Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 30 s 1 s 2007 INTERNACIONAL 37 Los rebeldes de Nayaf pretendían asesinar a la jerarquía chií Más de 300 muertos en los combates, en los que pereció el líder del Ejército del Cielo ABC BAGDAD. El portavoz del Ministerio de Defensa iraquí, Muhamad al Askari, anunció ayer que en la batalla desatada este fin de semana en Nayaf, 150 kilómetros al sur de Bagdad, murieron 200 insurgentes, 60 resultaron heridos y 160 fueron detenidos. En una conferencia de prensa, Al Askari confirmó, además, que Ahmad Bin Al Hasan Al Yamani, dirigente de un grupo rebelde chií desconocido hasta ahora y autodenominado Ejército del cielo falleció en los duros combates que el domingo enfrentaron a las fuerzas iraquíes y estadounidenses con los seguidores de esta milicia. El portavoz precisó que los enfrentamientos, que tuvieron lugar en la localidad de Al Zarka, cuatro kilómetros al norte de Nayaf, duraron 24 horas y terminaron después del amanecer. Según las fuentes militares norteamericanas, los combates no habían concluido del todo al caer la noche Además, fuentes locales elevaron a 300 el número de víctimas mortales. Tras los combates, las fuerzas iraquíes hallaron 500 fusiles y metralletas, once morteros y bazokas y diez metralletas de gran calibre adosadas a vehículos todoterreno. Los combates estallaron después de que el ejército iraquí recibiese informaciones sobre la presencia de 600 hombres armados en Zarqa, preparados, al parecer, para lanzar un ataque contra los santuarios chiíes en plena jornada de la Achura Nayaf y su vecina Kerbala están estos días abarrotadas de fieles chiíes que, a partir de ayer por la noche, celebran la Achura la fiesta grande del calendario chií, que conmemora lo que los chiíes llaman el martirio de Husein, hijo de Alí, en torno al año 61 de la Hégira, hecho que marcó el cisma chií. Soldados iraquíes vigilan a varios insurgentes capturados en Nayaf Según el ejército iraquí, ocho agentes iraquíes (entre policías y militares) murieron en los choques y seis más están desaparecidos. Además, el ejército estadounidense confirmó haber perdido a dos hombres al estrellarse un helicóptero de combate de los que sobrevolaban la zona de Zarqa. El comandante de las fuerzas iraquíes Al Ghanemi dio algunas precisiones sobre los alucinantes planes de los insurgentes. Había entre 600 y 700 milicianos en el lugar y tenían planeado infiltrarse entre los peregrinos y atacar la ciudad santa de Nayaf hoy martes, el día en el que creían que regresaría Imán Mahdi, el Imán Oculto Los ayatolás y demás líderes religiosos chiíes consideran heréticas estas creencias, explicó Al Ghanemi. Una vez dentro de Nayaf, intentarían matar a tantos clérigos como los fuera posible, in- EPA Helicóptero derribado Los rebeldes reunidos en Zarqa eran tantos y estaban tan bien armados que el ejército iraquí tuvo que pedir apoyo al estadounidense, que empleó la fuerza aérea para reducir a los rebeldes. El líder del grupo, según fuentes gubernamentales, había ordenado matar a las principales autoridades chiíes iraquíes- -incluido el Gran Ayatolá Alí Sistani- -para preparar la llegada a la tierra del Imán al Mahdi, el mesías que restablecerá la paz y la justicia en la Tierra según la doctrina chií. Las fuerzas de seguridad iraquíes se vieron superadas y pidieron socorro al Ejército de EE. UU. cluidos los grandes ayatolás, y difundir después panfletos con la leyenda del Imán Oculto Entre los combatientes había tanto chiíes como suníes, así como árabes de otros países, según Al Ghanemi Abdul Hussein Abtan, vicegobernador de Nayaf, aseguró que la operación se lanzó tras diez días de intenso trabajo de la Inteligencia iraquí que reveló que la organización estaba muy militarizada Un ex soldado inglés con problemas mentales mata a cuatro familiares REUTERS LONDRES. Un veterano de la Guerra del Golfo, con problemas mentales tras dejar el Ejército británico, se confesó ayer culpable del asesinato de cuatro miembros de su familia. La matanza se produjo con un arma corta con silenciador. David Bradley, de 41 años y original de Newcastle, se declaró culpable de cuatro casos de asesinato con la eximente de responsabilidad disminuida en el Tribunal de Justicia de esa localidad inglesa. El ex soldado mató a Peter Purcell y a su mujer, Josephine, ambos de 70 años de edad, así como a sus hijos Keith, de 44 años, y Glen, de 41 años, en el domicilio familiar en Newcastle, el pasado mes de julio. Los cuatro asesinados eran los tíos y primos de Bradley, y en el momento de los hechos el acusado vivía con ellos. Bradley, que participó en la primera Guerra del Golfo contra Irak, y después en Bosnia y en Irlanda del Norte, fue arrestado cuando penetró en una comisaría de policía portando una pistola y una granada de mano. Desde el primer momento fue acusado de asesinato. Bradley negó en un primer momento los cargos, pero finalmente admitió los homicidios cuando un grupo de psiquiatras dictaminó que estaba psíquicamente enfermo en el momento en que disparó contra los cuatro miembros de su familia. El caso ha sido pospuesto hasta el 26 de febrero para tomar en consideración nuevos exámenes médicos. Según los primeros informes, Bradley ha sufrido cambios anímicos repentinos, así como alucinaciones y depresión desde que dejó el Ejército. Foto sin fecha de Bradley AFP Por su parte, los dos hijos de los Purcell que sobrevivieron a la matanza han expresado en una declaración pública su dolor e indignación