Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN VIERNES 2 s 2 s 2007 ABC AD LIBITUM UN PAÍS DE LOCOS ÍDOLOS DE LA CUEVA VENGANZA Y JUSTICIA L A acreditada asesina etarra Belén González Peñalba, Carmen para el mundo delictivo que se dice patriota remató su presencia ante la Audiencia Nacional con un fervorín reivindicativo de los derechos de las naciones existentes en España Debemos alabar su sincera y esquemática claridad. Para llegar a muy parecida conclusión, el lendakari Juan José Ibarretxe se anda por las ramas y, en el marco de su disparatada campaña contra el Poder Judicial, asegura que España es un país de locos No le va a la zaga el pescozudo Josep Lluis Carod- Rovira que, en un gesto definidor, le ha comunicado a Miguel Ángel MoM. MARTÍN ratinos, el pánfilo, que la FERRAND Generalitat se dispone a abrir oficinas- ¿embajadas? -en París, Roma, Lisboa, Buenos Aires... No tiene mucho sentido que, en un ejercicio colectivo de complicidad para la ignorancia, sigamos pasando por alto el hecho de que el cántaro del Estado se ha hecho añicos y que su contenido, si alguna vez lo tuvo, se desparrama por un territorio con más vocación de puzle que de mosaico. En el primero, las piezas se quitan y ponen a capricho del jugador y, en el segundo, las taselas quedan presas por la masa que arma el conjunto y le da forma, función y, en lo posible según la resistencia de los materiales, perennidad. El mal uso, y el abuso, del Título VIII ha desvirtuado el sentido que la Constitución, respetuosa con el pasado histórico, quiso darle a una España descentralizada y democrática. ¿Anclaremos nuestro futuro en un Estado espectral de naciones enfrentadas y formas democráticas meramente nominales? José Luis Rodríguez Zapatero, que no ha ahorrado esfuerzos para llegar a la situación presente, parece tenerlo claro. El federalismo es, junto con ajustar las cuentas del pasado, la luz que refleja su profunda opacidad; pero, ¿es compatible el federalismo deseado con el nacionalismo instalado? La ciencia política no lo cree y la praxis vivencial conoce en su propio lomo el peso de una carga que tiende a multiplicar por 17 el peso de la carga del Estado. Si nuestros representantes, además de serlo verdaderamente, tuvieran mayor talla política de la que aparentan con sus conductas, podrían reunirse para, como si Francisco Franco acabara de morir, reiniciar el proceso de la Transición y la redacción de una nueva Constitución sin posibilidad de tantas interpretaciones. Volveríamos a estar todos cuerdos y la propuesta de embajadas catalanas, una ximpleria, merecería el rechazo de sus proponentes por razones, al menos, de eficacia, economía y razón. El como si no debe escandalizarle a nadie. Es la expresión mágica de nuestro acontecer histórico. Vivimos como si tuviéramos un Parlamento representativo y un Gobierno, como si nos amparara la Justicia y como si los poderes del Estado mantuvieran las distancias que marca el reglamento. Como si fuéramos ciudadanos. B cionistas de EE UU, que explican que una ejecución UENAS y malas noticias para los abolicionispuede ser más cara para el contribuyente que la cadetas. Primero, las malas. Por vez primera desde na perpetua) o de eficacia (nulo poder disuasorio, po 1954, un tribunal federal del Estado de Nueva sibilidad de errores irreversibles) se relaciona básiYork ha condenado a muerte a un procesado. De concamente con el derecho inalienable de cualquier perfirmarse la sentencia, tras el complicado sistema de sona a la vida. Incluyendo- -aunque a veces tengaapelaciones que los abogados ya han puesto en marmos que apretar los puños- -a los más odiosos crimicha, el joven Ronell Wilson, declarado culpable del nales. En España, donde la abolición está sancionada asesinato de dos policías, será ajusticiado mediante por la Constitución de 1978- -cuando todavía el más humano procedimiento de la inyecpesaban en la Opinión las últimas ejecucioción letal. nes de la dictadura- también es ya una conLa sentencia se ha producido en un clima quista plenamente incorporada al sistema de de gran tensión emocional en el que han pesavalores de la Comunidad, como una frontera do no sólo las repugnantes circunstancias de infranqueable entre la justicia y la venganza. ambos crímenes (una serie de disparos a queNingún partido parlamentario aboga por la marropa y por la espalda realizados en el interevisión del artículo 15. Y ni siquiera en merior de un coche) sino la enorme presión ejercida sobre el jurado por los familiares de las M. RODRÍGUEZ dio de dramáticas circunstancias preñadas de carga emocional (el 11- M o los juicios a tevíctimas y sus compañeros del Departamento RIVERO rroristas acusados de asesinatos múltiples) de Policía de Nueva York. El comportamiento la gente- -incluso los familiares de las víctimas- -del acusado, que en ningún momento ha manifestado manifiesta la menor veleidad de vuelta atrás. la menor señal de arrepentimiento, tampoco ha faciLa buena noticia tiene que ver con lo anterior. El litado las cosas. pleno del Parlamento Europeo aprobó ayer, por amplíComo se sabe, en Estados Unidos- -al igual que en sima mayoría, una resolución pactada por todos los China o que en diversas dictaduras o teocracias islágrupos mayoritarios en la que se exige una moratomicas- la pena de muerte sigue vigente. Y de qué ria universal en la aplicación de la pena de muerte. modo: desde 1977 se han producido 1.061 ejecuciones En ella se reclama la suspensión inmediata e incondien 38 de los 50 Estados. Y las cosas empeoran: desde cional de las ejecuciones en aquellos países en los hace algunos años los fiscales federales tratan de feque todavía se mantiene la pena capital. Y, lo que es deralizar los casos estatales para poder aplicar la más importante, se delega en la presidencia de la UE máxima pena sin cortapisas. Y en Nueva York han la tarea de presentar en la Asamblea General de conseguido una vez más su objetivo: desde hace un ONU una propuesta de resolución para suprimir la par de días Ronell Wilson forma parte de los 46 reos pena de muerte en todo el mundo. que esperan revisión, apelación, indulto o ajusticiaYa sé que todo esto suena un poco utópico. Pero tomiento en el corredor de la muerte. do lo que se acaba consiguiendo comienza en un sueA comienzos del siglo XXI la abolición de la pena ño. Y si un día todos nos pusiéramos de acuerdo en de muerte parece un hecho irreversible en la Unión abolir para siempre esa arbitraria usurpación de deEuropea. Sobre todo porque, para los legisladores de rechos que supone la pena capital habríamos dado la vieja Europa la supresión del castigo capital, un enorme paso en la dignificación de la especie. Hoy más que vincularse en primer término a argumentos por hoy, nos sigue haciendo falta. de carácter económico (como ocurre entre los aboli-