Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
22 ESPAÑA Tribuna Abierta JUEVES 1 s 2 s 2007 ABC Iñaki Piñuel Profesor de la Universidad de Alcalá VIOLENCIA Y SÍNDROME DE NEGACIÓN EN LA ESCUELA DEMOCRÁTICA L pasado jueves 18 de enero se presentaba en Madrid el Estudio Cisneros X Violencia y Acoso Escolar en España Los datos del que es, hasta la fecha, el estudio más amplio realizado en España sobre violencia escolar (con casi 25.000 alumnos de 14 comunidades autónomas) han escandalizado de nuevo a casi todas nuestras autoridades educativas y a todos los que habitualmente apuestan por minimizar y banalizar la violencia psicológica. El último siglo ha conocido avances en diferentes reivindicaciones humanizadoras de la sociedad. En el estudio de la violencia, los investigadores hemos podido arrojar luz sobre fenómenos que no existían oficialmente, algunos de los cuales incluso no recibían una denominación específica. Así, hoy en día, el maltrato en el ámbito doméstico o el acoso psicológico (mobbing) y sexual en el ámbito del trabajo son problemas que presentan un elevado grado de sensibilidad social. Desgraciadamente, este no es el caso de la violencia y el acoso escolar. E Los psicólogos denominamos síndrome de negación al proceso por el que un organismo se niega a aceptar datos o aspectos de la realidad que, si asumiera o aceptara, podrían producir una amenaza o riesgo para su estabilidad psíquica. El problema es que esto lleva a una grave deformación en la percepción de la realidad explicarles a estos sindicatos que este problema no existe realmente, y que son vanos sus esfuerzos por atajar un problema que sólo está presente en las mentes calenturientas de investigadores como los del equipo Cisneros. La asociación Giner de los Ríos podría tranquilizar a CC. OO. y UGT, puesto que ellos llevan un mes y medio reuniéndose con sindicatos (deben ser otros sindicatos diferentes sin duda a CC. OO. y UGT) y especialistas de universidad (sic) y ya anticipan un resultado muy positivo consistente en que en materia de violencia escolar, no pasa nada Una vez más el mismo diagnóstico: No problem. ÁNGEL CÓRDOBA psicólogos denominamos síndrome de negación al proceso por el que un organismo se niega a aceptar datos o aspectos de la realidad que, si asumiera o aceptara, podrían producir una amenaza o riesgo para su estabilidad psíquica. El problema es que esto lleva a una grave deformación en la percepción de la realidad. Buena parte de los responsables políticos suelen ser víctimas de este viejo y conocido síndrome de negación, cuando se trata de aceptar la realidad de los fenómenos violentos en nuestra sociedad, en el trabajo o en las aulas. Cabe incluir en el síndrome de negación ante la violencia las recientes reacciones de la delegada del Gobierno en Madrid sobre los sucesos violentos de Alcorcón tan sólo se trata de sucesos puntuales, incidentes ocasionales, o hechos aislados y las de la ministra Cabrera ante la contundencia de los datos del estudio Cisneros X los datos de violencia escolar son tan sobrecogedores que no podemos creerlos En 2004, el estudio HBSC (Health Behaviour in School Aged Children) realizado por la OMS en 35 países arrojaba para España tasas de violencia escolar aún más elevadas que las de Cisneros X, y mostraba a la luz lo habitual y cotidiano que resulta para los niños y jóvenes españoles ser víctimas de Los las burlas, el menosprecio, los insultos, las vejaciones, las coacciones o la intimidación en el aula. A pesar de haber evaluado nada menos que a 13.500 niños españoles, también el estudio HBSC de 2004 fue víctima del síndrome de negación. Aquí no pasa nada. ba un extenso artículo con declaraciones de algunos miembros de la comunidad educativa aquejados por dicho síndrome. Entre ellos, profesores que realizaban valoraciones muy complacientes con el sistema educativo actual, restando relevancia estadística a los datos que actualmente existen sobre violencia escolar. Lo hacía mediante un extraño e inquietante ejercicio de adivinación de datos de futuros estudios que, al parecer, nos serán revelados próximamente al resto de los mortales. Su mensaje es el de otros conocidos trivializadores y por tanto cómplices de la violencia escolar: aquí no pasa nada. Todo va muy bien. No problem. Se alude muy contradictoriamente a que únicamente 19 de cada 100 profesores denuncian lo que denomina eufemísticamente problemas de convivencia en el aula. ¡No era nada lo del ojo, y lo traía en la mano! Ahora resulta que la violencia escolar es simplemente un Díasatrás, undiariopublica- problema de convivencia Las faltas de respeto, las agresiones verbales o físicas y los insultos, motes, vejaciones y humillaciones que sufren tanto alumnos como profesores son meros incidentes de indisciplina que hay que gestionar mediante el diálogo democrático y la mediación (sic) En un alarde de extraña futurología también hay quien es capaz de predecir un excelente resultado sobre la situación de la violencia escolar que va a presentar en los próximos días un equipo de investigadores contratado por el Defensor del Pueblo. Ya lo verán- -nos advierte- -aquí no pasa nada. ¡No problem! Muy sospechoso todo ello. siones a la hora de solicitar firmas que hacer llegar a la Asamblea de Madrid para exigir medidas preventivas y no sólo paliativas pues alguien podría acusarlos de querer criminalizar a la juventud Cuando se habla de violencia escolar, se está acusando a nuestros hijos, y no estamos criando pequeños delincuentes se dijo. Inauditos y peregrinos son otros consejos que se han desgranado para el profesorado afectado por la violencia escolar. A modo de prevención, se recomienda al profesor dejar de ser un dios en el aula así como no aferrarse a la antigua autoridad Se trata de controlar a la clase mediante métodos democráticos dicen los defensores de esta tesis sin especificar nada más. SeanprudentesUGTyComi- líneas más abajo, el mismo artículo desgranaba las medidas que UGT y CC. OO. van a demandar (tan sólo en la Comunidad de Madrid) para la prevención de un problema que, según el diagnóstico anterior, sin duda, no está ocurriendo en absoluto. Estos sindicatos pretenden recabar nada menos que 50.000 firmas para- -según Paco García de CC. OO. exigir no sólo medidas paliativas, sino preventivas contra la violencia en las aulas. Un problema que según las fuentes anteriores no existiría, pero que al parecer es imprescindible atajar. Alguien debería Pocas profesores que son víctimas de la violencia en las aulas son, según dicen, aquellos que no se han sabido adaptar a los nuevos tiempos. Se trataría de los profes viejos y trabucaires del Ancien Régime educativo o de los tiempos de La Oprobiosa que no han sabido adaptarse a la reforma educativa de la escuela democrática. La próxima vez que le insulten en clase o que le rajen las ruedas del coche, o que se rían de usted en su propia cara, utilice el método democrático marca acme una variante sin duda del conocido método del talante. Si todo esto no funciona, piense que el que falla es usted y... ¡Recíclese de una vez, que ya es hora! Déjese iluminar por los nuevos cursos que organiza la ministra Cabrera para formar al profesorado contra la violencia escolar, y tome nota de cómo son ahora las cosas. Si esto no le surte efecto, ¡Jubílese... que ya es hora! No queda sitio para gente como usted en la escuela democrática ¡Abajo la autoridad! ¡Prohibido prohibir! Los