Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
66 MADRID Historias madrileñas DOMINGO 28 s 1 s 2007 ABC Antonio y Fernando Olivares, padre e hijo, quinta y sexta generación del negocio familiar, posan junto al retrato de sus antepasados, los que crearon el establecimiento hotelero Doscientos años al pie del cañón La Posada Olivares, en El Molar, abrió sus puertas en 1807 como casa de postas s Por aquí han pasado la Reina Isabel II y su hija La Chata cuando iban a los baños. Y Goya, Manolo Caracol, Lola Flores POR MARÍA ISABEL SERRANO FOTO JAIME GARCÍA MADRID. Al pie del cañón. Y nunca mejor dicho porque la familia Olivares sufrió la furia de los cañones de Napoleón Bonaparte cuando el estratega francés bombardeó las casas de El Molar, en plena Guerra de la Independencia. Hoy, el Hostal Olivares- -abierto en 1807- -sólo conserva de aquella época la puerta principal y una ventana, las dos únicas piezas que las bombas francesas no se llevaron por delante. Han pasado nada menos que doscientos años desde su apertura y este complejo de restauración y hostelería de la sierra madrileña presume de ir ya por la sexta generación de Olivares, una saga dedicada a los guisos caseros- -como los que hacía la abuela Evarista- los asados y, también, a atender en su histórica posada a los viajeros y caminantes que buscan el merecido descanso y un buen yantar. establecimiento, Antonio Olivares. De esta fonda ya se hablaba en tiempos de Pedro Romero. Por aquí han pasado, además, desde el vizconde de Llantero y el marqués de Murga hasta el conde de Romanones y el mismísimo Goya. Las crónicas del lugar cuentan que el el pintor aprovechó su estancia en El Molar para plasmar un lienzo de la plaza del pueblo en fiestas. Casa Olivares no ha cerrado nunca sus puertas. Abierta de par en par, siempre ha habido niños jugueteando y corriendo por sus estancias y sus fogones. Sólo así se explica que el negocio haya ido pasando de generación en generación con toda naturalidad. Ya tenemos nietos de corta edad que, en broma, van tomando notas a los clientes reconoce orgullosa Mary Ruiz. la primera televisión, la primera en instalar una cafetera eléctrica, artilugio que llegó aquí en el año 1956 El Hostal Olivares no es muy grande- -doce habitaciones- -pero sí familiar y entrañable. El Molar es un pueblo tranquilo que siempre ha estado a pie de carretera. Esa situación le ha venido bien a la familia que lo regenta desde hace dos siglos porque era paso obligado hacia el norte de España. Obligado o no, lo cierto es que este local ha tenido que ver con el rodaje de míticas películas. Ahí están, sin ir más lejos, títulos como 55 días en Pekín El fabuloso mundo del circo La caída del Imperio romano Rey de Reyes El zorro Bienvenido Mister Marshall y Alejandro Magno Y es que la época dorada del cine también llegó a El Molar de la mano de Samuel Bronston. Huespedes ilustres Desde luego que doscientos años de vida dan para mucho. Es prácticamente interminable la lista de personajes que han pasado por este recinto a lo largo de los dos últimos siglos. Como muestra un botón: la reina Isabel y su hija, la infanta conocida popularmente como La Chata tenían alquilada, durante todo el año, una de sus habitaciones que utilizaban cuando venían a la temporada de baños en El Molar, muy famosos por sus cualidades curativas y relajantes. La reina Isabel y su hija hicieron de nuestra casa su segunda residencia. Todavía conservamos de esta familia algún mueble que ellas utilizaban cuenta Mary Ruiz, la esposa del actual propietario del Cine y cante A Fitur 2007 para celebrar el cumpleaños Del 31 de enero al 2 de febrero próximos, la familia Olivares va a estar en Fitur 2007. Lo harán en la caseta 105 del pabellón 9 A, en el Ifema del Parque Juan Carlos I Aquí podrán degustar de los platos típicos de nuestra gastronomía y celebrar nuestro doscientos cumpleaños en nuestra casa, que es la suya dicen. Primeros en muchas cosas Este establecimiento fue parada de postas, casa de correos y telégrafos, gasolinera, centralita de teléfonos en la guerra civil, pista de baile muy afamada, pionera en aquello de escuchar la radio- -se puso la primera que hubo en el pueblo- Casa Olivares está cerca del cine porque sus actores y actrices han frecuentado sus salores. Por ejemplo: John Wayne, Liz Taylor, Richard Burton, Anthony Quinn y Alain Delon, entre los extranjeros. De los nuestros, Alfredo Landa, Gracita Morales, Pepe Isbert, Amparo Soler Leal En su famosa pista de baile han actuado muchos de los grandes A saber: Manolo Caracol, El Príncipe Gitano, Lola Flores, Juanito Valderrama y Rafael Farina, por citar unos pocos. El tiempo pasa. Ya lo han hecho dos siglos. Barruntamos que a esta Casa Olivares le queda fuelle para otro tanto.