Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA Las Fuerzas Armadas s Inquietud en la Comandancia de Ceuta MIÉRCOLES 31 s 1 s 2007 ABC Detenidos en Ceuta dos soldados por vender medio kilo de explosivo militar a unos fugitivos Interior descarta relaciones con islamistas, pero un civil detenido es del barrio en el que se desmanteló una red s Preocupación por la falta de control de este material CARMEN ECHARRI CEUTA. La Policía ha detenido a dos soldados ceutíes y un marroquí con tarjeta de residencia en España cuando intentaban vender explosivo militar, en concreto 586 gramos. Los compradores, pese al amplio dispositivo policial, consiguieron darse a la fuga. Las investigaciones aún no están cerradas y aunque en determinados medios no se descarta la posibilidad de que estuvieran relacionados con grupos radicales, el Ministerio del Interior adelantó que las indagaciones policiales apuntan a actividades delictivas relacionadas con el ámbito de la delincuencia común Los detenidos son O. C. C. legionario; J. P. A. M. destinado en el Batallón del Cuartel General, y E. A. A, que actuaba de enlace. Los dos soldados, aunque en la actualidad estaban de baja, realizaban trabajos con explosivos, por lo que se cree que el material que iban a vender procedía de las unidades en las que estaban destinados. Por ello, desde diferentes medios militares se subraya la preocupación que existe por las deficiencias que se están detectando en el cotrol de explosivos en instalaciones castrenses. La investigación sobre los detenidos comenzó el pasado octubre, cuando un ciudadano ceutí halló en unos jardines de la ciudad una sustancia plástica de poco peso que, tras ser analizada por los Tedax, se determinó que era el explosivo PG 2. Las indagaciones sobre este hallazgo condujeron a las tres detenciones realizadas el lunes por la noche en la barriada de la Estación del Ferrocarril. Allí, los agentes interceptaron a los ahora arrestados en el interior de un vehículo, en el que se halló una caja de zapatos con material explosivo de origen militar- -350 gramos de PG 2 y 250 de trilita- Los supuestos compradores, que ocupaban un segundo vehículo, se dieron a la fuga, burlando el control montado por agentes de la Udyco, que se vieron forzados a efectuar varios disparos. Llegaron y los bloquearon, fue como las películas. No obstante, algo falló porque un vehículo consiguió fugarse no vea de qué manera, parecían profesionales. La Policía disparó, pero el coche no se detuvo dijo un vecino del lugar. Tras las detenciones, y al comprobar los agentes que dentro del coche había una caja sospechosa de contener explosivos, la zona fue acordonada. El dispositivo se mantuvo hasta que los Tedax retiraron la caja. Nadie nos dijo nada, no nos dejaban entrar en nuestras casas, pero pensábamos que algo gordo tenía que pasar por el follón que montaron los policías dijo otra vecina. Los dos soldados detenidos son cristianos, uno perteneciente a la Legión y otro al Batallón General con sede en la Comandancia. Estaban de baja psicológica desde los pasados meses de octubre y noviembre y habían sido sancionados varias veces. Uno de ellos incluso se enfrentaba a una posible expulsión del Ejército. Uno de los militares arrestados pasa a disposición de la Policía Militar FARO DE CEUTA En la Policía Militar Ambos fueron trasladados en la mañana de ayer desde la Comisaría y puestos a disposición de la Policía Militar, encargada de su custodia. El marroquí detenido, vecino del barrio del Príncipe, en donde el pasado diciembre eran detenidos once islamistas, actuaba de enlace entre los soldados y los compradores. La Policía registró las casas de los detenidos, situadas en el Príncipe, Miramar y Avenida Madrid, y no descarta más arrestos. Según fuentes policiales, con lo que se ha cogido se podría volar un edificio de hasta cuatro plantas Esta intervención se produce después de que la Policía recibiera una información en la que se alertaba de la posibilidad de un atentado con una lancha cargada de explosivos. Al final no se localizó ninguna partida y el servicio se quedó sin resultados. Dos soldados del Ejército de Tierra, arrestados por el asesinato de un joven C. E. CEUTA. Dos soldados profesionales han sido detenidos por su implicación en el asesinato de un joven de 18 años en Ceuta. Los dos arrestados pertenecen al Ejército de Tierra. Los detenidos, de 20 y 21 años, ambos residentes en el Pasaje de Recreo Alto, fueron detenidos por el testimonio ofrecido en las dependencias policiales por la única persona que había sido arrestada, N. E. de 19 años, quien manifestó a los agentes que no había participado solo en el crimen. Las investigaciones policiales han determinado que el asesinato se produjo por una presunta deuda de la víctima por la posesión de una motocicleta, aunque la Policía no descarta otras hipótesis. El asesino utilizó una escopeta de caza que había robado el día anterior de una vivienda de la zona y disparó a H. B. en el abdomen tras mantener una discusión en la calle Cortadura del Valle en el Recinto Sur. H. B, de 18 años, conocido como Hamza fue enterrado en el cementerio musulmán de Sidi Embarek, a donde acudieron sus amigos y familiares. La víctima carecía de antecedentes pero sí había destacado por conflictos con la Policía cuando era menor de edad y por mantener continuos enfrentamientos con los ahora detenidos. Este es el último episodio que afecta al Ejército en Ceuta. Los escándalos se han centrado de un tiempo a esta parte en la Comandancia General de la Ciudad autónoma. Uno de ellos fue la polémica generada por la supuesta persecución a soldados musulmanes a los que, según informes reservados, se pretendía apartar del Ejército- -hecho negado por Defensa con posterioridad- Ya el pasado mes de diciembre se tenía conocimiento de que los detenidos por su presunta integración de una red de terroristas habían planificado robos en los polvorines contando con la connivencia de soldados. A esto se une la quema por parte de un grupo de militares de un retrato del Rey al que profirieron descalificativos, así como el reciente intento de suicidio del que fuera jefe del servicio de inteligencia militar, destituido tras conocerse que había ordenado informes para espiar a sindicalistas. Los individuos que iban a comprar el material consiguieron huir después de burlar el cerco de la Policía