Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 OPINIÓN LUNES 29 s 1 s 2007 ABC REVISTA DE PRENSA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Juan Pedro Quiñonero La dictadura de escuela laica El valor de la vida En la novela de Los Miserables, el personaje central, Jean Valjean, pasa por robar una hogaza de pan a cumplir más y más penas y a envilecerse durante su larga estancia en la cárcel. Si Víctor Hugo viajase a nuestra época, se sorprendería de cómo ha cambiado el sistema penitenciario, o pensaría aquello que dijo su paisano Blas Pascal, de que la verdad es distinta a un lado y otro de los Pirineos. A menudo se oye que en otros países la vida vale poco, tal y como comprobamos cuando sus mafias actúan aquí. Sin embargo, somos nosotros los que la valoramos poco, cuando se aplican penas tan cortas por acabar con un ser humano. La laxa regulación del aborto, la paternalista y torpe Ley del Menor, o el caso Farruquito son muestras de esta grave situación que devalúa la propia vida. Pero hasta el fallo del pleno de la Audiencia Nacional, y con la posible excarcelación de uno de los etarras más sanguinarios, parecía que iba a cumplirse el más difícil todavía Que un pistolero con veinticinco asesinatos en su haber, ganase el chantaje al Estado con una huelga de hambre. De Juana, que ya era un miserable antes de entrar en la cárcel, no ha sufrido arrepentimiento en su conducta como demostraban sus chanzas a las víctimas por cada atentado realizado por sus colegas pistoleros. El fallo de la Audiencia Nacional seguirá retirando de la sociedad a este psicópata, cuya última operación la pretendía hacer desde la propia cárcel. Enhorabuena por la decisión judicial. Javier Martínez Soto. Madrid ZAPATERO Y ZAPATERA AS tribulaciones de J. L. R. Zapatero y Ségolène Royal, candidata socialista a la presidencia francesa, se comparan en los terrenos más inflamables. En París, Latin Reporters (LR) publica una larga crónica titulada: Zapatera, Zapatero... El País Vasco, Québec, Francia y España Tras el monumental tropiezo de Ségolène (Zapatera o Zapaterror, en algunos medios franceses) sobre Québec, recordando el ¡Viva Québec libre! del general de Gaulle, LR escribe con una brizna de ironía: Esa vía real royal hacia la relatividad de los Estados y las fronteras ha sido trazado por el socialista J. L. R. Zapatero, con su discurso muchas veces repetido, sobre un concepto de nación discutible y discutido La Zapatera francesa pudo quedar impresionada Sin embargo, los nacionalistas vasco franceses se quejan amargamente del nulo eco de sus exigencias, en París. Koldo Gorostiaga escribe en Le Journal du Pays Basque, en Burdeos: La República francesa rechaza toda identidad político- jurídica al País Vasco norte Actitud despectiva de los diferentes gobiernos franceses, de izquierda y derecha, ante las más modestas reivindicaciones nacionalistas En un terreno paralelo, en Suiza, La Presse publica un melancólico análisis sobre las familias nacionalistas catalanas, y saca esta conclusión: Los catalanes están cansados de las batallas nacionalistas y piden un respiro a su gobierno Cansancio de las batallas contra Madrid, cansancio de las luchas de poder entre los partidos, cansancio de los debates sobre el sentido verdadero de palabras como nación y autonomía Por el contrario, el síndrome Alcorcón continúa provocando llamaradas en las Américas. Washington Post teme nuevos disturbios. En Argentina, La Nación titula: Los argentinos temen el crecimiento de la xenofobia Y cita a varios argentinos que dicen cosas de este tipo: Nos amenazan gritando que volvamos a nuestro puto hoyo y hablan de una nueva Reconquista Clarín concluye: Se teme que la crisis de Alcorcón se extienda a otras ciudades L Cuando dos padres de un colegio proponen al Consejo Escolar del centro que retiren los crucifijos de las aulas, y el Consejo Escolar delibera y decide por mayoría que los crucifijos deben permanecer en su lugar, y entonces esos padres afirman que el Consejo Escolar no tiene potestad para decidir sobre estos temas, demuestra- -cuando menos- -menosprecio hacia un órgano de gobierno democráticamente constituido y hacia los acuerdos tomados por mayoría. Cuando unos padres afirman que la presencia de crucifijos por haber mayoría