Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
42 ECONOMÍAyNEGOCIOS En portada s La ruptura del mercado interior, de vuelta a la actualidad DOMINGO 28 s 1 s 2007 ABC (viene de página anterior) necesidad de prevenir que no haya ruptura de la unidad de nuestro mercado doméstico, porque esto impedirá crecer y fortalecerse, en especial a nuestras medianas y pequeñas empresas, que son la mayor fuente de empleo en España Y Cuevas concluye, seguiremos en nuestro empeño de defender una España internamente más cohesionada y al mismo tiempo más abierta al mundo Pero la fragmentación existe y los visos de acabar con ella no son muy halagüeños. Miguel Arias Cañete, portavoz económico del PP, critica que mientras en Europa se aboga por el establecimiento de un mercado interior único transponiendo más de 300 directivas para armonizar todas las legislaciones, en España por razón de protagonismos identitarios estamos fragmentando en temas fundamentales como distribución comercial, transportes, embalajes, o telecomunicaciones Desde el PP se han sugerido tres modelos como alternativa a esta situación: o no hacer nada y dejar que sea la competencia entre comunidades la que establezca que las más liberales puedan tener más desarrollo económico; la reforma constitucional; o, la creación de mecanismos intermedios de cooperación en el que por la vía del dialogo entre el Gobierno y las comunidades autónomas, se establecieran sistemas racionales de detectar las anomalías en el mercado y cómo se pueden corregir Arias Cañete destaca además que en el PP están más por la labor de que se ponga en marcha un consejo interterritorial con una secretaría permanente que pueda servir de órgano de diálogo y de consenso. Las empresas podrían así trasladar a este órgano las anomalías que encuentran para su implantación en el territorio español asegura. También ha explicado que cada legislación autonómica debería tener una memoria especial de unidad de mercado y que se ponga en marcha la Agencia de Evaluación de Políticas Públicas, que evalúe la eficacia y eficiencia de dichas políticas públicas. EUROPA, UNIDA; ESPAÑA, ROTA La multiplicidad de normativas en España se extiende a todos los ámbitos: Comercio (número de días no laborables, horarios, publicidad, etiquetado... Transporte de mercancías Sector inmobiliario Mercado laboral Compras públicas Sanidad Cultura Tasas de la ITV Licitación de obra Industria (seguridad, contaminación industrial... Grandes superficies (licencias, apertura en festivos, rebajas, horarios, impuestos... Medio ambiente (tratamiento de residuos, delimitación de zonas protegidas, localización de comercios e industrias... Con las últimas reformas estatutarias este espinoso asunto se vuelve a la actualidad, si bien las denuncias sobre la falta de unidad de mercado en España no son nuevas Fragmentación por sectores El hecho es que la fragmentación está ahí y ejemplos hay muchos. Estos se evidencian en los distintos sectores económicos y empresariales. Así, según apunta Víctor Torre de Silva, profesor del Área Jurídica del Instituto de Empresa y Letrado del Consejo de Estado, uno de los mercados más castigados por la maraña regulatoria y por la descoordinación entre las autoridades es el de los establecimientos comerciales, su apertura, horarios y fun- cionamiento. Debido a las numerosas restricciones en las regulaciones nacionales, el sector no ha podido ni puede desarrollar todo su potencial de crecimiento en beneficio de los consumidores se han quejado en varias ocasiones desde Anged, patronal que engloba a grupos como El Corte Inglés, Alcampo, Ikea, Eroski o Carrefour. El sector mantiene paralizadas inversiones estimadas por valor de 3.000 millones de euros por las trabas impuestos a su actividad. Además, la reducción de horarios comerciales les ha impedido crear 3.000 nuevos puestos de trabajo al mismo tiempo que se han gastado unos 30 millones de euros por el coste de las nuevas tasas regionales. Lo que parece estar claro es que la paciencia de las grandes superficies se había agotado ya hace tiempo. Fuentes del sector aseguran que esperan soluciones en el medio plazo, si bien se muestran escépticos de que vaya a ser así. Seguimos