Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 2- -2- -2007 La Policía británica interroga a Blair por segunda vez sobre los préstamos secretos 35 Chirac minimiza que Irán tenga el arma atómica y luego rectifica En su entrevista con tres periódicos, el presidente galo afirmó que Teherán sería devastada en minutos si atacara Israel JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. El maquiavelismo de opereta de Jacques Chirac ha dejado al descubierto las maniobras personales con las que está dividiendo a europeos y norteamericanos, ante el debate estratégico sobre el posible arsenal nuclear de Irán, acentuando las dudas sobre su credibilidad personal, defendiendo posiciones cambiantes con una ligereza quizá agravada por la edad y algunos tratamientos médicos. Tras haber advertido a Rodríguez Zapatero que Francia temía el deterioro grave de la situación en el Líbano, donde hay destacadas tropas francesas y españolas, los portavoces oficiosos de Chirac avanzaron hace semanas la posibilidad de un diálogo directo entre París y Teherán, para tratar del Líbano. La iniciativa unilateral causó tal irritación en Washington, Berlín y Londres que Chirac dio marcha atrás. Pero la meticulosa orquestación de sus proposiciones sobre medio ambiente, a escala planetaria, con entrevistas especiales concedidas al New York Times el International Herald Tribune y el Nouvel Observateur volvió a enredar sus volátiles posiciones de fondo. En un primer encuentro con esos tres medios, Chirac comenzó por minimizar el riesgo del posible armamento nuclear iraní, dejando caer que Teherán sería devastada en cuestión de minutos, antes que una hipotética bomba iraní intentase destruir Israel. Tras la ligereza del análisis, el presidente francés dejaba al descubierto una convicción íntima: aceptar que Teherán se dote del arma atómica, minimizando los riesgos, que el resto de la comunidad mundial considera inquietantes. El comentario presidencial francés causó tal consternación en Washington, Berlín y Londres que el secretariado personal de Chirac convocó con urgencia a los tres entrevistadores, con el fin de pun- Un cabo musulmán de veinte años era el objetivo de los islamistas británicos E. J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. La redada contra los nueve extremistas islamistas detenidos el miércoles en Birmingham- -la Policía busca a otros dos sospechosos huidos- -se precipitó después de que las fuerzas de seguridad vieran a uno de ellos comprar una cámara de vídeo el fin de semana. La cámara iba a ser utilizada para grabar el cautiverio y ejecución por degüello de un cabo musulmán de 20 años que se encontraba en su casa de Birmingham de permiso tras seis meses de servicio de Irak y que figuraba el primero en una lista de 25 posibles objetivos, todos ellos de fe islámica y en su mayoría miembros de las Fuerzas Armadas británicas. Se trata de detalles no confirmados por los investigadores, pero que la prensa aportó ayer citando fuentes policiales. De acuerdo con el presunto plan, la víctima iba a ser secuestrada en la calle, introducida en una camioneta y trasladada a un zulo en las afueras de Birmingham, donde se le haría grabar un mensaje pidiendo a Tony Blair la retirada de las tropas británicas de Irak. Esas imágenes y la de la posterior ejecución del musulmán traidor habrían sido colgadas en internet. LO QUE DIJO DURANTE LA ENTREVISTA Chirac afirmó a The New York Times The Herald Tribune y el Nouvel Observateur que no sería muy peligroso que Irán tuviera una o dos armas nucleares, y que Teherán sería devastada si llegara a usarlas contra Israel LO QUE DIJO CUANDO QUISO RECTIFICARLA Se excusó diciendo que creía que las cuestiones de los periodistas eran off the record y recordó la tesis oficial francesa de que no es aceptable que Irán se dote del arma nuclear Terror psicológico tualizar su posición, agravando las dudas sobre su responsabilidad. Chirac comenzó por lamentar la publicación de unas frases que había creído pronunciar off de record Luego, lo retiró y se desdijo, en el terreno sensible de la capacidad nuclear iraní, haciendo decir a su portavoz oficial que Francia no ha cambiado de postura: no es aceptable que Irán se dote del arma nuclear Según el New York Times el International Herald Tribune y el Nouvel Observateur Chirac Chirac habría declarado: Me retracto y rectifico cuando dije que Teherán quedaría arrasado. Fui yo quien se equivocó. Debiera haber prestado más atención. Ni Arabia Saudí ni Egipto han dado el menor indicio, tampoco, sobre asuntos de proliferación ¿Qué pensar del jefe de Estado de la tercera o cuarta potencia atómica mundial que reconoce que presta poca atención cuando habla de proliferación y las amenazas nucleares de una potencia cuyo comportamiento inquieta al resto de la comunidad mundial. De entrada, no es un secreto que París se resiste y opone calladamente a Washington, que reclama una reacción más vigorosa contra las amenazas potenciales (armamento nuclear) e inmediatas (expansionismo iraní en Irak y el Líbano) de la clerecía iraní. Causa perplejidad que Chirac comente con tal ligereza, voluntaria o involuntaria, temas de una gravedad palmaria para la seguridad internacional. ¿La edad? ¿El tratamiento médico de algunos problemas menores? ¿La sordera que le costó el puesto a una de sus ministras? ¿La malevolencia de la prensa norteamericana contra Francia? Los detalles que avanzan el New York Times el International Herald Tribune y el Nouvel Observateur sólo añaden nuevas sombras. Un presidente que habla con ligereza y muchas consultas durante una primera entrevista. Un presidente más sereno y menos ido en una segunda entrevista, que desmiente la primera. La Policía ha dado protección a las personas que aparecían como primeros objetivos del comando- -el segundo era otro cabo en misión en Afganistán- así como a sus familias. La pretensión del secuestro y ejecución era extender el pánico entre la población británica, especialmente entre los musulmanes colaboracionistas en un efecto de terror psicológico posiblemente mayor que el provocado por un atentado con bomba. Es la primera vez que los terroristas islamistas intentan llevar a cabo en Occidente una práctica usada por los insurgentes en Irak y que últimamente se había dejado de lado ante el rechazo provocado en muchos países musulmanes. El Ministerio de Defensa ha expresado su preocupación el efecto negativo que puede tener el plan abortado en su campaña por reclutar musulmanes. En la actualidad sólo hay 248 en una plantilla de cien mil personas. Stop a los controles Por otra parte, según informa France Presse las autoridades iraníes impidieron ayer a los inspectores de la agencia nuclear de la ONU (OIEA) que instalasen cámaras de vigilancia en una central nuclear donde Teherán quiere colocar 3.000 centrifugadoras para enriquecer uranio. Informe del Instituto de Estudios Estratégicos sobre Irán en www. iiss. org