cristiana en el Consejo Escolar es comparable a la presencia de símbolos nazis aprobada por una hipotética mayoría fascista del citado órgano, lo que demuestran es un profundo desconocimiento de la realidad española y de nuestra historia cultural. Y también una manipulación dialéctica. La tradición de un pueblo es tradición porque no se reinventa en cada época histórica. Es independiente de acontecimientos transitorios. Es asumida por el pueblo como patrimonio cultural. Que sepamos, sólo las dictaduras han intentado manipular la tradición de un pueblo en su propio provecho. Íñigo Castrillón Valladolid Rico y bello castellano Cada vez que oigo en algún medio antiguas pesetas no puedo dejar de pensar en la falta del conocimiento del termino al cual se están refiriendo, pues nunca hubo antiguas, son pesetas, ahora tenemos euros, no tienen que ver nada con nuestra moneda anterior. Si lo que queremos es comparar el valor con nuestra moneda, lo que tenemos que hacer, es decirlo, pero no utilizar el termino antiguas pesetas Utilizamos mal nuestro rico y bello castellano. Pensemos antes de hablar. José Luis Sánchez de la Torre Las Palmas G. C. Laicismo y laicidad Me parece que en la política del Gobierno sobre la religión quedan algunas ideas por aclarar. En primer lugar, la total confusión de las palabras laicismo y laicidad. Laicidad es el planteamiento que tolera las prácticas religiosas y las fomenta, pues las considera como parte de la persona- ciudadano, teniendo en cuenta sus manifestaciones públicas. El laicismo ataca a la religión en cuanto que evita su ámbito externo. Las acusaciones que se hacen de fundamentalismo religioso no dejan de ser una generalidad. Creo que la actitud del gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero muestra, más bien, un fundamentalismo laicista que se traduce en un planteamiento antirreligioso. La pluralidad no es mala en sí, siempre y cuando exista la tolerancia que el laicismo del Gobierno actual no permite. Mariano Almela Martínez Valencia Intereses sacrificados Me cuenta un militante del PAR que empieza a circular en su partido la consigna de dar por amortizado el debate hidráulico y eludir a partir de ahora las referencias al trasvase. Los últimos datos y argumentos que están circulando por Internet están cuestionando gravemente el papel jugado por los dos partidos coaligados en el Gobierno de Aragón y la nula defensa que han hecho de la Reserva Hidráulica. La inclusión a última hora de esa Reserva en el Estatuto parece un intento de lavar la cara, ante la ausencia de iniciativas- -cuando no la directa oposición, en el caso del PSOE- -para su mantenimiento en el Plan Hidrológico. El PAR ha jugado en todo este asunto el papel de comparsa de los intereses socialistas, coincidentes con los del nacionalismo catalán: es decir, un papelón donde los intereses de Aragón se han sacrificado a la estabilidad de esa, para ellos, rentable coalición. Y no conviene que se sepa. Carmelo Lafuente Ruiz Zaragoza El derecho de nacer Obtener células a partir del cordón umbilical y el líquido amniótico no es suficiente para este Gobierno, y ahora da luz verde a un proyecto que aprueba la destrucción de embriones para la investigación, lo que es un nuevo atentado a la vida humana en su fase inicial. Un sector de la ciencia, está atentando con el derecho a la vida, con la aprobación del Ministerio de Sanidad. La vida empieza cuando se unen los gametos masculino y femenino. Todavía no se han dado resultado positivo alguno con las células embrionarias, mientras que con las adultas, que no presentan objeciones éticas, sí. Antonio Quiroga Fortún Leganés (Madrid) La piel contra la piedra La Televisión de Cataluña acaba de emitir La piel contra la piedra película de Julio Médem. Un documento cinematográfico en el que intervienen varias personalidades de la vida política con sus correspondientes opiniones acerca del conflicto vasco. Al inicio aparece un título que reza así: Esta película siempre echará de menos a quienes no han querido participar No hubiera estado de más que, citando otras ausencias, se echara también de menos a los que, por razones obvias, tal vez sí hubieran querido... pero no pudieron. La piel contra la piedra. Muy fina la piel. Muy dura la piedra. Jordi S. Barcelona