Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA JUEVES 1 s 2 s 2007 ABC La Audiencia de Asturias vincula el tráfico de Goma 2 Eco por Toro y Trashorras con el 11- M La sentencia da por buena la declaración de Zouhier en la que dice que ignora una supuesta relación entre Toro y los etarras D. MARTÍNEZ P. MUÑOZ MADRID. Antonio Toro Castro y José Emilio Suárez Trashorras fueron condenados ayer por la Sección Octava de la Audiencia Provincial de Asturias a once y diez años de prisión, respectivamente, por tráfico de estupefacientes y tenencia y tráfico de explosivo Goma 2 Eco, en el marco de la llamada operación Pipol La sentencia, de casi 200 folios y que se incorporará al sumario de la matanza de los trenes, asegura que existe en ambos casos abundante material probatorio sobre el segundo de los delitos, a lo que se une un indicio más, cual es que (Castro y Trashorras) se encuentra encausado en el Procedimiento Sumario 20 2004 del Juzgado Central de Instrucción número 6 de Madrid, seguido por atentados terroristas supuestamente cometidos con explosivos es decir, por el 11- M. La frase, que repite la Sala cuando hace un repaso de las pruebas contra ambos individuos en lo que se refiere a la tenencia y tráfico de Goma 2 Eco, vincula estas actividades cometidas por los condenados en 2001 con la matanza de Madrid, en la que están procesados como integrantes de la trama asturiana de los explosivos. En este caso, otra vez, según sentencia firme dictada por el Juzgado de Menores en el juicio contra el Gitanillo los implicados vendieron Goma 2 Eco a los islamistas autores de la matanza de los trenes. En su resolución, el Tribunal afirma que independientemente de la actividad de tráfico de drogas, Antonio Toro Castro y José Emilio Suárez Trashorras se dedicaban a la venta de cartuchos de dinamita Goma 2 Eco- -no constando la fuente de aprovisionamiento de dichos explosivos- ofreciendo los mismos a la venta en los ambientes nocturnos de Gijón. En concreto, Antonio Toro Castro, ese mismo año 2001, por el verano, ofreció dinamita a Francisco Javier Lavandera Villazón- -que trabajaba en el Club Horóscopo- -con la finalidad de que éste le pusiera en contacto con personas que pudieran adquirir dichos explosivos, llegando a enseñarle la dinamita junto con los detonadores, días después, cuando Antonio Toro Castro transportaba todo ello en el maletero de su vehículo hallándose los explosivos y los detonadores en buen estado de conservación. Después de la detención de Antonio Toro Castro, José Emilio Suárez Trashorras volvió a ofrecer los explosivos a Lavandera en el club Horóscopo sin llegar a enseñárselos, manifestándole que necesitaba deshacerse de ellos La sentencia recoge también la declaración del confidente de la Guardia Civil Rafá Zouhier, encarcelado por el 11- M. Su testimonio ante el tribunal nada tuvo que ver con las revelaciones periodísticas que hizo desde la cárcel sobre supuestas vinculaciones de miembros de la trama asturiana con ETA. En la vista oral, el marroquí se limitó a decir, y así lo recoge la sentencia, que no puede asegurar si Antonio Toro tuvo relaciones con etarras durante su estancia en prisión y si les llegó a ofrecer explosivo. Esta declaración dista mucho de las que Zouhier hizo al diputado del Partido Popular Jaime Ignacio del Burgo en una entrevista en la que llegó a decir que yo he visto cómo dos etarras dieron a Toro un papel con sus números de teléfono para que se lo hiciera llegar a Emilio Suárez Trashorras. La sentencia de la Audiencia Provincial no recoge nada de esto. Lo único que figura es que Rafá Zouhier compartió módulo- -el 8- -con Aramburu Sólo menciona este apellido, que corresponde al etarra Gotzon Aramburu, quien en diciembre de 2002, junto a Jesús Echevarria, robó en la calle donde vivía Suárez Trashorras en Avilés un Renault 19 que luego convirtieron en bomba para atentar en un parking de Santander. En la sentencia no se hace ninguna mención a estas actividades de los eta- Nueva táctica dilatoria de los terroristas Las defensas de tres procesados por el 11- M han recusado ante la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional a los dos peritos de la Policía que fueron acreditados el pasado lunes para realizar un nuevo informe pericial sobre los explosivos utilizados. Consideran que los expertos están contaminados por haber sido elegidos por el comisario general de la Policía Científica, Miguel Ángel Santano, imputado por falsedad en el caso del ácido bórico Los escritos de recusación fueron presentados por el abogado de Jamal Zougam y de Basel Ghalyoun, presuntos miembros de la célula terrorista, así como por la defensa de Rafá Zouhier, acusado de colaboración con organización terrorista. Ambos abogados protestaron de viva voz el pasado lunes por la designación de ambos peritos, durante el acto de toma de posesión de sus cargos ante el tribunal que juzgará el caso. rras y tan sólo se limita a citar el apellido Aramburu de la misma manera que lo hace con otros reclusos que compartieron módulo con el marroquí. Esta son las únicas referencias que la sentencia hace a la banda terrorista. Contactos con la UCO Según la resolución, Zouhier, eslabón entre la trama asturiana y la célula islamista autora del atentado, puso en conocimiento de la UCO antes de febrero de 2003 que la red de Suárez Trashorras y Toro ofrecía explosivo como moneda para el pago de hachís. Precisamente, este fue el trueque utilizado para la adquisición de la dinamita empleada en los atentados del 11- M. Zouhier afirmó que una de las personas que intervenía en estas operaciones era El Conejo apodo por el que es conocido Rachif Aglif, detenido por los atentados del 11- M y uno de los sujetos que asistió en septiembre de 2003 a la reunión que tuvo lugar en el McDonalds situado frente al hospital Gómez Ulla de Madrid, para planificar el viaje de los islamistas a Asturias para hacerse con la dinamita. En esta cita también estuvo Jamal Ahmidan, jefe operativo de lo célula y uno de los que se trasladó a Avilés para adquirir el explosivo y trasladarlo a Madrid. El confidente relató al Tribunal los avisos que dio a la Guardia Civil sobre las actividades de la trama asturiana y de un implicado en la matanza de Madrid José Emilio Suárez Trashorras, al fondo, durante el juicio celebrado en la Audiencia Provincial de Asturias