Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 29- -1- -2007 41 MADRID www. abc. es madrid La Policía incautó bates de béisbol, estiletes y cadenas a los jóvenes radicales de Alcorcón Varios agentes resultaron heridos por el lanzamiento de piedras durante la revuelta juvenil s Se detectaron grupos antisistema y anarquistas C. HIDALGO MADRID. Los agentes de las cuatro unidades de Intervención Policial (UIP) o antidisturbios que actuaron la tardenoche del pasado sábado durante la revuelta que se produjo en Alcorcón se incautaron de diferentes armas y objetos peligrosos en los diferentes cacheos que practicaron. Fuentes policiales consultadas por este periódico especificaron que los policías se hicieron con bates de béisbol, estiletes y cadenas, que los jóvenes alborotadores pretendían utilizar contra los miembros de la ultraderecha que habían anunciado su presencia el sábado en la ciudad. Finalmente, según la Policía, estos radicales no hicieron acto de presencia, lo que no evitó ciertos incidentes entre jóvenes de la localidad y los agentes. De hecho, varios funcionarios resultaron heridos como consecuencia del lanzamiento de piedras y de otros objetos, como botellas, por parte de los alrededor de 200 jóvenes que se congregaron en torno al céntrico parque de la Paz, que no hizo honor a su nombre. De cualquier modo, no hubo que lamentar lesiones de gravedad entre los agentes. destrozaron la luna de una cabina telefónica. La actuación policial fue bastante comedida, y sólo cargaron con mayor dureza al final de la trifulca, cuando parecía que los chavales lo único que pretendían era poner nerviosos a los agentes, para cuyas familias lanzaron también graves insultos. La otra parte de la violencia juvenil se la llevaron los numerosos periodistas allí congregados: Soy menor, así que como saques mi cara en la tele, corto cabezas amenazaba uno. Son críos, no delincuentes La Policía Nacional había recibido instrucciones claras durante el briefing anterior al despliegue: No son gente organizada, no son delincuentes, son críos, por lo que tenemos que tener mucha paciencia con ellos La Delegación del Gobierno en Madrid quería que los hechos tuvieran la menor repercusión posible, así que la consigna policial era prevenir antes que actuar y que no hubiera una concentración muy numerosa indicaron las fuentes consultadas. También había cierta preocupación, fundada, de que la revuelta pudiera trasladarse a localidades cercanas a Alcorcón, como Leganés y Fuenlabrada. Los numerosos mensajes de móvil y correos electrónicos que habían circulado hasta esa misma tarde lo apuntaban como posibilidad ante la presión policial. Al parecer, el alcalde de la localidad, el socialista Enrique Cascallana, estaba bastante preocupado también por lo que pudiera ocurrir el sábado por la tarde. No era para menos, teniendo en cuenta la tormenta política levantada a raíz de lo que está ocurriendo en la ciudad. Que sólo se produjeran cuatro arrestos se debe a que, en alteraciones por orden público, se valoran los altercados graves por lo que se sue- Cuatro detenidos Además, las fuentes consultadas precisaron que provocadores que se definían como anarquistas y miembros de grupos antisistema estuvieron presentes en los hechos, para calentar el ambiente Los 200 agentes de la UIP y el otro centenar de la comisaría de Alcorcón, Policía Municipal y refuerzos de otras unidades que disolvieron a los diferentes grupos de incontrolados no le dieron excesiva importancia a la actuación policial contra estos jóvenes, la mayoría menores de edad. Uno de los cuatro detenidos con los que se saldó la refriega no ha cumplido los 18 años. Los acusados lanzaron piedras contra los agentes y los vehículos policiales, y también Agentes de la Unidad de Intervención Policial vigilan, ayer, unas canchas deportivas len practicar las mínimas detenciones posibles con la finalidad, entre otras cosas, de no calentar más los ánimos. Las identificaciones y cacheos practicados durante toda la jornada fueron innumerables. El primer filtro policial estaba en los accesos por carrete- FRANCISCO SECO La Delegación quería que los hechos tuvieran la menor repercusión y que no hubiera una gran concentración ra, pero también en las estaciones de Metro y de Cercanías, donde agentes nacionales y municipales controlaban a todo aquel que llegaba. Eso sí, había chavales que, ya entrada la noche, saltaban la verja de Alcorcón Central, de Renfe, para burlar a los agentes.