Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
54 MADRID MIÉRCOLES 31 s 1 s 2007 ABC Breves La sosa cáustica causó las quemaduras en veinte niños en Sevilla la Nueva Dos operarios del Ayuntamiento confundieron sacos de este corrosivo con sal de mina C. ALONSO MADRID. Fue un error humano lo que provocó que una veintena de niños y un perro guía de Sevilla la Nueva se quemaran el pasado viernes tras entrar en contacto con nieve en la localidad. Hemos recibido un informe previo del Instituto de Salud Pública donde se nos ha comunicado que, tras la realización de los primeros análisis, se ha detectado, aparentemente, la aparición de sosa caústica con la sal informó ayer el alcalde de la localidad, Ernesto Téllez. Según el primer edil, la sal facilitada por la Comunidad de Madrid estaba en perfectas condiciones hasta que llegó a manos de dos trabajadores del consistorio. Esta situación se debe a la mala manipulación por parte de los operarios del Ayuntamiento en el momento de coger los sacos de sosa y mezclarlos con la sal de deshielo a la hora de distribuirlos por la localidad explicó Téllez. Estos dos funcionarios confundieron dos sacos de sosa con dos de sal- -ambos productos se almacenaban en el mismo recinto- Están muy afectados, porque, además, las víctimas han sido niños pequeños explicaba el alcalde a ABC. El Ayuntamiento ha abierto un expediente de régimen interno para esclarecer las causas que motivaron que los operarios municipales se confundieran y mezclaran la sosa con la sal de mina. Valdetorres del Jarama El Seprona rescata 37 perros abandonados en una finca El Seprona (Guardia Civil) la Comunidad de Madrid y dos sociedades protectoras de animales han rescatado a 37 perros de distintas razas, entre ellos 10 cachorros recién nacidos, que vivían sin atención higiénico- sanitaria en una finca privada de Valdetorres del Jarama. Coslada Cuatro jóvenes, detenidos tras una persecución policial Cuatro jóvenes españoles con edades comprendidas entre los 17 y los 23 años fueron detenidos la madrugada del domingo tras protagonizar una persecución policial con un turismo robado. La Policía les siguió desde la calle de Alcalá con Miguel Yuste (San Blas) hasta Coslada, donde les cazaron En el operativo participaron las Policías municipales de Madrid y Coslada y el Cuerpo Nacional de Policía. La sosa cáustica se le metió a Glen entre las almohadillas de sus patas y no puede caminar de Alcorcón, donde fueron dados de alta a las pocas horas. Todos son alumnos del mismo colegio y, nada más tocar la nieve, la piel les empezó a escocer. Los niños más pequeños empezaron a llorar y los mayores se asustaron mucho, fue algo instantáneo explicaba la madre de un alumno. En lo que primero pensé fue en mi familia, me quemaba toda la cara y no sabía qué me estaba pasando explicó a ABC Iñaki, de 11 años, a quien una sola bola de nieve en la cara le hizo pasar todo el fin de semana sin dormir a causa de los picores. SIGEFREDO Los trabajadores están muy afectados porque, además, las víctimas han sido niños dice el alcalde El Ayuntamiento le ha ofrecido a Paco, invidente, una ayuda mientras su perro guía esté de baja Carretera de los pantanos El fiscal pide al TSJM que investigue las obras de la M- 501 El Fiscal Coordinador de Medio Ambiente y Urbanismo, Antonio Vercher, ha solicitado a la Fiscalía del Tribunal Superior de Justicia de Madrid que investigue las obras que se están llevando a cabo en la carretera M- 501. Los ecologistas han denunciado ante el fiscal las irregularidades que se están cometiendo en su desdoblamiento. Metedura de pata La noticia no ha cogido por sorpresa a los vecinos de Sevilla la Nueva. Lo que estaba claro es que algún tipo de corrosivo había en lo que los niños tocaron, y la explicación más lógica es que alguien había metido la pata en algún momento comentaba María del Carmen, veci- Móstoles 50.000 vecinos sin torres de alta tensión cerca desde primavera M. D. El Ayuntamiento de Móstoles anunció ayer que un total de 50.000 vecinos dejarán de vivir cerca de líneas de alta tensión durante la próxima primavera, cuando concluyan las obras de soterramiento que están a punto de finalizar en el campus de la Universidad Rey Juan Carlos y en los barrios de Los Rosales, Estoril II y La Princesa. na. La cosa podría haber sido muchísimo más grave, le podría haber arruinado la vida a mucha gente. Espero que no vuelva a ocurrir añadía. La funesta combinación causó a 23 niños de entre 3 y 12 años una dermatitis leve por contacto, y varios de ellos tuvieron que ser trasladados en ambulancia hasta el Hospital Las patas en carne viva Uno de los que más está sufriendo por el error humano es Glen el perro guía de Francisco Latorre, vendedor de cupones del pueblo. Sus patas están en carne viva, y apenas puede moverse. Su familia debe lavarle las heridas tres veces al día y se espera que en una sema- na Glen pueda devolverle los ojos a su dueño. Está fastidiadillo. En cuanto se pone de pie, le entra la temblera explicaba Francisco, quien ayer por la mañana se reunió con el alcalde tras confirmarse que era sosa cáustica lo que había entre la nieve. Ernesto se ha portado muy bien conmigo, ha reconocido su error y me va a costear los gastos del veterinario. Glen es lo único que me importa explicaba el dueño del perro guía. El Ayuntamiento le ha ofrecido a Francisco una persona para que le acompañe durante su jornada laboral mientras Glen está de baja pero Paco ha dicho que no necesita a una persona, sino a su perro explica Téllez. Sosa en los ojos Según el alcalde, los niños evolucionan favorablemente, aunque alguno de ellos ha presentado síntomas más graves al entrar la sosa cáustica en contacto con sus ojos. Varios padres acudieron ayer al Ayuntamiento para mostrar su preocupación y su indignación por lo ocurrido. No entienden cómo algo así ha podido pasar. Estamos en contacto con ellos, entendemos su situación y trataremos de atender sus reclamaciones lo antes posible afirmaba el primer edil, quien aún está a la espera de los resultados del análisis de la Comunidad de Madrid. Hay que dar las gracias porque no haya ocurrido nada mucho más grave admite. El hidróxido sódico, una sustancia muy corrosiva El hidróxido sódico, más conocido como sosa cáustica, debe manipularse con guantes y es usado en la fabricación de papel, tejidos y detergentes. Se trata de una sustancia blanca cristalina muy corrosiva, sin olor y con forma de lentejas, escamas o barras. Se puede adquirir en diversos establecimientos como producto de limpieza. No es un producto especialmente peligroso. Depende de la concentración y de la zona del cuerpo que entre en contacto con ella, como producto podría asemejarse a la lejía explica Alejandrina Gallego, química. En caso de contacto con la piel, lo que puede provocar son importantes quemaduras. Según la concentración, se aconseja lavar la zona inmediatamente con agua y acudir al servicio médico de urgencia. En la piel de los niños de Sevilla la Nueva se formaron pequeñas costras tras entrar en contacto con este producto. Los guantes evitaron heridas de más gravedad en las manos, pero al llevarse éstos a la cara o a la boca, los labios, la frente y las mejillas, muchos de ellos desarrollaron dermatitis.