Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
18 ESPAÑA LUNES 29 s 1 s 2007 ABC El TC se enfrenta de nuevo dividido a la recusación de Pérez Tremps El Pleno retoma hoy la deliberación para decidir si el magistrado que asesoró a la Generalitat debe apartarse s La decisión tiene gran trascendencia para el Gobierno NIEVES COLLI MADRID. Resolver los recursos de inconstitucionalidad presentados por el Partido Popular, el Defensor del Pueblo y varias Comunidades Autónomas contra el Estatuto de Cataluña es en estos momentos prioridad absoluta en el Tribunal Constitucional. La decisión sobre el fondo- -es decir, la que determinará el encaje constitucional de la norma autonómica- -deberá estar lista en los próximos meses aunque, según algunas fuentes, no será antes de las elecciones municipales. La decisión que el Tribunal Constitucional adopte sobre el Estatuto es de vital trascendencia política, pues las reformas estatutarias- -con la catalana como punta de lanza- -son elementos esenciales para el diseño de un nuevo modelo de Estado y uno de los pilares en los que se ha basado la labor del Gobierno que preside José Luis Rodríguez Zapatero. El fracaso del proceso de paz y de la negociación con ETA tras el atentado mortal del pasado 30 de diciembre y, con él, el fracaso de la política antiterrorista, dotan al Estatuto catalán de más relevancia a un año todavía de la convocatoria de elecciones generales. De momento, el Pleno del TC no ha entrado en la cuestión de fondo, sino que tiene sobre la mesa la recusación que el PP ha planteado contra el magistrado Pablo Pérez Tremps por su participación en un dictamen jurídico hecho por encargo del Instituto de Estudios Autonómicos (organismo dependiente de la Generalitat) y utilizado después por los ponentes del Estatuto para conocer los límites constitucionales en los que podían moverse en la redacción del texto. Tras dos jornadas de deliberaciones en las que no fue posible llegar a un acuerdo que contara con el voto a favor de una amplia mayoría del Pleno, los once magistrados- -Pérez Tremps, obviamente, no interviene en las deliberaciones- -se reunirán de nuevo hoy. Las posibilidades de conciliar las posiciones son pocas, por lo que el Tribunal revive la fractura en bloques que ya experimentó hace un año con la anterior recusación del PP contra Pérez Tremps. que se buscaba era una reforma encubierta de la Constitución. Y entonces, como ahora, recusaron a Pérez Tremps por su labor de asesoramiento. El intento del PP de apartar al magistrado de la decisión de fondo fracasó. Fue rechazado por ocho votos (los de la presidenta, María Emilia Casas, Guillermo Jiménez, Vicente Conde, Javier Delgado, Elisa Pérez Vera, Eugeni Gay, Pascual Sala y Manuel Aragón) a tres: los de Roberto García- Calvo, Jorge Rodríguez Zapata y Ramón Rodríguez Arribas. Los tres discrepantes redactaron sendos votos particulares. Dos de los magistrados que rechazaron la recusación (Guillermo Jiménez, nombrado por Como hace un año En aquella ocasión, los populares habían recurrido en amparo la tramitación que la Mesa del Parlamento había decidido dar al proyecto de Estatuto catalán. Entendía el PP que lo El Constitucional se pronunciará sobre el Estatuto en unos meses, pero no antes de las municipales consenso a propuesta del PSOE y del PP, y Javier Delgado, propuesto por el PP) se mostraron partidarios más tarde- -con voto particular incluido- -de la admisión a trámite del recurso de amparo del PP. Sin embargo, el Pleno votó por mayoría de siete votos la inadmisión del recurso. Ahora, la historia se repite. El Pleno del TC se encuentra de nuevo en la tesitura de apartar o no a Pérez Tremps de una decisión que afecta al Estatuto catalán y, después, deberá determinar si el texto- -en vigor desde septiembre de 2006- -encaja o no en la Carta Magna. El TC ya ha admitido a trámite varios recursos presentados contra el Estatuto. Fuentes consultadas por ABC aseguran que la situación dentro del Pleno es de gran tensión. La voluntad de la presidenta es la de sacar adelante una resolución que cuente con un amplio respaldo, hecho que serviría para dar cierta imagen de unidad en el Tribunal y que, nadie duda de ello, dotaría a su decisión de una mayor contundencia. Sin embargo, en este momento las fuerzas están muy equilibradas y, salvo cambios de última hora, la recusación podría rechazarse por un apretado 6 a 5 y contar con otros tantos votos particulares.