONAL VIERNES 2 s 2 s 2007 ABC México promete la estabilidad del precio de la tortilla de maíz El Banco Central rechaza el alza salarial que reclaman los opositores a Calderón M. M. CASCANTE CORRESPONSAL CIUDAD DE MÉXICO. Las protestas contra el aumento del precio del maíz y otros productos básicos en México se convertían ayer en un ataque a la política económica del Gobierno de Felipe Calderón. Sindicalistas, campesinos y simpatizantes de los partidos opositores (unas 40.000 personas, según las autoridades de la capital) se manifestaron por las calles del centro del Distrito Federal para exigir medidas que amortigüen un problema que afecta a buena parte de la población (la mitad de los mexicanos viven en el umbral de la pobreza) que tiene en la tortilla de maíz su principal fuente alimenticia. No queremos PAN, queremos tortillas era uno de las gritos más coreados de cuantos se pudieron escuchar por las arterias capitalinas, en referencia al Partido Acción Nacional en el poder. Sin maíz no hay país rezaban algunas pancartas. Este cereal no sólo es el ingrediente principal de la dieta de los mexicanos, sino un componente primordial de su cultura desde tiempos prehispánicos. La convocatoria fue aprovechada por el ex candidato de la izquierda, Andrés Manuel López Obrador, para su autobombo. El presidente Calderón dijo que compartía la preocupación social y ofrecía las acciones necesarias para mantener la estabilidad en los precios de bienes y servicio básicos y castigar todo tipo de especulación y acaparamiento en los mercados Por su parte, el gobernador del Banco de México, Guillermo Ortiz, rechazó la posibilidad de autorizar un aumento salarial de emergencia pues, a su juicio, provocaría el efecto contrario al deseado. El alcalde de Medellín, Sergio Fajardo, durante la entrevista Es sano que salgan todos los vínculos de los políticos con los paramilitares en Colombia Sergio Fajardo- -Alcalde de Medellín Ni es uribista ni antiuribista, pero admite sus discrepancias con el presidente en materia de seguridad, aunque reconoce los avances. El éxito de su propio modelo de reinserción social ha acabado con la leyenda negra que pesaba sobre Medellín POR CARMEN MUÑOZ FOTO: ÁNGEL DE ANTONIO MADRID. A este matemático paisa (del departamento de Antioquia) le duele que Medellín sea conocida en el mundo entero como la capital del narcotráfico o la violencia, cuando la segunda ciudad de Colombia ha pasado de 350 homicidios por cada 100.000 habitantes en 1991 a 30 en 2006 Sergio Fajardo y su sueño de hacer de la educación vivida en un sentido amplio el motor de la transformación social de Medellín tienen mucho que decir al respecto. Más del 80 por ciento de los 4.000 paramilitares desmovilizados en Medellín (un 10 por ciento del total del país) se están reincorporando con éxito a la sociedad gracias a un programa que incluye atención psicológica y formación individualizadas para luego buscarles un espacio en la sociedad. Con orgullo se refiere también a su proyecto de parques- biblioteca, lo mejor para las personas más humildes Cuando se le pregunta si tiene los ojos puestos en la Casa de Nariño, la sede de la Presidencia, para cuando este año termine su mandato en la Alcaldía, Fajardo responde con un vago pues eso me están preguntando ahora a menudo Y después de afirmar contundente que yo sé que estamos haciendo algo valioso, poderoso, muy especial remata, vamos a terminar muy bien y ya la vida nos dirá De momento. esta semana, preparó en el Instituto Cervantes la próxima reunión en Medellín de rectores de universidades de España y América. cuando Álvaro Uribe era gobernador. No soy ni uribista ni antiuribista, éste no es problema nuestro. Trabajamos juntos cuando tenemos que hacerlo, tengo discrepancias con él, pero nosotros construimos. Hay cosas que yo no comparto, pero soy respetuoso. En seguridad se ha avanzado en Colombia, nuestra concepción del Estado es distinta, pero hay una parte valiosa respecto a la seguridad que tenemos que reconocer. Un nuevo pacto social En la declaración leída en la plaza del Zócalo al término de las marchas, las organizaciones convocantes reclamaron la instauración de un nuevo pacto social que garantice el empleo y el acceso a los alimentos, una nueva política agraria, la aplicación de un incremento salarial de urgencia y la renegociación de los términos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (suscrito por México, Estados Unidos y Canadá) que liberará las importaciones de productos agrícolas a partir del próximo año. ABC. es Vídeo sobre la crisis de la tortilla en México en: http: videonoticias. vocento. com videoplayer index. cfm ¿Qué le parecían las fuerzas de seguridad llamadas convivir que Uribe creó en Antioquia? -Yo siempre estuve en desacuerdo con las convivir Nunca creí ni creo en ellas, lo hice público y él lo sabía. El presidente de Ecuador negocia con el Congreso sobre la Constituyente MARÍA T. ESCOBAR CORRESPONSAL QUITO. El presidente de Ecuador, Rafael Correa, dio pie ayer a un acercamiento con el Congreso después de que sus seguidores protagonizaron un intento de toma de la sede del Parlamento, el lunes, para forzar al Legislativo a dar paso a una consulta popular en la que Correa preguntará a los ecuatorianos si quieren una Asamblea Constituyente con poderes plenos. Sin embargo, la duración de esta tregua será corta, según los observadores. El analista Felipe Burbano señaló ayer: Correa quería presionar al Congreso para dar viabilidad a la consulta y el acercamiento con los diputados resuelve este primer conflicto, pero estamos ante una pugna de poderes que se mantendrá a lo largo de los próximos cuatro años Burbano piensa que el presidente se apegará al enfrentamiento y negociación permanentes porque no tiene el poder para disolver el Congreso a menos que logre aliarse con los militares y dé un autogolpe y porque su influencia en el Legislativo es mínima. El ritmo de los cambios propuestos será mucho más lento de lo que dijo en campaña añadió. -En su programa señaló que para hacer una ciudad más segura apoyaría las políticas nacionales y participaría de modo activo en las negociaciones para terminar con el conflicto armado. ¿Cuál ha sido su contribución y qué le parece el combate a la violencia del presidente Álvaro Uribe? -Nadie nos ha diseñado nuestro modelo de reinserción, hecho con nuestros recursos. Tenemos el compromiso político, lo estamos haciendo y lo compartimos con el gobierno. Todo el que va a Colombia a ver un proceso de reinserción, va a Medellín. Particularmente he participado en la comisión de acercamiento con el ELN (Ejército de Liberación Nacional) y fui miembro de la comisión facilitadora de paz de Antioquia ¿Considera que los vínculos con los paramilitares en el pasado de políticos hoy en el poder ha empañado este proceso de paz? -No, eso es parte de todo esto, que salgan, que se quiten las máscaras para decirle la verdad a la sociedad y además faltan muchos. Esto es sano, muchas veces doloroso, que se vean todos los vínculos. Si vamos a superar este problema, lo tenemos que ver claro, de frente. El proceso tiene irregularidades, pero esto es sano. ¿Cree que las víctimas de la violencia deben tener un papel más activo en los procesos de paz? -Sí, tienen que ser parte de la reconciliación en Colombia. Soy de la teoría de perdonar pero no olvidar. No se puede olvidar porque si no lo repetimos y para perdonar tenemos que ponernos muy de acuerdo y estar unidos para poder avanzar.