Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 1- -2- -2007 77 CULTURAyESPECTÁCULOS www. abc. es culturayespectaculos Esta obra ha sido una cuestión de fe Miquel Barceló s Pintor y escultor Siete años después de que se gestara este proyecto, ve la luz la Capilla del Santísimo de la catedral de Mallorca con el retablo de Barceló, basado en el milagro de los panes y los peces y las bodas de Caná NATIVIDAD PULIDO PALMA DE MALLORCA. A pesar de su declarado agnosticismo, los espacios religiosos no le son ajenos. Trabajó en la iglesia de Santa Eulalia de los Catalanes de Palermo, tuvo un taller en una iglesia de París, subió al paraíso y descendió al infierno de la mano de Dante, expuso en Silos... y ahora una capilla en una catedral. ¿Cómo afronta un agnóstico el arte como reflexión y recogimiento entronca perfectamente. En la capilla de Matisse en Vence he estado varias veces y es increíble. Como también tenía cerámica y vitrales, pensé a menudo en ella, pero es muy distinta. La cerámica tiene organicidad, la memoria de cada gesto... Me gustaba lo primigenio del material. Estuve haciendo cientos de pruebas durante tres años para urdir esta técnica de una cerámica de 300 metros cuadrados que se cuartea y que se puede montar como un puzzle sobre la pared. -Sorprende su Cristo blanqueci- trabajo en espacios sagrados? -Camino a la santidad... Toda mi obra pretende ser trascendente. Hay una atracción seguramente: los contrarios se atraen. Las iglesias son de los mejores espacios que tenemos en Occidente. Para mí, las catedrales significan muchísimo. En Mallorca es el único sitio que tiene dignidad, es casi el único sitio donde no nos da vergüenza en esta isla. Hay algo que está por encima de las creencias. -Otros artistas como Rothko, no, desvaído, casi espectral... -El compromiso de representar la imagen de Cristo resucitado era difícil para mí. La imagen de un Cristo convencional, manierista, pegaba como un tiro entre esta sucesión de panes y peces, de calaveras y cabezas de animales; era absurdo. Ese mismo problema había surgido muchos años antes con mis cuadros del pintor en el taller. Cuando pintaba la figura humana, me parecía una especie de impostura, algo teatral. La función de Cristo en esta obra es como el pintor en el taller. Está la creación del mundo, la transformación de la materia: hay frutas que maduran, peces que se abren y son alimentos. Tiene mucho de génesis y esta obra también ha sido cuestión de fe. Pensé que era no un acto de soberbia sino casi de modestia. Le di mis medidas. -Y su psoriasis. -Bueno, yo sufro de psoriasis. Fue por la idea del tiempo. Y la blancura lo distingue. Yo me siento muy blanco, sobre todo en África. -Se dijo que le habían aconseja- Matisse o Picasso ya intervinieron en catedrales. ¿Entronca su trabajo con los de aquéllos? -No quiero ser vanidoso. Supongo que en esta tradición del Una fanfarria, un algarrobo y un honoris causa Hoy, Miquel Barceló será investido doctor honoris causa por la Universidad de las Islas Baleares. Todo un récord el suyo, si tenemos en cuenta que estuvo muy poco tiempo estudiando en la Universidad de Barcelona. Tuve que aprender mucho por mi cuenta dice el artista, que el pasado 8 de enero cumplió 50 años. Le han compuesto para la ocasión una fanfarria. Además, plantará un algarrobo. Mañana, los Reyes asistirán a una misa solemne, a la que no acudirá el artista. Sí aparecerá en la posterior bendición de su capilla. do suavizar los rasgos del Cristo, retocar los atributos... -No es cierto. No se ha hecho ninguna modificación. He actuado con total libertad creativa, me he expresado sin trabas. -Leyó biografías de Miguel Án- gel mientras trabajaba en la capilla para robar coraje. ¿Lo logró? -Siempre me ha parecido un (Pasa a la página siguiente) Miquel Barceló, ayer ante el proyecto más ambicioso de su carrera AFP