Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
84 CULTURAyESPECTÁCULOS MARTES 30 s 1 s 2007 ABC TEATRO La cabra o ¿Quién es Sylvia? Autor: E. Albee. Traduc. y dir. J. M. Pou. Esc. J. Roy. Vest. M. Araujo. Ilum. T. Orriols. Int. Jo. M. Pou, M. Arànega, A. García y J. Lara. Lugar: Teatro Bellas Artes. Madrid. La destrucción o el amor JUAN IGNACIO GARCÍA GARZÓN Precedido por una buena cosecha de premios, llega a Madrid este montaje de La cabra una obra con la que un casi octogenario Edward Albee (Washington, EE. UU. 1928) vuelve a demostrar que, con Harold Pinter, es uno de los gigantes vivos del teatro en lengua inglesa. El motor de la función es una historia de amor tan honda como insólita: un hombre de ciudad se enamora rendidamente de una cabra, una pasión zoofílica que va más allá de lo concebible para un tipo de su situación: urbano, cultivado, arquitecto distinguido, casado felizmente, tolerante y comprensivo padre de un hijo homosexual, y sin anteriores aventuras extramatrimoniales de las que presumir, como él mismo dice que hacen algunos de sus amigos. Digo una historia insólita no por lo infrecuente de las relaciones eróticas entre personas y animales, sino porque a Martin, el arquitecto en la cima de su profesión, no le atraen sexualmente las cabras, le gusta específica e irremisiblemente esa cabra, Sylvia, tierno rumiante con el que se topó mientras buscaba una casita en el campo y en el que encuentra un amor puro, inocente, no sujeto a intereses de ningún tipo. Para él, y así lo expresa, Sylvia ha sido una epifanía, una maravillosa historia secreta en la que está latente, al tiempo, el germen de su destrucción, mecanismo que se pone en marcha cuando le confiesa a su mejor amigo la naturaleza de su pasión y éste se ve en la obligación moral de salvarlo de ese pozo de abyección contándoselo en una carta a Stevie, la esposa engañada. Pou ha cuajado un formidable montaje, con algún exceso de estridencia verbal Mercè Aranèga es una Stevie capaz de inmolarse en el filo de su propia ironía y salir triunfante de la prueba Ese amor contra toda lógica, menos disculpable que el de Romeo y Julieta para Capuletos y Montescos, edénico, inmaculado de culpa, incomprensible para el resto de los mortales, derriba los pilares del mundo en el que Martin vivía confortablemente instalado. El segundo acto de la función es magistral: Stevie y Martin mantienen un mano en el que él intenta explicar a su esposa, a la que dice seguir amando, la importancia de su relación con Sylvia. Martin habla y Stevie pespuntea su discurso con devastadoras cargas de ácido sarcasmo, unos diálogos que Albee ha escrito con vitriolo puro; al tiempo, la mujer furiosa, tal vez preparada para impactos a su estabilidad conyugal más convencionales, va haciendo trizas diversos elementos decorativos de la vivienda en un proceso simbólico de destrucción paralelo al de su matrimonio. Una situación terrible resuelta con una catarsis que no es cuestión de revelar y durante la que Martin, en una suerte de purificación simultánea a su descargo de conciencia, se reencuentra con su hijo, muy hostil hacia él tras conocer su amor por la cabra. En su línea de husmeador de los intersticios de la salud moral de la sociedad contemporánea, Albee lanza sobre el tapete cuestiones como la imposibilidad de la pureza, las relaciones de pareja, los límites de la libertad, el alcance de la intimidad, el derecho a intervenir en asuntos personales de los demás, el fariseísmo social... y lo hace en forma de tragicomedia grotesca de rotunda eficacia cómica a juzgar por las risas del público; comicidad heladora con la tozuda contundencia de un berbiquí en su afán por llegar hasta el hueso. José María Pou ha cuajado un formidable montaje, con algún exceso de estridencia verbal, a mi juicio, en algunos momentos, y que funciona como una maquinaria de relojería en una estupenda, amplia, limpia escenografía firmada por Joaquim Rey, espléndidamente iluminada por Txema Orriols. Pou, muy bien de voz y presencia, se dirige a sí mismo como un Martin perplejo por la incomprensión de quienes le