Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA La situación en el País Vasco s Las víctimas LUNES 29 s 1 s 2007 ABC Edurne Uriarte GARZÓN CONTRA GARZÓN La Audiencia investigará el ataque a la tumba de Ordóñez Los once detenidos, ocho de ellos menores, podrían ser imputados por enaltecer a ETA N. C. MADRID. La Policía Autónoma Vasca remitirá a la Audiencia Nacional las diligencias abiertas contra los once detenidos por el ataque perpetrado contra la tumba del que fuera concejal del Partido Popular en San Sebastián, Gregorio Ordóñez, al tener los hechos carácter de delito terrorista. Fuentes de la Audiencia Nacional han señalado que, una vez en manos de este tribunal, lo más probable es que se abran dos procedimientos diferentes: uno para los tres que son mayores de edad, que se tramitará por uno de los seis juzgados centrales de instrucción; y otro para los otros ocho, al parecer menores de dieciocho años. En este último caso, tal y como establece la ley, la Fiscalía de Menores de la Audiencia Nacional se hará cargo de la investigación, bajo la supervisión del juez central de menores, José Luis de Castro. El ataque a la tumba de Gregorio Ordóñez, asesinado por ETA el 23 de enero de 1995, podría ser constitutivo del delito de enaltecimiento del terrorismo previsto en el artículo 578 del Código Penal, hecho que justifica la competencia de la Audiencia Nacional. Este precepto castiga con penas de prisión de uno a dos años a quienes hayan participado en la realización de actos que entrañen descrédito, menosprecio o humillación de las víctimas de los delitos terroristas o de sus familiares También se les pueden imponer órdenes de alejamiento. C onde- Pumpido pedía ayer en las páginas de La Vanguardia que dejáramos en paz a la Justicia. Una petición razonable, pero en otro contexto y en otro país en el que la Justicia no nos sobresaltara e incluso escandalizara con algunas iniciativas y decisiones casualmente relacionadas con la negociación del Gobierno con ETA. Y que son casualmente facilitadoras de la negociación. La pretensión de transferir al Estado la responsabilidad de las consecuencias de la huelga que De Juana Chaos hace contra ese Estado tenía al menos la excusa de los motivos humanitarios. Pero el auto de Garzón sobre Otegi no tiene excusa alguna. Es sencillamenteincomprensible, al menos, jurídicamente. Afirmar, como hace Garzón, que Otegi no habló en nombre de Batasuna en la rueda de prensa del día 30 de diciembre, es absurdo. Niega los hechos que están a la vista de todos los ciudadanos en las numerosas grabaciones disponibles del acto. Pero es aún más extravagante la argumentación construida por el juez para desvincular a Otegi de Batasuna y de ETA que es atribuirle la pretensión de representación de la izquierda abertzale. Y negar, a continuación, que izquierda abertzale sea lo mismo que ETA, conclusión que es justamente la contraria de las que el propio Garzón ha establecido en todos sus autos sobre el entramado etarra. Desde fines de los noventa, Garzón ha dictado varios autos en los que ha probado no sólo la dependencia orgánica entre ETA y Batasuna, sino entre ETA y todas las organizaciones del entramado KAS- EKIN como las organizaciones juveniles JarraiHaika- Segi, organizaciones culturales como AEK, el periódico Egin, las herriko tabernas las Gestoras pro- amnistía o las asociaciones de familiares de presos etarras. Es el propio Garzón quien identificó a todas estas organizaciones como parte del llamado Movimiento de Liberación Nacional Vasco (MLNV) Es decir, de la izquierda abertzale. Garzón sabe que izquierda abertzale es sinónimo de MLNV y que ambas cosas dependen de ETA. Los separan aquellos que quieren legitimar la negociación con el brazo político de ETA. Es una estrategia política, pero no puede serlo judicial. Incidentes en Eguía Según el atestado elaborado por la Ertzaintza, los tres jóvenes de entre veinte y veintiún años identificados ayer habrían sido los autores de los incidentes de orden público que tuvieron lugar a primera hora de la tarde en el barrio donostiarra de Eguía al cruzar varios contenedores en la vía pública. Su intención no habría sido otra que la de llamar la atención de los policías mientras los ocho menores atacaban la tumba en el cercano cementerio de Polloe. Un hombre repone las flores en la tumba de Ordóñez EFE Ni la paz de los cementerios El enésimo ataque a la tumba de Gregorio Ordóñez no se ha producido en un momento cualquiera, sino en ese proceso que sigue abierto, según ETA, e inmediatamente después de la visita de Aznar. La tan invocada paz no habita ni siquiera entre los muertos POR BLANCA TORQUEMADA Si sobrevive su memoria, él permanece. Y las alimañas lo saben, espoleadas por su instinto depredador. Las flores pisoteadas, en la última razia de odio y de ignominia contra la tumba de Gregorio Ordóñez en el cementerio donostiarra de Polloe revelan la certeza de que el pasado sábado no les dio tiempo a más. En otras ocasiones, cuando han podido, han destrozado la lápida, han arrancado la placa y han garabateado gora ETA Ya sucedió cuando no habían pasado ni dos meses desde el asesinato, en marzo de 1995. Y también unas cuantas semanas después. Hubo quien pensó entonces que volvían a arrojar toda su rabia y su miseria sobre la tumba de Goyo por la frustración de no haber podido aniquilar a José María Aznar en la calle José Silva de Madrid. Como si con las profanaciones se lograra asesinar infinitas veces, en un eco exponencial, a una misma persona, o a cualquier otra. A todos los demócratas. El viernes había sido un día intenso para Ana Iríbar, la viuda de Gregorio Ordóñez. En una glacial tarde de invierno, después de la ofrenda floral ante la tumba de Goyo, Ana y Consuelo, la hermana del concejal, comentaban cómo el dolor no se extingue, aunque, eso sí, decían a quienes se acercaban a abrazarlas, ahora estamos más fuertes En pleno proceso según ETA En esta ocasión, aunque no se trataba de un aniversario redondo pues era el número doce, el blindaje de los escoltas (aún más férreo de lo que es ya habitual) revelaba las circunstancias especiales de ese proceso que según ETA sigue vivo y de la presencia en el camposanto del ex presidente del Gobierno, José María Aznar. Hubo palabras emotivas y vibrante evocación de la figura de Ordóñez, además de los ramos de flores que al día siguiente aparecieron destrozados. Ayer, el dirigente del Partido Popular del País Vasco Carmelo Barrio atribuyó a Batasuna esta miserable manipulación de los menores para echar por tierra los valores éticos más básicos y la Fundación Gregorio Ordóñez emitió un comunicado en el que demandó una política de firmeza y de derrota del terrorismo tras esta nueva demostración del odio que permanece en un sector de la sociedad vasca Sólo cabe exigir, añadía la nota de la entidad, que hechos tan execrables como los perpetrados ayer no queden impunes y que caiga sobre los responsables de tan cobarde y miserable atentado todo el peso de la ley También el PNV repudió con contundencia lo que calificó como ofensa brutal A Polloe, en la zona alta de San Sebastián, junto al barrio de Eguía, no ha llegado ni siquiera la paz de los cementerios