Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 ESPAÑA VIERNES 2 s 2 s 2007 ABC RELIGIÓN Muere en Roma el cardenal Antonio María Javierre Benedicto XVI preside hoy su funeral en la Basílica de San Pedro s Era uno de los tres españoles en la Curia vaticana JESÚS BASTANTE MADRID. Se nos ha ido una figura de la Iglesia española, que nos honra a todos, por su sencillez y su eficacia Con estas palabras recordaba el cardenal de Sevilla, Carlos Amigo, al cardenal Antonio María Javierre, quien ayer murió, de un infarto, en su domicilio de Roma, a los 85 años de edad. Javierre era prefecto emérito de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, y en la actualidad se sometía a diálisis. El purpurado, uno de los ocho españoles, y uno de los tres que aún permanecían en la Curia vaticana (los otros dos son Eduardo Martínez Somalo y Julián Herranz) falleció poco después de las seis de la mañana. Según declaró a ABC una de las religiosas que le atendían, hacia las seis de la mañana se sintió mal y nos llamó, pero ya no se pudo hacer nada El padre Lope Rubio, rector del Colegio Español en Roma, manifestó que su muerte fue muy serena, y estaba muy tranquilo Por su capilla ardiente, que se ha instalado en su vivienda, han ido pasando diversas personalidades del Vaticano, como el secretario de Estado, Tarcisio Bertone (también salesiano, y alumno de Javierre) o los cardenales Julián Herranz, Francis Arinze y Jorge Arturo Medina. El presidente del Episcopado, Ricardo Blázquez, que se encuentra en Roma, también acudió a velar el cadáver. Iglesia. En diversas ocasiones- -relató Amigo- -tuvo encargos directos del Papa sobre temas importantes relacionados con España, como la enseñanza, que supo llevar a cabo con destreza y sin arrogarse protagonismos Para el cardenal de Sevilla, Javierre fue un fiel servidor, eficaz, sencillo, humilde y extraordinario teólogo que si no ha sido más reconocido ha sido por su convicción íntima de trabajar mucho, y hacerlo en silencio con fidelidad hasta el final Lope Rubio, quien compartió una estrecha amistad con el cardenal Javierre, destacó su gran capacidad intelectual; estaba continuamente leyendo, escribiendo Para el director del Colegio Español, el fallecido destacaba por la delicadeza exquisita, el respeto y el cariño con el que trataba a todo el mundo El padre Ángel García, presidente de Mensajeros de la Paz, fue una de las últimas personas que habló con el cardenal, en la tarde del pasado miércoles. Javierre nos había ayudado a organizar la audiencia que en pocos días tendremos, junto a varios niños víctimas de las guerras de Irak y Afganistán, con Benedicto XVI apuntó el sacerdote, quien recordó cómo el cardenal español era muy humano y sonriente. Irradiaba paz Javierre fue uno de los principales impulsores de la creación del Teléfono Dorado en Roma, que inauguró Juan Pablo II. Fidelidad hasta el final Por su parte, el rector mayor de los salesianos, Pascual Chávez, declaró nada más conocer la noticia que el cardenal Antonio María Javierre ha sido siempre un hombre de una gentileza señorial, de una fuerte identidad salesiana, orgulloso de ser hijo de Don Bosco Sobre su trayectoria vital, Chávez apuntó que Javierre ha estado dotado de un sentido eclesial trazado por la fe y el amor al Señor Jesús y a su Iglesia, a la que ha consagrado toda su vida sirviendo con humildad, con alegría, con competencia y Huesca natal Antonio María Javierre nació en Siétamo (Huesca) el 21 de febrero de 1921. Fue ordenado sacerdote en 1949 y fue creado cardenal por el papa Juan Pablo II en el consistorio del 28 de junio de 1988. Religioso salesiano, ingresó en la Congregación en 1940. Designado experto del Episcopado español durante el Concilio Vaticano II, dirigió la Universidad Salesiana hasta 1974. Durante su rectorado, és- Monseñor Javierre predicó en Valladolid en 2004 ta pasó de ser Ateneo Pontificio a Universidad Pontificia. Ya obispo, fue nombrado secretario de la Congregación Vaticana para la Educación Católica. En 1988, siendo cardenal, Juan Pablo II le designó biblio- CÉSAR MINGUELA Religioso salesiano, fue experto del Episcopado español en el Concilio Vaticano II, y cardenal en 1988 tecario y archivista de la Santa Iglesia Romana y, posteriormente, prefecto de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, cargo que desempeñó hasta el año 1996. Telegramas del Papa Este mediodía tendrá lugar el funeral por el descanso eterno del cardenal español, que estará presidido por Benedicto XVI y se celebrará en la Basílica de San Pedro. En sendos telegramas enviados al rector de los salesianos y al sacerdote José María Javierre (hermano del finado) el Pontífice expresó su tristeza por el fallecimiento del purpurado, de quien destacó su fidelidad al Papado y su generosa dedicación a la Iglesia y a su congregación. En declaraciones a este periódico, momentos antes de dirigirse a Roma, el cardenal Amigo destacaba la labor extraordinariamente eficaz y discreta realizada por el cardenal Javierre al servicio de la TEÓLOGO DE LA EDUCACIÓN Y DEL ECUMENISMO El diálogo ecuménico, para el cardenal Javierre, se realiza cuando se abren los brazos a los hermanos POR MARIO TOSO Rector Magnífico de la Universidad Salesiana de Roma logo serio y lúcido, experto en la organización de los estudios eclesiásticos, lo proyectaron pronto a los organismos de la Curia Romana. Si su reflexión teológica, con el tiempo, se fue ampliando a la promoción del diálogo ecuménico, para el que reco- E l cardenal Javierre, salesiano de Don Bosco, se distinguió en el ámbito de la cultura, de la educación y del diálogo ecuménico. Sus dotes de teó- mendaba a los católicos una actitud de profunda humildad. El diálogo ecuménico, para Javierre, se realiza cuando se abren los brazos a los hermanos siguiendo el ejemplo de Cristo. La conversión al amor de Cristo conduce a una generosa acogida de todos, a apreciar los valores positivos de cada uno. Todos son de Cristo, y están llamados a vivir en la plenitud de la única Iglesia. Gracias a una reflexión seria y sistemática, el cardenal Javierre se convirtió en uno de los innovadores y grandes maestros de una Teología que, tras las huellas del Vaticano II, pasó de una impostación rígidamente apologética, a posicio- nes más dialógicas y ecuménicas. En la escuela de Don Bosco había aprendido la importancia de la educación. Entre sus ensayos hay uno que ya en el título La escuela católica, esperanza de la Iglesia muestra cómo Javierre había madurado una perspectiva profética. Si hoy hay algo urgente en Europa es, precisamente, la educación. Y la escuela católica representa un lugar privilegiado para elaborar una nueva cultura y preparar nuevas élites para la sociedad civil y para la Iglesia. El cardenal Javierre frecuentemente pedía poder contemplar el abismo de la grandeza de las Tres Personas. Ahora las contempla cara a cara.