rodean, y dirige al resto del reparto con la complicidad de quien conoce el paño. Mercè Aranèga es una Stevie capaz de inmolarse en el filo de su propia ironía y salir triunfante de la prueba, Alex García es el hijo de ambos, desafiante y vulnerable, y Juanma Lara se ajusta a la perfección a su papel de amigo redentor. Piezas todas de un gran montaje al que, sin presumir de dotes adivinatorias, no es aventurado profetizar una larga temporada en cartel. Flotats será Stalin en su vuelta a los escenarios catalanes En 2008, el actor y director cumplirá medio siglo de profesión, y lo quiero celebrar con un estreno mundial en Barcelona MARÍA GÜELL BARCELONA. Secretismo y expectación afloraron ante la convocatoria del señor Flotats con los medios de comunicación catalanes. El halo que dejó hace diez años volvió a tomar cuerpo en el hall del teatro Tívoli, donde dio una clase magistral en la que transmitió dos mensajes muy claros: Ya he pasado mi duelo y quiero celebrar mi medio siglo sobre los escenarios con un estreno mundial en Barcelona De ahí arrancó un discurso en vivo y en directo: Hace diez años que no he estrenado nada en Barcelona y para mi necesidad vital ya toca venir con un buen texto. Será en la reentré del año que viene, que coincidirá con los 50 años de mi debut en el teatro Guimerà de Barcelona Y desveló que este aniversario no podía ser en otra ciudad que no fuese Barcelona Flotats cree que es una manera de normalizar mi relación con el teatro de Barcelona, y entre la ciudad y yo Flotats evidencia su entusiasmo por Une exécution ordinaire la última novela de Marc Dugain, todavía sin publicar. Y define el libro en po- Flotats celebrará medio siglo de profesión en el Tívoli cas palabras: Un texto contundentemente dramático que va in crescendo El título con el que se estrenará es Stalin y la adaptación teatral correrá a cargo del propio Flotats, que anuncia que él mismo dará vida al dictador soviético. El resto del reparto está en el aire. En total son siete personajes, pero todavía ELENA CARRERAS no puedo avanzar ningún nombre porque no he llamado a nadie concretó un Flotats ilusionado y emocionado. Los productores serán Anexa, Abel Folk y La Projectora, los mismos del espectáculo Pels pèls que se puede ver estos días en el teatro Borrás de Barcelona. La encarnación del mal La obra recrea las dificultades y los problemas profesionales y existenciales por los que atrevesó un matrimonio de científicos durante el conocido como escándalo de las batas blancas en la Rusia de 1952. La novela no explica nada nuevo pero nos lo hace descubrir apunta Josep Maria Flotats, quien la convertirá en una pieza de teatro comprometido con tintes de thriller que habla de hechos contemporáneos de una sociedad concreta que no se pueden repetir Sin titubear, el actor anunció que él dará vida a Stalin, al que define como la encarnación del mal Con Stalin tendremos la oportunidad de adentrarnos en el pensamiento y el raciocinio interior de uno de los hombres de más poder del siglo pasado y entrar en el laberinto de su decisiones y reflexiones Antígona tiene un plan y Peer Gynt favoritos en los X premios Max ABC MADRID. El musical Antígona tiene una plan y la obra Peer Gynt parten como favoritos, con 11 y 9 candidaturas, respectivamente, para los premios Max de las Artes Escénicas, que este año celebran su décimo aniversario y que se entregarán el lunes 16 de abril en el transcurso de una gala en el Palacio Euskalduna de Bilbao, informa Efe. Entre los espectáculos que aglutinan más opciones está también La cabra o ¿Quién es Sylvia? una propuesta integral de Josep María Pou (dirige, protagoniza y produce) por la que ha obtenido el premio Nacional de Teatro y que tiene seis candidaturas. Con cinco candidaturas se sitúan J arrive... un espectáculo de la coreógrafa Marta Carrasco, que luchará por ganar el premio al Mejor Espectáculo de Danza con 13 Rosas y La Prima de Chita (de Sol Picó) Hamlet un montaje dirigido por Lluís Pasqual, también en la terna para el Mejor Espectáculo de Teatro y el Mejor Director de Escena, competirá en cinco candidaturas.