Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 INTERNACIONAL MIÉRCOLES 31 s 1 s 2007 ABC Interpol, tras la pista de Botero, ex ministro colombiano del Interior M. M. CASCANTE CORRESPONSAL CIUDAD DE MÉXICO. La Interpol ha girado una ficha azul de localización en 187 países contra el ex ministro de Defensa de Colombia Fernando Botero Zea, quien reside en la Ciudad de México- -donde nació- -y en la cual dirige la revista Estilo México La medida implica que el ex ministro de Defensa debe ser localizado y seguido por las autoridades del país en que se encuentre, pero no debe ser capturado. Se trata de saber dónde está, qué hace, cómo y dónde se moviliza para que en caso de que se le expida una circular roja, pueda ser capturado sin mayores contratiempos dijo una fuente de Interpol. La ficha azul es, pues, el paso previo a la emisión de la roja, que corresponde a una orden de captura con fines de extradición. Días atrás, el Tribunal Supremo de Justicia de Colombia ratificaba una condena de dos años y medio de prisión contra el hijo del famoso pintor homónimo, por haberse apoderado de 800 millones de pesos (unos 220.000 euros) de la campaña presidencial de Ernesto Samper, en la que fue coordinador. El Tribunal Superior de Bogotá estableció que el dinero fue a parar a cuentas corrientes que Botero disponía en Nueva York. Según el diario El Tiempo el ex ministro utilizó esa suma para comprar una lujosa finca. Botero ya estuvo en prisión por el escándalo del Proceso 8000 relativo a la transferencia de recursos ilícitos a la misma campaña presidencial. En 1996, la justicia colombiana le impuso una condena de cinco años y tres meses por enriquecimiento ilícito, aunque sólo cumplió 30 meses de cárcel. Lo importante de un proceso de paz es la visibilidad de las víctimas Francisco Santos s Vicepresidente de Colombia La Presidencia de Álvaro Uribe pasa por horas difíciles. El motivo era previsible desde antes de que Uribe fuera elegido por primera vez en 2002: los paramilitares. Su vicepresidente, Francisco Santos, cree que es un precio que hay que pagar por limpiar y normalizar la política colombiana R. PÉREZ- MAURA MADRID. El ejercicio del poder va dejando huella en el rostro de Francisco Santos Calderón, que ya no parece cerca de los 42 años que ostenta en su pasaporte. Visitante habitual de esta ciudad en la que vivió los dos años que precedieron a su acceso al poder en 2002, en esta ocasión viene buscando inversiones en el sector turístico y en el sector de los biocombustibles, en el que espera interesar a una de las multinacionales españolas destacadas en la búsqueda de un crecimiento sostenible. Pero a él, como a todo su Gobierno, le persigue el difícil momento por el que pasa la Presidencia de un Álvaro Uribe Vélez cada vez más cuestionado por las acusaciones de colusión en el pasado con diferentes componentes de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC) vulgo paramilitares. El vicepresidente Santos cree que están viéndose los restos de la influencia del dinero del narcoJAIME GARCÍA que se sigue manifestando en políticos que están tanto en el entorno del Gobierno como de la oposición. Un presidente como Uribe, señalado de tiempo atrás por supuestos vínculos con las AUC, tenía que demostrar, de entrada, mano dura con los paramilitares. Se ha dedicado a ello con intensidad. ¿Cuándo se ha visto un proceso de paz que lleva a la cárcel a los líderes con los que se negocia? espeta Santos. Tras ello admite que ya sabían que el proceso pondría de manifiesto algunas relaciones incómodas. Nos chantajeaban con lo contamos todo si no ceden en esto o aquello. ¡Pues cuéntenlo! tuvimos que decir. Porque esto es el principio del final de la violencia en Colombia. Y en este punto el rostro de Santos parece recobrar la vida que le ha faltado hasta ahora en las tempranas horas del penúltimo día de enero. Nosotros queremos que todo salga a flote. ¡Es necesario para fortalecer la democracia! Es algo que no se dio en los procesos de El Salvador, Guatemala o Chile... Mas tan bella teoría puede ser seriamente cuestionada por una realidad que se concilia con dificultad. Tres casos pesan mucho. 1) Hasta nueve diputados de bancadas uribistas están procesados por colusión con los paramilitares. El pasado diciembre, cuando ya tres estaban en la cárcel, Uribe conminó a los otros seis: pido a los congresistas que nos han apoyado, que mientras no estén en la cárcel, voten los proyectos del Gobierno No hubo ni intento de disimular. 2) Jorge Noguera, el antiguo jefe del DAS- -policía nacional- -es investigado por borrar antecedentes penales de jefes paramilitares y por entregar a éstos listados de sindicalistas que más tarde fueron objetivo. 3) Y por último, la grave crisis que se cierne, inminente, sobre el Gobierno. El senador uribista, Álvaro Araújo Castro, es investigado también por colusión con los paramilitares. Se espera su comparecencia en las próximas horas después de que el procurador general Eduardo Maya Villazón haya procesado a otros once políticos- -la mayoría en activo- -y no haya podido considerar el caso de Araújo Castro por ser familiar suyo. Saber toda la verdad La importancia no radica tanto el el senador Araújo sino en su hermana, la canciller María Consuelo Araújo, que lleva meses defendiendo la inocencia de su hermano y recibiendo el respaldo del Gobierno. El vicepresidente Santos no quiere hablar del caso Araújo de forma específica, pero insiste de forma genérica tanto en la presunción de inocencia como en que nosotros queremos saber toda la verdad voluntad que él insiste en que está presente desde hace más de cuatro años y ha llevado a una situación que hoy no es cómoda para su Gobierno. La decisión del presidente es acabar con este problema y lo importante es preguntarse qué fue lo que nos pasó. Cuáles fueron las responsabilidades. La violencia dejó de ser gratuita y lo importante es la visibilidad de las víctimas, que la ley gire entorno a ellas. Cuando Francisco Santos, la víctima de un secuestro perpetrado por Pablo Escobar y que duró ocho meses, habla de las víctimas dentro del proceso de paz se le vuelve a iluminar el rostro. Recupera la razón de ser de su actividad política. Y con esa nueva cara marcha al encuentro del la vicepresidenta del Gobierno español, María Teresa Fernández de la Vega. Influencia del narco El vicepresidente Santos, universalmente conocido como Pacho, intenta contextualizar el problema y recuerda que Colombia ha pasado a lo largo de las dos últimas décadas por una grave influencia del narco en la política, de la que los paras son ahora continuidad. Esa influencia del narco ha tenido nombres propios como el del ex ministro Alberto Santofimio, sindicado en el asesinato del caudillo liberal y presidente in pectore, Luis Carlos Galán. La influencia- -recuerda Santos- -se manifestó después en el proceso 8.000, que puso de manifiesto el papel del dinero del narcotráfico en la elección de Ernesto Samper. Y Santos cree que hoy estamos viendo los restos de la influencia del dinero del narcotráfico en la política actual. Una influencia La decisión del presidente Uribe es acabar con el problema de los paramilitares. Lo importante es preguntarse qué fue lo que nos pasó. Cuáles fueron las responsabilidades. La violencia dejó de ser gratuita