Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 LUNES 29- -1- -2007 ABC INTERNACIONAL www. abc. es internacional Republicanos y unionistas mantuvieron algunas discusiones verbales en las calles de Dublín antes de comenzar la conferencia del Sinn Fein REUTERS Masivo apoyo de los afiliados del Sinn Fein a la Policía y la Justicia del Ulster Londres y Dublín esperan la aceptación unionista de un gobierno compartido para convocar ya elecciones s El Gobierno británico devolvería la autonomía en 2008 EMILI J. BLASCO ENVIADO ESPECIAL DUBLÍN. El Sinn Fein aprobó con una abrumadora mayoría- -casi unanimidad- -el último paso que le quedaba al brazo político del IRA (la organización terrorista ha cesado definitivamente todas sus operaciones y ha comenzado a desmantelarse) para comprometerse con el ordenamiento constitucional del Ulster. Con la aceptación del Servicio de Policía de Irlanda del Norte (PSNI) y del sistema judicial, el Sinn Fein da un paso histórico: abraza la Policía y los tribunales que durante décadas combatió. La moción, sólo rechazada por una veintena de los 900 delegados reunidos en la conferencia extraordinaria celebrada en Dublín, está condicionada a dos movimientos que deben ejecutar otras partes en el conflicto. El Partido Democrático Unionista (DUP) debe aceptar formar gobierno con el Sinn Fein, algo que se materializaría tras las elecciones del próximo 7 de marzo, en aplicación de lo estipulado en el proceso de paz, si, como parece, esos comicios mantienen la actual correlación de fuerzas. El Gobierno británico deberá cumplir su compromiso de entregar a la Asamblea norirlandesa las competencias en materia policial y judicial, probablemente en 2008. El Sinn Fein ha cumplido así la última condición puesta por la hoja de ruta trazada por Londres y Dublín para restituir la autonomía de Irlanda del Norte. Ayer fue el gran día del Sinn Fein, y hoy lo es aún mayor para el DUP, según apremiaron los dirigentes republicanos. El DUP debiera expresar hoy su disposición a compartir gobierno con el Sinn Fein. Probablemente bastará con que el partido del reverendo Ian Paisley ratifique una declaración genérica ya realizada para que mañana los primeros ministros del Reino Unido e Irlanda, Tony Blair y Bertie Ahern, procedan a la convocatoria formal de las elecciones, que deben poner fin al largo proceso de paz del Ulster. La conferencia del Sinn Fein fue un continuo recordatorio del acoso, tortura, asesinatos, disparos a matar y conspiración con los paramilitares lealistas protagonizados por la Policía del Ulster y el Ejército británico durante los más de treinta años de conflicto en la región. Pero esa denuncia, que también podía haber justificado la decisión contraria, sirvió para explicar el cambio de actitud. Ahora queremos entrar en las estructuras policiales para llevar más allá su reforma y proveer una Policía controlable, cívica, no partidista para nuestro pueblo proclamó el presidente del Sinn Fein, Gerry Adams, en su discurso de apertura. Consciente de la dificultad que suponía para muchos delegados asumir el nuevo compromiso, Adams se mostró comprensivo hacia quienes se opo- nían a la moción, como Ogra, la rama juvenil, pero planteó la decisión como un nuevo paso en la larga lucha del Sinn Fein por la unificación de la isla y la conveniencia de que el partido asuma mayores responsabilidades ante la sociedad. Esto es algo más grande que nosotros, más grande que el Sinn Fein. Esto es sobre el bien común proclamó, e indicó que los republicanos no pueden dejar el control de la Policía a los partidos protestantes, a los católicos moderados del SDLP o al Gobierno británico. Preocupado por la unidad, Adams concluyó: Hemos llegado aquí unidos, y al final de nuestro debate vamos a salir de aquí con la cabeza bien alta y preparados para la siguente fase de nuestra lucha. Salgamos unidos y marchando hacia adelante Adams, traidor Esas palabras las pronunció después de que tanto él como el número dos del partido, Martin McGuinness, fueran insultados con el grito de traidor a su llegada a las instalaciones de la conferencia. Unas pocas personas se concentraron en el exterior para protestar contra