Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 30 s 1 s 2007 ESPAÑA 25 Tres bebés mueren en un incendio que les dejó aislados dentro de su casa en Teruel Otros tres hermanos y la madre, una ecuatoriana que se quedó viuda en diciembre, resultaron heridos ROBERTO PÉREZ TORRECILLA DE ALCAÑIZ. El fuego se cebó ayer en una humilde familia numerosa de origen ecuatoriano que eligió para vivir el pequeño pueblo de Torrecilla de Alcañiz, en Teruel, de apenas 450 vecinos. Tres bebés menores de un año muertos, dos de ellos gemelos, y otros tres hermanos y la madre heridos de diversa consideración- -dos de ellos graves- -es el balance de uno de los días más negros del municipio, que estaba organizando con ilusión sus fiestas patronales. En la casa, de tres plantas, situada muy cerca de la iglesia del pueblo, vivían la madre con los siete niños, una tía y la abuela. El padre había muerto apenas un mes antes en accidente de tráfico. A las diez y media de la mañana, fría como pocas, la abuela y la tía dieron la voz de alarma. Estaban en la calle, con uno de los niños. Los vecinos se movilizaron con rapidez. Mientras avisaban a los bomberos, una de las vecinas pidió auxilio a los trabajadores de una obra próxima. Con una grúa telescópica, consiguieron llegar hasta el balcón en el que se encontraban la madre y dos de las hijas, de doce y ocho años, a las que dejaron en la calle. Pero el tiempo pasaba muy deprisa y el humo se extendió por toda la vivienda. Otros vecinos habían intentado acceder al interior de la vivienda, pero las llamas y el denso humo les frenaron el paso. En la tercera y última planta permanecían los tres bebés y otro niño de cuatro años. Cuando llegaron los bomberos, consiguieron acceder hasta ese punto de esta modesta vivienda, superando las llamas, que se habían extendido con mucha rapidez. La escena que se encontraron en la tercera planta fue dantesca. Allí estaban los tres bebés sobre la cama, sin quemaduras pero inconscientes, amoratados por la inhalación de humo. No pudieron hacer nada por ellos. Alcañiz A Zaragoza Castelsercas M- 2 32 Valdealgorfa Torrecilla de Alcañiz TERUEL Torrevelilla Un agente de la Guardia Civil observa los daños ocasionados por las llamas en la vivienda en estado grave por inhalación de humo. La madre de los niños, de 42 años, resultó herida leve. Lo mismo les ocurrió a la abuela y a la tía, de 62 y 50 años, por intoxicación al haber respirado humo. Una de las niñas, la de 12 años, sufrió quemaduras de segundo y tercer grado en el 15 por ciento de su cuerpo y fue trasladada en helicóptero al Hospital Miguel Servet. La otra niña, de ocho años, quedó internada en observación en el Hospital Comarcal de Alcañiz. FABIÁN SIMÓN El horror del suceso quedó reflejado en la cara de muchos vecinos, que vieron con estupor y espanto cómo sacaban los bomberos los cuerpos de los tres bebés muertos por asfixia. Carmen, una vecina que se encontraba a un par de metros de la casa incendiada, explicó a ABC que todo el pueblo se volcó para intentar socorrerlos, pero hicieron lo que pudieron, no lograron llegar hasta el tercer piso, que es donde se encontraban los bebés y otro niño Se da la circunstancia de que, por el frío, los hombres no habían salido al campo a recoger olivas y enseguida acudieron muchos a ayudar, pero era imposible, se extendió el fuego, puede que al abrirse la puerta y el balcón, que parece que ayudó al fuego. Fue horroroso Otro de los vecinos que intentó acceder al interior de la casa relató a ABC que no pudimos, fue imposible, entramos a la casa, subimos por las escaleras, pero nos tuvimos que volver por el fuego y por el humo El incendio se originó en el comedor, situado en el primer piso de esta casa unitaria repartida en tres alturas. La madre, la abuela y las tías eran ecuatorianas y llevaban un año viviendo en esta localidad. Parte de los niños eran fruto de una relación anterior. Los otros, del español con el que se había casado y que había muerto en accidente las pasadas Navidades. El fuego acaba con la vida de una abuela y su nieta en Guadalajara ABC GUADALAJARA. La tragedia tuvo ayer una segunda parte en Guadalajara, otra vez con el fuego como protagonista. En esta ocasión, las víctimas fueron una mujer de 43 años y su nieta de tres, que fallecieron a consecuencia de un incendio que se originó en la primera planta de una vivienda situada en la Avenida Pedro Sanz Vázquez, número 31, de Guadalajara capital. La mujer, que en principio fue atendida por efectivos sanitarios junto al lugar de los hechos, no pudo finalmente salvar la vida. El incendio se produjo en la primera planta del edificio, aunque el fuego subió hasta el tercero, donde vivían la mujer y la niña. La menor fue trasladada inmediatamente al Hospital General Universitario, pero llegó con parada cardiorrespiratoria. Se le realizaron maniobras de resucitación, pero sin éxito. Además, cinco personas fueron atendidas en el mismo centro, entre ellas un niño de dos años ingresado con pronóstico leve por inhalación de gases. Otras cuatro personas de entre 10 y 62 años fueron atendidas pero dadas de alta posteriormente. El juez ha decretado el secreto del sumario. Escondido bajo la cama Debajo de la cama encontraron al otro niño, que se había escondido ahí presa del pánico al comprobar que no podía salir de la habitación y el fuego se acercaba. En cuanto le sacaron de aquel infierno, el pequeño fue trasladado en helicóptero hasta el Hospital Infantil de Zaragoza, donde quedó ingresado