Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 ESPAÑA Hacia un nuevo proceso s El acoso a los jueces JUEVES 1 s 2 s 2007 ABC Edurne Uriarte AL TERRORISMO LO LLAMAN POLÍTICA n la sublevación de Ibarretxe contra los jueces están condensados los dos grandes problemas del nacionalismo vasco. Los de siempre. Y no tienen nada que ver con la judicialización de la política o con la libertad de crítica a los jueces. El primero, el rechazo a los jueces españoles y a la ley española, a España. Es el fondo del asunto y está estrechamente conectado con el segundo, la negativa a perseguir el terrorismo y la persistencia en su legitimación a través del argumento de que se trata de un problema político. Ibarretxe decía ayer que con esta imputación los jueces pretenden impedirle hacer política. Llama política a la negociación con Batasuna. O diálogo con todas las sensibilidades políticas. Porque para él no hay una frontera clara entre política democrática y terrorismo o entre métodos democráticos y totalitarios. Y la sensibilidad terrorista, la de Batasuna, le parece completamente intercambiable con la sensibilidad de los partidos políticos democráticos. Y no porque el nacionalismo moderado vasco no tenga claro su rechazo teórico al uso del terrorismo, que lo tiene, sino porque ese terrorismo es vasco y nacionalista, y eso destroza en la práctica los fundamentos teóricos del rechazo. Ibarretxe no entiende la imputación porque ETA le parece, en primer término, un problema político, no un problema criminal. ¿Y qué hay de malo en sentarse en Ajuria Enea con un problema político? Sobran las disquisiciones sobre la libertad de expresión en esta polémica. Pero también sobran las discusiones sobre los fundamentos jurídicos de la imputación de Ibarretxe. Ni una cosa ni otra sostienen la sublevación nacionalista. El problema es España y la confusión entre terrorismo anti- español y política. Les da igual el razonamiento jurídico. Lo que rechazan los nacionalistas es que la imputación provenga de los jueces españoles y que les obliguen a acatar una ley española. Y reinciden en la sublevación porque siempre encuentran un colaborador útil, en este caso, Zapatero, que está dispuesto a mirar hacia otro lado y llamar a todo esto ejercicio de la libertad de crítica. E Ibarretxe, rodeado de miembros de su Gobierno, a la salida del Tribunal Superior de Justicia tras prestar declaración Ibarretxe dice que España es un país de locos por ser imputado por un juez Mantiene el desafío y advierte que ha hablado y seguirá haciéndolo con Batasuna M. LUISA G. FRANCO BILBAO. La campaña del nacionalismo vasco contra los jueces, ante la imputación del lendakari por reunirse con la ilegalizada Batasuna en Ajuria Enea el pasado mes de abril, llegó ayer a su punto culminante con la declaración de Juan José Ibarretxe en el Tribunal Superior de Justicia del País Vasco, arropado por centenares de personas que acudieron a la puerta de la sede judicial para cerrar filas con el presidente autonómico y cargar contra la Justicia. Ayer quedó claro que Ibarretxe no reconoce la autoridad del Tribunal Superior Vasco para juzgarlo por citar a los representantes de un partido ilegal en la sede del Gobierno vasco, conociendo la sentencia del Tribunal Supremo que ordena el cese de actuaciones de Batasuna, y también que seguirá hablando con todos porque, en su opinión, no hay otro camino para conseguir la paz. Ibarretxe pidió al Tribunal que archive la causa contra él cuanto antes porque, a su juicio, vulnera su derecho a hacer política. El lendakari aseguró ayer, en una comparecencia en Aju- Un miembro del Foro de Ermua, insultado por decenas de personas a la puerta del Tribunal ria Enea, tras prestar declaración, que ha sido imputado por algo que él no considera un delito, sino el ejercicio de la política y que a quien compete juzgarlo por ello es al Parlamento vasco, y no a los tribunales. Por el contrario, el abogado del Foro Ermua, asociación que presentó la querella que ha dado origen a la apertura de una causa penal contra el lendakari, señaló que el propio Ibarretxe, ante el juez instructor Roberto Saiz, reconoció que se ha reunido en otras ocasiones con los dirigentes de Batasuna, por lo que el abogado del Foro Ermua ampliará la querella. Arropado en todo momento por los miembros de su gabine- TELEPRESS te, Juan José Ibarretxe desafió de nuevo a la Justicia al afirmar que volverá a reunirse con Batasuna, porque en su opinión ese diálogo forma parte del derecho fundamental del lendakari a hacer política Ibarretxe, que tiene la conciencia absolutamente limpia según dijo, consideró que sólo en un país de locos se pue-