Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 28 s 1 s 2007 Perfil ECONOMÍAyNEGOCIOS 49 José Jané Solà s Catedrático jubilado de Economía Enrique Serbeto Maestro de economía efectiva Pocos cerebros en España concitan la unánime admiración como este profesor de Economía, ya jubilado, que ha marcado a varias generaciones de economistas españoles y que ha creado escuela POR JOAN CARLES VALERO BARCELONA. Pocos reconocimientos académicos y profesionales se prolongan durante tres años y culminan con la publicación de una miscelánea de homenaje: Economía efectiva de editorial Milenio. Una obra de 1.500 páginas distribuidas en dos tomos que acaba de salir al mercado y que es el resultado de la invitación de Juan Velarde, Jesús Timoteo, Fabián Estapé y Josep Vilarasau a más de un centenar de personalidades del mundo de la economía, la empresa y las finanzas. La respuesta sorprendió a los propios responsables del proyecto de homenaje a Josep Jané Solà al jubilarse de su cátedra económica, y el resultado es una obra en la que se toma el pulso al desarrollo de la economía actual y se anticipan análisis del porvenir. El reconocimiento académico y profesional al profesor Jané ha sido necesariamente poliédrico, como su personalidad, y va más allá de su labor pedagógica y científica, vinculada a las Universidades de Málaga y Barcelona durante 35 años. Su magisterio, además de influir en 140.000 economistas españoles, de los que catorce son actuales catedráticos, se prolonga merced a que creó la Escuela de Barcelona de Política Económica. También sentó las bases, en 1960, del turismo como el sector económico, con la creación del primer seminario de España. El profesor descubrió al turismo como un elemento básico de la acumulación de capital y motor del desarrollo económico español, junto a las remesas de los emigrantes de la época, en una visionaria anticipación de la civilización del ocio en la que nos encontramos. Su actividad al frente de la Sociedad Catalana de Economía completa el legado académico de Jané. Pero el homenaje en forma de libro también se motiva en su labor divulgadora de las cuestiones económivo orden en los mercados de bienes, productos y capitales basado en el conocimiento Jané también dio al sector laboral y a la política del capital humano un tratamiento como el factor más importante de la economía, para que el trabajo dejara de ser la Cenicienta de los estudios económicos. Entre otras razones porque anticipó que la mano de obra sería sustituida por el cerebro de obra y que el tiempo libre dejaría de ser residual para pasar a ser principal. También señaló la importancia de las infraestructuras viarias; logró cambiar, a caballo de la globalización, el verbo exportar por vender y se adelantó en su recomendación al sector financiero de que aprenda a intermediar la desintermediación Gracias a personalidades como la de Jané, una organización medieval como la universitaria perdura en el tiempo, porque él ha sabido mantener viva la dinámica entre el maestro y el discípulo. Pionero de la aplicación práctica del rigor económico, que trasladó en su incursión en el sector privado, Jané es uno de los responsables de la espectacular transformación de la realidad empresarial española. En una carta de José Luis Sampedro que incluye el libro, el escritor y catedrático de Estructura Económica recuerda que, como él, Jané no se cree que el beneficio y la rentabilidad sea el criterio definitivo para decidir las inversiones. Nobleza obliga. QUE REDUZCA EMISIONES LA COMISIÓN Menos de una semana después de que la Comisión Europea lanzase su ambiciosa hoja de ruta (vaya moda esta de las hojas de ruta, ¡hasta para ir al cine! contra el cambio climático, ha sido la primera institución en incumplirla y en aplazar sus propios objetivos en un capítulo tan importante como el de la reducción de las emisiones de los automóviles. Es el cuento de siempre: sobre el papel se contentan con lemas viejos y buscando el mínimo común denominador y no pasan de repetir lo que llevamos decenios escuchando. La Comisión privilegia lo que considera un éxito político cuando los países miembros le dicen que está de acuerdo, aunque sepa que la mayor parte de las veces sólo sean cosas que no les interesa cumplir. ¡Cómo si el señor Barroso no hubiera aprendido de la frustrante experiencia de la llamada estrategia de Lisboa Mejor haría en no añadir frustraciones a la opinión pública europea, que bastantes tiene ya. Cosas tan serias como el cambio climático tienen que ser abordadas con realismo y audacia. Sólo tenía que haberle preguntado al comisario de Industria, el alemán Verhoighen, si los fabricantes podría soportar las exigencias de la dichosa hoja de ruta sin causar males mayores a su capacidad de competir en el mercado y se habría evitado este desdoro. Pero ya que ha pasado, me permito sugerirle una idea: que la Comisión proponga a todos los Gobiernos de los países miembros que se comprometan a comprar solamente coches con un determinado y exigente estándar medioambiental y con innovaciones tecnológicas radicales. Eso garantizaría a los fabricantes un mercado seguro para poder hacer las inversiones necesarias, lo que a su vez mejoraría su competitividad y a la larga obligaría a todas las marcas del mundo a hacer lo mismo. Y lo que es más divertido, obligaría a los Gobiernos a retratarse para saber cuanto ejemplo están dispuestos a dar en los temas con los que se les llena la boca en los programas electorales. A ver si se atreven. eserbeto abc. es cas, como artífice de la alfabetización económica de nuestro país a través de los medios de comunicación y el mundo editorial. El maestro Jané siempre dijo que la economía es, simplemente, toma de decisiones entre usos alternativos y con medios escasos De ahí sus incursiones en el asesoramiento y la creación de empresas. Comandó el servicio de estudios de Banca Mas Sardà y llegó a ser consejero delegado del Banco de Expansión Industrial y del Banco de la Pequeña y Mediana Empresa en unos tiempos en los que se atendía poco al balance y los créditos solían concederse mirando a los ojos. El catedrático de Política Económica no podía abstenerse de colaborar con el sector público. Fue asesor de los ministros Barrera de Irimo y Cabello de Alba en los difíciles momentos de la crisis del petróleo de principios de los 70, y también asesoró al presidente Adolfo Suárez durante la Transición. De su estancia en Sue- cia apuntó la concertación social de la que los Pactos de la Moncloa fueron un buen ejemplo. Durante un trienio fue el delegado español en la ONU para las sociedades transnacionales. Es el primer representante español de la economía efectiva. La que conjuga teoría y práctica de un modo de entender esta ciencia como proveedora de instrumentos para hacer que la sociedad cambie y mejore. Una economía real y verdadera, efectiva en suma, en contraposición a la dudosa, o simplemente vacía respecto al mundo real. Una economía la de Jané muy en consonancia con la frase de Keynes, que son las ideas y no los tipos de interés las que acaban cambiando el mundo A decir de sus colegas y amigos, todos mentes preclaras, lo que más destaca de Jané es su capacidad de ver venir una prospectiva que practica desde hace lustros como pionero científico y práctico. A la reseñada alfabetización económica de la gente para dar paso a un nue-