Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 29- -1- -2007 77 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo Los atropellos acabaron con el 10 por ciento de la población de linces de Doñana en 2006 De continuar esta alta mortalidad, la especie podría desaparecer de la zona en los próximos diez años ARACELI ACOSTA HUELVA. Una carretera bordea el extremo occidental del Parque Nacional de Doñana, entre la aldea de El Rocío y Matalascañas, aunque hay tramos en que la frontera se difumina y lo que hay a ambos lados de esta vía es zona de máxima protección. Ni una sola señal de advertencia del paso de linces. Y eso que aquí murieron atropellados el año pasado dos de estos animales. La carretera A- 483 entre Almonte y Matalascañas ostenta el triste récord de linces atropellados, con un total de 14 desde 1982, de los cuales cinco han muerto desde el año 2000. Las altas velocidades que se alcanzan en esta vía, así como el aumento del tráfico que se hace aún más evidente en los meses estivales, tienen la culpa. Pese a esto, nos explica Juanjo Carmona, responsable de la Oficina de Doñana de WWF Adena, se insiste en la pretensión de desdoblar esta carretera, pasando de los dos carriles actuales a cuatro, lo que significaría dictar la sentencia de muerte para la población de linces en Doñana Una señal advierte de la presencia de linces en el camino de acceso al centro de El Acebuche, en el parque nacional en lugar de la señal de paso de animales se pone la del lince, probablemente las cosas se pondrían peor advierte Carmona. Aunque parezca mentira, ésta es una zona de caza menor, y a pesar de ser una especie en extinción y el felino más amenazado del mundo, el furtivismo sigue estando entre las causas de su regresión. que se ahorran unos 20 kilómetros sobre la alternativa de tomar la carretera general. El Ayuntamiento de Villamanrique saluda al visitante con una pancarta contra el cierre del camino, momento en que nuestro acompañante aprovecha para quitarse el pin de su organización que lleva en el cuello de la camisa. Tras la barra de la Venta El Gato, José defiende la postura de sus vecinos, porque por unos pocos, no podemos pagar todos Que conserven al bicho nos parece bien- -dice- -pero no nos pueden cerrar la carretera IGNACIO GIL Sólo 44 ejemplares Sólo el año pasado, que se sepa, murieron seis linces en la comarca, cinco bajo las ruedas y uno en un cepo. La población de Doñana se calcula en 44 ejemplares, por lo que esas muertes suponen la pérdida de más del 13 por ciento de la población en sólo un año (10 si sólo contamos los atropellos) Según los datos de Adena, entre el año 2000 y 2006 se registraron 19 casos de atropellos, cuatro más que en el periodo 90- 99 y catorce más que en la década de los 80. De continuar esta alta mortalidad, la población de Doñana podría desaparecer en los próximos diez años. Y es que no sólo es esa carretera, sino que múltiples caminos y vías cruzan los territorios del lince. A pesar de esta situación, las únicas señales advirtiendo de la presencia de linces en la zona las vimos en el camino de acceso al centro de visitantes de El Acebuche, dentro del parque nacional. Y es que parece que por aquí el lince no cae demasiado bien. Si Amenazas en Doñana Aumento del tráfico. El incremento en la circulación de vehículos por las vías de Doñana origina diversos impactos sobre los ecosistemas cercanos. La fauna es el principal valor ambiental afectado, debido a los atropellos y al efecto barrera. Mayor velocidad. Tiene como consecuencia la reducción del tiempo de reacción de los conductores ante la aparición de fauna en la calzada. Acceso a zonas sensibles. La conversión de caminos forestales y agrícolas en carreteras da más facilidad para acceder al medio natural por parte del ser humano. El camino de la polémica Este enfrentamiento entre el hombre y la Naturaleza se ha recrudecido con las denuncias de las organizaciones ecologistas a cuenta del camino agrícola entre Villamanrique y El Rocío. Así se llama, e incluso así aparece en el cartel indicativo justo antes de tomarlo desde la carretera A- 483. Pero no lo parece. Un asfalto perfecto, dos carriles bien anchos, rotondas y badenes dejan claro que no se trata de un camino agrícola al uso. Tanto es así que, tras el acondicionamiento de la vía realizado por la Junta de Andalucía en el año 2000, se ha convertido en la ruta habitual de los vecinos de la zona, toda vez Voces a favor de la carretera Los pasos de fauna y el vallado de algunos tramos del camino no pueden evitar que del enfrentamiento entre lince y cuentakilómetros, siempre gane la aguja. Y ésta siempre se mueve al alza. Yendo normal, a 90 kilómetros por hora, nos ahorramos un montón de tiempo dice José. Las señales en la vía prohíben superar los 60 kilómetros por hora. Para el bar sería muy malo el cierre. Desdoblar la A- 483 significaría dictar la sentencia de muerte para la población de linces en Doñana Durante la romería de El Rocío, la gente viene por aquí y hacemos el agosto Y es que la Raya Real, que conduce a las hermandades a la aldea más rociera, cruza esta vía. El polvo del camino se encuentra aquí con el alquitrán, donde los linces encuentran una muerte prematura y anunciada. Un conejo cruza la Raya y se pierde entre los matorrales que crecen a la sombra de los pinos piñoneros. Ironías, porque quedan pocos a pesar de los esfuerzos por reintroducirlos, pues son la presa principal del lince. Con el alimento que escasea, algunas escopetas en alto, los venenos y cepos, y las carreteras invadiendo sus territorios, el lince se encuentra en una verdadera encrucijada, en un cruce de caminos, el de la vida y el de la muerte, en el que tomar uno u otro parece ser sólo cuestión de suerte. Ojalá el azar juegue en favor del Gran Gato ibérico. Más información sobre la especie: http: www. ellinceiberico. com