Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
52 MARTES 30- -1- -2007 ABC MADRID www. abc. es madrid Una veintena de niños sufre quemaduras en cara y manos tras tocar nieve mezclada con sal El Ayuntamiento de Sevilla la Nueva investiga el suceso, aún sin aclarar s Un perro guía tiene graves quemaduras en sus patas CRISTINA ALONSO MADRID. Parecía simple agua helada, pero no lo era. Veintitrés niños de entre 3 y 12 años sufrieron el pasado viernes quemaduras leves en cara, brazos y manos después de jugar con la nieve en los alrededores del Colegio de Duque de Rivas, en Sevilla la Nueva. Me tiraron una bola a la cara cuando salía del comedor y me empezó a quemar y a picar muchísimo, después me salieron las costras explicaba Iñaki, de 11 años, mientras se quitaba una de las dos tiritas que lucía ayer en las mejillas y que ocultaban unas pequeñas pintas marrones, similares a los restos de la varicela. Ahora sólo me queda esto, pero me asusté mucho. A los demás niños y a mí nos tuvieron que llevar en ambulancia al hospital comentaba. Fuentes del Ayuntamiento de Sevilla la Nueva atribuyeron las quemaduras a un producto cáustico que podría haber sido mezclado con la sal que se aplica con frecuencia en zonas heladas. Soy voluntaria de la Cruz Roja y las molestias que tenía mi hijo eran las que produce la sosa cáustica comentaba la madre de Iñaki. Indignada, miraba el informe médico de su hijo. Juicio clínico: lesiones cutáneas. Tratamiento: crema hidratante. Los vecinos echan la culpa al producto que se vertió en la acera para evitar resbalones. La Consejería de Transportes e Infraestructuras, por su parte, descarta que la sal de mina suministrada al Ayuntamiento de Sevilla la Nueva por parte de la Comunidad de Madrid fuera la causante de la dermatitis que sufrieron los pequeños. Una de dos. O bien los operarios del ayuntamiento de la localidad mezclaron esa sal con algún tipo de producto o en el colegio había alguna sustancia tóxica que provocó tal reacción explicaron fuentes de la Consejería. Sólo en un punto del pueblo Para tal afirmación se basan, entre otros, en un hecho: de toda la partida de sal suministrada en el municipio para el fin de semana- -20 sacos de entre 25 y 40 kilos cada uno- -el suceso se focalizó en un patio interior de ese colegio. Allí estará entonces la causa afirman las mismas fuentes. Para algunos, sin embargo, la historia de un hombre y su perro resta fuerza a esta aseveración. Yo no pasé por ahí. Siempre voy por la calle de arriba del colegio, pero por ahí no explicaba ayer Francisco Latorre, invidente y vendedor de la Once del municipio. Glen, su perro guía, yace desde el sábado tendido en un garaje de Villanueva de Perales sin poder moverse. Tiene sus cuatro patas en carne viva y no puede caminar. Me faltan mis ojos confiesa, afligido, Francisco. El sufrimiento de Glen El viernes noté que caminaba un poco raro, pero tampoco le di mucha importancia. Lo malo fue el sábado, que volvimos a Sevilla la Nueva y siguió caminando por el pueblo. Por lo visto la sosa se le metió entre las almohadillas explica Francisco, quien ayer, preocupado, preguntaba a su mujer qué aspecto tenían las heridas de su compañero de trabajo, que ahora está de baja El perro guía, al que se le ha caído una almohadilla, intentaba lamerse ayer sus cuatro patas, cubiertas por calcetines de gimnasia manchados de crema y sangre. Nos han dicho que estará mejor dentro de una semana, pero no nos lo creemos del todo confiesa su familia. Glen tarda más de medio minuto en recorrer diez metros y, a cada paso, baja la cabeza y le tiembla todo el cuerpo. El alcalde de Sevilla la Nueva, Ernesto Téllez, está a la espera de los resultados de los análisis que expliquen este desgraciado incidente Los resultados del estudio que hemos iniciado estarán listos la semana que viene. Por el momento no descartamos nada se asegura desde la Consejería de Sanidad. Las patas de Glen, el perro guía de Francisco Latorre, resultaron abrasadas y ahora apenas puede caminar SIGEFREDO