Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 28- -1- -2007 El Gobierno regional se centra en dos alternativas para cerrar la M- 50 Elvira Rodríguez, consejera de Transportes 59 Los agentes tuvieron que lanzar disparos al aire y también pelotas de goma para disolver a los grupos Un centenar de periodistas cubrió la revuelta entre insultos centro joven. A las 18.20 horas, la primera revuelta. Los chavales intentaron hacerse fuertes en el espacio verde, pero los 200 agentes de la Unidad de Intervención Policial o antidisturbios (UIP) reventaron el primer conato de vandalismo. ¡Policía, asesina! era su proclama preferida. Entonces, se produjo una nueva escena de tensión: el centenar de periodistas congregados se vio situado entre el grupo de radicales y los antidisturbios Así fue como comenzó la lluvia de piedras sobre los informadores, una tónica que se repetiría durante las siguientes horas. Y comenzaron las carreras. Una, y otra, y más. De corto recorrido y duración, pero que fueron repitiéndose en diferentes puntos de la zona. Los vándalos arrojaron varios contenedores de basura en medio de la calzada zar la luna de un coche z de la Policía de Alcorcón. Esposado y a comisaría. Poco después, a otro joven que no se le ocurrió otra cosa que recoger una de las pelotas lanzadas- -según él- los agentes le redujeron a golpe de porra. Los agentes pidieron la documentación a decenas de implicados en los disturbios y les cachearon. A pesar de que no se presentaron bandas rivales, los participantes en la refriega no dudaban en vaticinar que en los próximos días podrían producirse enfrentamientos violentos con ultras y bandas latinas. Aquí se liará dentro de unos días, cuando no haya poli decía un chaval. Otro desafiaba: A mi amigo le dieron una paliza los latin kings ¡Así que ojo por ojo, y diente por diente! DE SAN BERNARDO Disparos al aire Hora y media después fue cuando se vivieron los momentos de mayor gravedad. Ocurrió en la avenida del Alcalde José Aranda, cuando los grupos, descontrolados, comenzaron a insultar y a agredir a los antidisturbios que prácticamente en todo momento actuaron de un modo contenido Pero la situación iba a peor por segundos. Incluso personas de mediana edad se encararon con los policías, les insultaron y criticaron la actuación del alcalde, el socialista Enrique Cascallana. Se oyeron varios disparos al aire, con la intención de disolver la concentración, pero fueron contestados con botellas de cristal y piedras, muchas piedras, incluso trozos de losetas. Los agentes fueron endureciendo su actitud, aunque hasta el final no lanzarían pelotas de goma y utilizarían la porra. Y llegó el primer detenido: varón, joven, mayor de edad, español e indumentaria oscura. ¡Ese le ha echado huevos, el tío! reía uno de los alborotadores. Los grupos se fueron disipando alrededor de las nueve y media de la noche. A esas horas, un joven intentaba destro- Antes de la revuelta, un grupo de jóvenes realizó una protesta pacífica FRANCISCO SECO El PP dice que existe un problema de delincuencia y Simancas contesta que no hay corleones El consejero de Presidencia de la Comunidad, Francisco Granados, opinó ayer que lo que hay en este municipio es un problema de delincuencia y que lo que hay que hacer ante un problema así es actuar con la Policía y con la Guardia Civil El consejero puntualizó al respecto que esperamos que eso sea lo que hagan la Delegación del Gobierno y el Ayuntamiento Por su parte, el candidato socialista a la presidencia regional, Rafael Simancas, señaló que en Alcorcón no hay corleones ni una escalada generalizada de violencia sino un estallido, limitado y atajado, de algunos jóvenes con valores reprochables Simancas criticó la actitud del PP ante los incidentes violentos que se produjeron la semana pasada, y acusó al partido de escurrir el bulto y endosar los problemas a mí y a Zapatero El presidente de la Federación de Municipios de Madrid, Luis Partida, consideró que lo que ha sucedido en Alcorcón podría suceder en cualquier otro municipio de la región y opinó que la seguridad es una cuestión de todos, independientemente de dónde residan las competencias Para Partida, en cualquier caso, se trata de un problema de seguridad