Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL JUEVES 1 s 2 s 2007 ABC Los socialistas proponen trabajar menos; yo propongo ganar más Nicolas Sarkozy s Ministro y candidato presidencial en Francia Pese a las polémicas y turbulencias de la campaña presidencial, Nicolas Sarkozy goza ya de una clara ventaja en los sondeos sobre la candidata socialista Segolénè Royal. Una encuesta de Ipsos daba ayer un 54 por ciento a Sarkozy frente a un 34 de Royal ALEXIS BRÉZET, CHARLES JAIGU, BRUNO JEUDY Y JUDITH WAINTRAUB la visión de cierta izquierda, no la mía. Por ejemplo, yo no reduzco la actuación de Francia en Argelia a un sistema innegablemente injusto, sino que en él hubo algunos franceses que protegieron, enseñaron y construyeron. No deben ser identificados con ese sistema injusto. que no haya un mínimo social sin la obligación de ejercer alguna actividad a cambio. ¿Con este discurso no está engañando a los franceses con la jugada de la fractura social -La fractura social era defender a los pobres sin trabajo. No quiero que se olvide a los trabajadores pobres. No prometo más asistencia sino más trabajo. Estoy en contra del igualitarismo, de las ayudas y de la nivelación; y a favor del mérito, de la justa recompensa por el esfuerzo de cada uno y del ascenso social. -En su discurso de la Unión por un Movimiento Popular (UMP) usted declaró: Cuando se trata de Francia no hay partido ¿Quiere esto decir que la oposición entre la derecha y la izquierda está desfasada? -No, esto significa que yo no sería el presidente de una Francia de derechas contra una Francia de izquierdas. Se puede muy bien reivindicar, como yo hago, la adhesión a los valores de la derecha y considerar que la elección de un presidente es una ocasión para superar las diferencias, para reunir una mayoría para un proyecto de cinco años. Como candidato a la presidencia, tengo el deber de hablar como un jefe del Estado debe hablarle a Francia, no como un jefe de un partido le habla a una familia o mucho menos a un clan. -Usted habla de los valores de la derecha. ¿Cuáles son? -Por encima de todo, pondría el valor del trabajo, cuyo olvido resume, a mi parecer, toda la crisis moral francesa. El trabajo ha sido abandonado por la derecha y traicionado por la izquierda. Los socialistas ya no hablan de los trabajadores, es un indicador. Quiero ser el candidato del trabajo. Ésa es mi coherencia y la base de mi proyecto. El segundo valor es el respeto. El error de Mayo del 68 fue pensar que se conseguiría la felicidad del alumno al considerarlo un igual del maestro. Ahora bien, aunque el alumno esté en disposición de aventajar al maestro, debe respetar su autoridad. Finalmente está el valor de la responsabilidad. Considero que no existe ningún derecho sin la contrapartida de un deber. Pido que nadie pueda rechazar más de dos ofertas de empleo que se adapten a su capacidad. Pido también ¿No dice Ségolène Royal lo mismo que usted respecto al valor del trabajo, la inmigración o la educación? -Los socialistas proponen trabajar menos; yo propongo ganar más. Hasta el momento, la candidata socialista no nos ha hecho el honor de decirnos lo que proponía respecto a la jornada de 35 horas. Yo lo digo muy sencillamente: quiero que las 35 horas sean un mínimo, no un máximo. Respecto a los ilegales, está claro: si soy presidente de la República, no habrá regularización total. ¿Está ella dispuesta a asumir el mismo compromiso? -Al querer atraer a los votantes de izquierdas, ¿no corre usted el riesgo de desorientar a los de derechas? -Nunca me decidiría a abandonar a los votantes a los que la República necesita. Esos votantes más populares que se han sentido abandonados desde hace tantos años porque la izquierda ya no les habla. Esos votantes que se han vuelto extremistas para gritar su rabia. Esos votantes de izquierdas que no se ven reflejados en la izquierda actual, que habla exclusivamente de los salarios reglamentados. Finalmente, no olvido por supuesto a los votantes tradicionales de la derecha que tantas veces han tenido la sensación de que sus ideas no eran defendidas. Todo esto hace una nación. Quiero dirigirme a toda ella. ¿Diría que su proyecto es liberal? -Soy liberal, pero rechazo la caricatura del liberalismo. Digo que el capitalismo debe respetar una ética. No transigiré sobre esto. Que los empresarios tengan buenos sueldos es normal, porque es la contrapartida de un riesgo. Pero estoy en contra de los paracaídas dorados Creo que es el trabajo el que crea trabajo. Quiero autorizar a la gente a liberarse de las 35 horas, a acumular jubilación y trabajo a tiempo parcial. Quiero que los patrimonios se inviertan en Francia, quiero que se desarrolle el capitalismo familiar, por ejemplo, desgravando la cuota por el impuesto sobre el patrimonio de los que inviertan en las pequeñas empresas. ¿No es liberal todo esto? Sarkozy al salir ayer de una reunión en el Palacio del Elíseo no me da la impresión de no haber propuesto nada. Y le digo solemnemente a los franceses: estas propuestas constituyen un contrato de confianza. Haré todo lo que digo. AP -La UMP no se ha privado de acusar a Ségolène Royal de incompetente. ¿Es esa la manera de hacerlo? -Ha habido tantas ocasiones para ello que no me da la impresión de que las hayamos aprovechado todas. Sólo he reaccionado una vez, sobre Córcega. Los corsos son víctimas, y no culpables de la violencia. No puedo aceptar que se trate la cuestión con semejante ligereza. Cuando uno habla con un primer ministro extranjero, se expresa en nombre de Francia. La sinceridad de Royal, porque se suponía que era una conversación privada, no justifica lo que dijo. Como candidato a la presidencia, tengo el deber de hablar como un jefe de Estado debe hablarle a Francia, no como jefe de partido Estoy en contra del igualitarismo, de las ayudas y de la nivelación; y a favor del mérito, de la justa recompensa por el esfuerzo de cada uno ca consideró que no era oportuno, teniendo en cuenta las conversaciones que tienen lugar con Gran Bretaña, pero Michèle Alliot- Marie estará conmigo en Toulon, el 7 de febrero. A diferencia de los socialistas, yo he comprendido que debo asociar a toda mi familia política. No quiero ser un candidato solitario. Iré a ver a Angela Merkel el 12 de febrero con Alain Juppé, y espero que Dominique de Villepin también pueda ayudarme cuando llegue el momento. Me hará falta. ¿Cuándo? -Cuando Jacques Chirac dé a conocer su decisión. Hemos hablado de ese momento con el presidente de la República, pero yo no soy su portavoz. ¿Qué le contesta a Ségolène Royal cuando le acusa de confundir la batalla de Valmy con las Cruzadas? -No me identifico con ese arrepentimiento sistemático que va directo a denigrar a la nación, lo cual conduce al aborrecimiento de uno mismo. Es -Ha hablado de una campaña cloacal Ségolène Royal se queja de la mediocridad del debate. ¿Quién el responsable de este clima? -Quejarse de que la campaña no es de gran calidad cuando se rehuye el debate es algo clásico. Si hay consejos que dar para mejorar, soy todo oídos, pero ¿Qué espera de él? -Cuando se es candidato para el Eliseo no hay que pedir, son los franceses los que deciden. Pero si el presidente de la República me diese su apoyo, sería importante. EDA Le Figaro 2007 ¿Cómo explica que no se haya autorizado el que Michèle AlliotMarie le acompañase ayer a Londres? -El presidente de la Repúbli-