Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 28 s 1 s 2007 Economía ECONOMÍAyNEGOCIOS 47 Frutas y hortalizas, no al gusto de todos La última reforma de frutas y hortalizas de la CE no deja indiferente a nadie. Para Bruselas el productor tendrá mayor autonomía para producir, mientras que para las organizaciones agrarias, la libertad de cultivo o el pago único ponen al sector contra las cuerdas JAVIER NATES MADRID. La Comisión Europea ha presentado esta última reforma de la Organización Común de Mercado de Frutas y Hortalizas con tres ideas muy claras: no habrá incremento presupuestario, mayor competitividad y menos intervencionismo por parte de Bruselas. Esta revisión obedece a la aproximación de este sector al resto de la política agrícola común, a fin de liberalizar los mercados. La Comisión confía en que el Consejo de Ministros de Agricultura y el Parlamento Europeo aprueben el texto definitivo a mediados del presente año para que pueda entrar en vigor a partir de 2008. Sobre el papel, la nueva OCM pretende fomentar una mayor competitividad y orientación hacia el mercado, reducir la fluctuación de los ingresos como consecuencia de las crisis, aumentar el consumo de frutas y hortalizas, así como reforzar la protección medioambiental. Como mayores novedades presenta la inclusión del sector en el régimen de pago único al igual que otros cultivos cuyas OCM ya se han reformado; la supresión de las ayudas a la exportación, y la posibilidad de que subvenciones procedentes de otros cultivos puedan ser destinadas a la producción hortofrutícola. Este último aspecto, el más polémico, ha desatado todo tipo de protestas por parte de las organizaciones de agricultores. Éstas consideran que esas ayudas desacopladas, procedentes de cultivos distintos a los hortofrutícolas, creará distorsiones en los mercados y competencia desleal por parte de quienes las perciben respecto a los que no lo hacen. En este sentido, se da una auténtica guerra de cifras. Los responsables de la Comisión hablan de ayudas estimadas entre los 300 y 400 euros por hectárea, una cantidad que- -según estiman- -no supone un peligro para explotaciones competitivas. Por el contrario, algunas organizaciones como Fepex aportan cifras de ayuda por hectárea como es el caso del algodón de alto rendimiento de 6.000 euros por hectárea. El sector español, en cifras Superficie total: 1.200.000 hectáreas, 800.00 dedicadas el cultivo de frutas y 400.000 hectáreas al de hortalizas. Producción anual, 25 millones de toneladas. El 40 se dedica a la exportación. Valor de la producción: 13.681 millones de euros. Representa el 36 de la producción final agrícola. Las exportaciones de fresco y transformado ascendieron a 9.500 millones de euros en 2005. Empleo: 500.000 personas. 109 millones de jornales al año. Criterios objetivos de ayuda La Comisión establece que las subvenciones ya existentes serán disociadas y, por tanto, aumentarán los límites presupuestarios máximos de cada país aplicables al régimen de pago desacoplado. Por tanto, serán los propios Estados los que establecerán importes de referencia y determinarán qué agricultores podrán optar a los nuevos derechos. Se transferirán al régimen de pago único 800 millones de euros. Otro aspecto importante del texto es la eliminación de todas las ayudas a la transformación, que actualmente existen para tomate, cítricos, pera y melocotón, higos, y uvas pasas. Hay mucho en juego en esta reforma, no en vano la producción hortofrutícola representa el 3,1 del presupuesto agrícola de la UE y el 17 del total de la producción agrícola, y España es uno de los pesos pesados. Mayor libertad para el agricultor y simplificación de las normas J. N. MADRID. En los últimos diez años el sector se ha enfrentado a una gran presión por parte de las cadenas de distribución, que asumen un importante papel a la hora de fijar los precios. Los responsables de la Comisión califican esta reforma como una decidida apuesta para los agricultores para reequilibrar y dar valor añadido a toda la cadena: desde el productor hasta el consumidor final. La responsabilidad, por tanto recae, según la CE, sobre los agricultores, dándoles total autonomía y acabando con algunas de las rigideces que tenían hasta ahora a la hora de agruparse en torno a las Organizaciones Profesionales (OP) y sus programas operativos. Lo que se pretende ahora es simplificar las normas. Los productores podrán afiliarse a distintas OP para cada producto, e incluso a más de una, y no como hasta ahora que sólo existían siete: frutas, hortalizas, productos para transformación, cítricos, frutos de cáscara, setas y una genérica para todo tipo de frutas y hortalizas. Con la nueva reforma, los agricultores dispondrán de una ayuda cofinanciada, que en algunos casos llegará hasta el 60 -en vez del 50 -en aquellos sectores donde la producción comercializada a través de las OP sea inferior al 20 así como en los nuevos Estados miembro con el fin de fomentar su creación. Este mecanismo servirá para gestionar las crisis. La retirada del producto será llevada a cabo ahora por las OP y no por los fruticultores. Estos organismos contarán con un presupuesto de 700 millones. PRODUCCIÓN HORTOFRUTICOLA DE LA UE Valor del precio de producción. En porcentaje Portugal 3 Reino Unido 5 Polonia 5 Alemania 5 Grecia 6 Bélgica 2 Hungría 1 Otros países 4 La Comisión es consciente del bajo consumo hortofrutícola que hay en la UE. Sólo Italia y Grecia superan la ingesta diaria de 400 gramos que recomienda la OMS. Las OP podrán incluir la promoción al consumo en programas operativos. La cofinanciación será del 60 si se dirige a niños en edad escolar. En el comercio exterior, la eliminación de las ayudas a la transformación aportará una notable simplificación, al igual que las normas relativas a las OP y la supresión de las restituciones por exportación. Las organizaciones critican que la Holanda 5 Francia 12 Italia 24 CE no ponga ningún tipo de garantías para controlar las concesiones comerciales a terceros países que vulneran la preferencia comunitaria. Aseguran ademá que es imprescindible que las importaciones cumplan los mismos requisitos de calidad y seguridad como ha- cen los agricultores europeos. En medidas medioambientales, la integración al régimen de pago único significa la condición obligatoria para el agricultor que se beneficie de esas ayudas. Además, cada programa operativo destinará a este fin el 20 de sus gastos. ABC Fuente: Comisión Europea Potenciar su consumo ESPAÑA 29