Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 29 s 1 s 2007 Primera división s Vigésima jornada DEPORTES 83 Deco rescata al Barcelona Mejoró su juego por momentos e invirtió los silbidos en aplausos Barcelona Celta 3 1 Barcelona (4- 3- 3) Valdés; Zambrotta, Oleguer, Puyol, Gio; Xavi, Edmilson (Giuly, m. 69) Deco; Iniesta (Motta, m. 90) Saviola (Gudjohnsen, m. 82) y Ronaldinho. Celta (4- 2- 3- 1) Pinto; Ángel, Lequi, Tamas, Placente; Pablo García, Borja Oubiña; Gustavo López (Núñez, m. 71) Canobbio (Guayre, m. 65) Nené (Jonathan Aspas, m. 82) y Fernando Baiano. Árbitro: Delgado Ferreiro (Comité Vasco) Mostró la cartulina amarilla a Saviola, Pablo García, Lequi, Placente, Fernando Baiano y Tamas. Goles: 1- 0, m. 33: Saviola. 1- 1, m. 66: Nené, de penalti. 2- 1, m. 78: Ronaldinho, de penalti. 3- 1, m. 85: Giuly. Gimnástico Español 4 0 Gimnástico (4- 2- 3- 1) Bizzarri; Calvo, Navas, Matellán, Marco; Campano, Morales (Abel Buades, m. 85) Generelo, Juan Díaz (Cuéllar, m. 73) Pinilla (Merino, m. 82) y Portillo. Español (4- 2- 3- 1) Kameni; Velasco, Jarque (Torrejón, m. 56) Lacruz, Chica, Moisés Hurtado, (Jonatas, m. 62) De la Peña; Rufete, Luis García, Riera; y Tamudo (Pandiani, m. 45) Árbitro: Pérez Lima (C. canario) Mostró la cartulina amarilla a los visitantes Luis García, Rufete, Moisés Hurtado y De la Peña. Goles: 1- 0, m. 8: Portillo. 2- 0, m. 18: Campano, de penalti. 3- 0, m. 35: Pinilla. 4- 0, m. 42: César Navas. El Gimnástico se desquita ante un patético Español CÉSAR TORRENS TARRAGONA. Ver para creer. El colista le pegó ayer todo un repaso al Español merced a una primera media hora prodigiosa del Gimnástico, con mucho la mejor de la temporada. Una victoria que aporta un mínimo de esperanza a los tarraconenses, desquiciados en su lucha por evitar el descenso, y que frena las aspiraciones europeas españolistas, que tiene vértigo a las alturas y se autocondena al sufrimiento permanente. Cuando se quiso dar cuenta, el Español se vio tres goles po debajo, una lacra que fue imposible de remontar. Con Lacruz completamente perdido, la defensa blanquiazul hizo aguas ante un rival que no destaca precisamente po sus porcentajes goleadores. Abrió la lata Javier Portillo antes de los diez minutos y Campano (de penalti) Pinilla y Navas finiquitaron al cuadro de Valverde antes del descanso. Sobró la segunda parte, en la que ni siquiera se apreció un intento de reacción visitante. Un esperpento el Español, una caricatura de equipo que alimenta la ilusión del colista. ENRIQUE YUNTA BARCELONA. Se acabaron los pitos en el Camp Nou. Necesitaba el aficionado azulgrana una primera parte como la de anoche para desquitarse, para olvidar las mediocridades de las últimas semanas. El Barça, por momentos, recordó al superequipo del pasado (tampoco tan lejano) y evidenció que no se le ha olvidado esto de jugar a fútbol. Es sólo un partido, vale, pero basta para reconfirmarse como máximo candidato al título. Y faltan los lesionados. Se le vio entonado al cuadro azulgrana desde el inicio. Corrigió Rijkaard los desajustes recientes y respondió bien el equipo con Edmilson en el pivote defensivo, que, por mucho que se empeñe el técnico, aporta bastante más que Motta. Recuperó el brasileño un sinfín de balones y estuvo soberbiamente escoltado por Xavi y por un descomunal Deco, clave para mantener la identidad. En definitiva, funcionó a la perfección la medular, que incluso se asomó en ataque más de lo que acostumbra. Ronaldinho mostró su cariño por la afición tras marcar el 2- 1, de penalti to. Era cuestión de tiempo y todas las miradas se centraban en Saviola, que sigue dejando en evidencia a Rijkaard de la mejor forma posible, con goles. Es encomiable el buen hacer del argentino, que anoche, aunque errático en la reanudación, remató certeramente con la cabeza un gran centro de Gio. Quinto tanto en Liga. Menos intenso fue el arranque de la segunda. Se distrajo el Barça y en una de estas se plantó el Celta en el área. Ángel cayó sospechosamente en REUTERS Fernando Vázquez: No sé si el nuestro es penalti, pero al menos es dentro del área; el árbitro se equivoca ca presencia en el área contraria, pero la sensación era halagüeña. Apenas sufría las embestidas de un Celta ofuscado y se dedicó a esperar su momen- una acción que no dudó en sancionar el trencilla, un castigo severo para que Nené igualara el choque. Era, en cualquier caso, un resultado injusto. Se presuponía una reacción azulgrana y no tardó en llegar, aunque desniveló el encuentro un penalti inexistente ya que Gio fue derribado un palmo fuera del área. Lo transformó Ronaldinho y ya con el Celta volcado- -Valdés volvió a ser providencial- -sentenció Giuly, otro que resucita. Hasta Ronaldinho recupera Fue bella la primera mitad. Se plantó el Celta con un 4- 2- 3- 1 excesivamente estirado y poca resistencia pudo ofrecer ante la asfixiante presión local. Porque la clave estuvo ahí, en la energía del Barcelona para recuperar el balón. Hasta Ronaldinho aportó en esta faceta, que por primera vez en mucho tiempo corrió detrás de un oponente e incluso llegó a pisar la otra mitad del campo, hasta entonces desconocida para él. Los reproches de hace siete días se convirtieron en palmas. Lo único que se le puede achacar al Barcelona era la po- España no perderá un club en la Champions Platini apuesta por la ampliación E. ORTEGO MADRID. Monsieur le president es decir, Michel Platini, recapacita en sus primeras horas como máximo responsable de la UEFA. Algunas de sus promesas electorales están en estudio y posiblemente busque soluciones distintas a las anunciadas, pero que tengan un mismo significado. La remodelación de la Champions no tiene por qué perjudicar a los países con cuatro representantes, situación que ahora disfrutan España, Inglaterra e Italia. La Federación Inglesa ha sido la que más ha presionado en este sentido y posiblemente antes de la votación, su presidente Geoffrey Thompson ya tenía claro que Platini no llevaría a cabo su idea original y finalmente le dio su voto. Ocho grupos de cinco Platini y sus colaboradores más directos ya tienen otro plan que abra la competición, pero sin perjudicar a los países más poderosos. El proyecto a desarrollar se centra en una competición con 40 clubes que se dividirían en ocho grupos de cinco, en lugar de cuatro, y se clasificarían igualmente los dos primeros. De esta forma se disputarían quince partidos en lugar de los trece actuales. Se considera que la fórmula actual es la mejor, con esa pequeña modificación de pasar de una fase final de 32 a una de 40. Aunque estos cambios no llegarían antes de la temporada 2009- 10. También la Copa de la UEFA puede sufrir modificaciones. Lo más normal sería que desaparezcan los actuales grupos de cinco y después de las primeras cribas los 24 clasificados se dividan en seis grupos de cuatro, tipo Champions