Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
38 INTERNACIONAL DOMINGO 28 s 1 s 2007 ABC Somalia vuelve a retroceder con la ayuda de Occidente EE. UU. y Etiopía desmantelan la esperanza despertada por los Tribunales Islámicos con el argumento de que amparaban a Al Qaida POR ALFONSO ARMADA ENVIADO ESPECIAL Mar Rojo ER IT RE A YEMEN Golfo de Edén Caluula Hargeysa ETIOPÍA SOMALIA Eyl Baledogle JOWHAR (SOMALIA) Fue un breve espejismo. Seis meses de orden y justicia islámicos después de 16 años de desgobierno y guerra de clanes contra clanes, sub- clanes y sub- sub clanes. Financiados por la Agencia Central de Inteligencia, los señores de la guerra que habían hecho de la muerte, la extorsión en puertos y aeropuertos y el tráfico de drogas un negocio floreciente, fueron derrotados por un insólito movimiento de Tribunales Islámicos que, primero en Mogadiscio, poco después en todo el sur y centro de Somalia, pusieron en fuga a los señores de la guerra en un movimiento que pretendía poner con el tribalismo de los intrincados clanes que tejen y destejen el laberinto somalí. Por poco tiempo. KENIA Marka Mogadiscio ÁFRICA ABC Hobyo Belet Weyne El Dere Jowhar cos empezaron su actividad, estaban en precario, sin apoyo comunitario, pero cuando los somalíes se dieron cuenta de que los señores de la guerra pretendían seguir vendiendo a la gente como si fueran animales, la comunidad se preñó furiosamente contra los señores de la guerra El parto fue un bebé llamado Unión de Cortes Islámicas. El resultado final fue la erradicación de los señores de la guerra tanto de la capital como del sur y el centro del país, excepto Baidoa donde tenía su sede el Gobierno de Transición y la región de Ghedo El clan hawiye Durante su tiempo de vida los tribunales lograron reabrir el puerto y el aeropuerto internacionales de Mogadiscio, cerrar el resto de puertos y aeropuertos excepto los regionales como el de Jowhar, limpiar las calles de la capital, instalar nuevas autoridades en las regiones bajo su mando y reconocer la existencia del GFT. Ganaron apoyo inicialmente del clan hawiye, que controla parte de Mogadiscio, pero estaban infrarrepresentados en el gobierno de transición, y sobre todo de hombres de negocios y pequeños financieros hartos como buena parte de la población, de la degradación de un país sin Estado y por lo tanto sin policía, servicio sanitario o educativo, que ha descendido al furgón de cola del desarrollo humano. Pero como reconoce la presidenta del Grupo de Mujeres de Jowhar, Haliimo Mohamed Haji, el problema surgió cuando después de implantar la seguridad empezaron a recortar la libertad La UCI se dividió entre dos sectores: uno encabezado por Sheikh Sharif Ahmed, OCÉANO PACÍFICO antiguo profesor de geografía, dispuesto a entablar conversaciones pacíficas con el GFT, los etíopes y los americanos, y otro dirigido por Sheikh Hassan Dahir Aweys, cabecilla del sector más militante y radical, que figuraba en lista negra de los Estados Unidos por haber tomado parte en la yihad y estar implicado en la muerte de ciudadanos occidentales. Este sector, en el que había figuras poco recomendables del mundo fundamentalista, llamado Al- Shabab, consideraban gaalo (infiel) a quienes trabajaban para organizaciones humanitarias (como Médicos sin Fronteras) dirigidas por cristianos Elementos no recomendables Entre sus elementos menos recomendables destacan Aden Hashi Ayro que combatió en Afganistán, y Hassan Abdullah Hamid Turki (de Ogadén) que como el propio Aweys ejerció de comandante en el movimiento islamista Al Itihaad al Islamiya. Ellos fueron los que cometieron graves errores estratégicos y se enajenaron el apoyo de buena parte de la población que al principio les recibió con entusiasmo al prohibir el fútbol, la venta y consumo de qat (hierba anfetamínica) presionar a organizaciones de mujeres como la de Jowhar (con la amenaza de impedirles trabajar fuera de casa) y la prohibición del cine o de difundir música en las emisoras de radio, medidas que recordaban al extremismo de los talibanes afganos. Su abierto desafío contra Etiopía y el GFT, además de contra Estados Unidos, fue el principio del fin de los tribunales. Hasta que empezó el recorte de derechos, habían llegado a dis- N 0 150 Km Ofensiva Con el argumento de que los islamistas amparaban el terrorismo de Al Qaida, Estados Unidos y su mayor aliado en la zona, Etiopía, lanzaron a fines de diciembre una ofensiva que acabó con el efímero reino de la Unión de Cortes Islámicas (UCI) Aunque han instalado en Mogadiscio el mal llamado Gobierno Federal de Transición (GFT) formado por los más destacados miembros de la cofradía de los señores de la guerra sin el controvertido paraguas de miles de soldados etíopes que han invadido a su vecino, es difícil que sobreviva. Somalia parece volver a la casilla de salida, con la población civil sometida al arbitrio de sus verdugos amparados por la comunidad internacional. Después de más de una década de atizarse, los señores de la guerra forjaron con el pegamento de la CIA en febrero de 2006 la variopinta e imaginativa Alianza para la Restauración de la Paz y el Terrorismo (la Alianza) Como dice un vecino ilustrado de Jowhar (noventa kilómetros al norte de Mogadiscio, en la región central y mejor regada del país) que prefiere guardar su nombre: Cuando los Tribunales Islámi- frutar de casi un 75 por ciento de apoyo popular. Que después de más de 15 años, los vecinos de Mogadiscio pudieran pasearse por toda la ciudad y atravesar sin miedo la ignominiosa línea verde que la dividía en dos mitades fue considerado por algunos como un momento dorado Formado en Kenia en 2004, fruto de 14 iniciativas de paz, el Gobierno Federal de Transición apenas ha controlado más metros cuadrados en Somalia que la ciudad de Baidoa (al sur y lo bastante cerca de Etiopía para disfrutar de su ejército