siendo una actividad económica fuertemente intervenida, donde prácticamente todas las actuaciones empresariales están planificadas y controladas por la Administración dicen. El ejercicio pasado fue duro para el negocio de la distribu- Algunos ejemplos de ruptura del mercado La maraña legislativa que predomina en España, como consecuencia de la transferencia de competencias a las comunidades autónomas, tiene consecuencias muy directas sobre los diferentes sectores económicos y empresariales. Algunas materias que sufren la fragmentación del mercado interior por estar reguladas de forma diferente según cada comunidad son: 1. -Instalación de grandes superficies comerciales. 2. -Horarios comerciales. 3. -Periodos de rebajas. 4. -Tarifas de la ITV. 5. -Seguridad alimentaria. 6. -Despidos colectivos. 7. -Lengua: etiquetados, billetes, enseñanza, etc. 8. -Transporte de mercancías por carretera. 9. -Subvenciones. 10. -Regímenes de vivienda protegida. 11. -Medios de comunicación. 12. -Publicidad de bebidas alcohólicas. 13. -Arrendamientos urbanos. 14. -Juegos y apuestas. ción. Por ejemplo, Aragón fue la última en unirse a otras comunidades como Asturias, Cataluña y Navarra, al crear un impuesto específico sobre las grandes superficies, mientras que la mayoría de las comunidades ya exigían licencia para abrir supermercados mayores de 400 metros cuadrados y otras tantas mantenían en vigor varias moratorias para conceder nuevos permisos de apertura. Este tipo de obstáculos ha propiciado que las decisiones de los operadores del sector no respondan en todos los casos a criterios de lógica empresarial, sino que, en cierta medida, se vean distorsionadas por los condicionantes regulatorios. Uno de los aspectos que propicia la ruptura de la unidad de mercado es que las empresas españolas disminuyen su inversión en territorio nacional y se plantean destinar ese dinero a otros mercados externos apunta el profesor Torre de Silva. La fuga de empresas al final penaliza las inversiones internas y puede penalizar al consumidor, además de inducir al sobrecoste, lo que repercute en unos precios más caros concluye. El problema no le es ni mucho menos ajeno al Tribunal de Defensa de la Competencia (TDC) que en alguna de sus decisiones, lejos de dar la razón a las demandas de las comunidades implicadas, ha dictaminado a favor de las empresas. Así, por poner un caso no muy lejano en el tiempo, tras estudiar la compra por parte de Dia y Carrefour de algunos hipermercados Dinosol, el Tribunal aseguraba a finales del año pasado en su informe que las autonomías han creado una maraña legislativa que además de romper la unidad de mercado es completamente ineficiente, dificulta la entrada de nuevos operadores, incrementa los precios, perjudica a los consumidores y contribuye a la creación de monopolios locales frenando así la creación de empleo El problema, pues, no es quién hace las normas, sino cómo se aplican y quién tiene la facultad de exigir que se cumplan. Por ejemplo, la Generalitat catalana ha dejado pasar casi una docena de años para permitir que se puedan construir grandes superficies comerciales en su comunidad. La razón que daba era que tanto establecimiento de estas características perjudicaba, sin duda, al pequeño y mediano comercio. Pues bien, nada más lejos de la realidad. Madrid, con normas bastante más permisivas para la construcción de grandes superficies, ha creado en once años 13.582 pequeños y medianos comercios, mientras que en Cataluña han desaparecido más de 12.300, de acuerdo con el Directorio Central de Empresas. En las comunidades que defienden modelos más liberales en materia, por ejemplo, de horarios o aperturas en festivos o periodos de rebajas, como Madrid o Murcia, el crecimiento económico es más alto. Si hubiera esta libertad en toda España, el consumidor se vería más beneficiado porque al estar igualado el nivel de competencia los precios bajarían y el desarrollo económico sería mayor explica Juan Ignacio Sanz, profesor de Esade. ABC Eduardo Revaldería Interpretación de directivas Otro sector a destacar es el de la alimentación. En la actualidad, en España, en materia de seguridad alimentaria rigen las directivas comunitarias.