Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN DOMINGO 28 s 1 s 2007 ABC AD LIBITUM CADA MOCHUELO A SU OLIVO N 1666, después de una peste que se llevó por delante a más de 70.000 vecinos, Londres padeció un tremendo incendio que arrasó cuatro quintas partes de la ciudad. Sobre los rescoldos de aquella desgracia nacieron las primeras compañías de seguros. Sus clientes lucían en la fachada de las viviendas aseguradas una chapa metálica con las insignias de la compañía aseguradora. Cada una de ellas había formado un equipo de bomberos que, ante cualquier alarma, acudía presuroso a sofocar, en sus primeros brotes, las llamas amenazadoras de un nuevo siniestro. Lo curioso es que cada asegurador actuaba en los edificios de su clientela, no en M. MARTÍN los próximos. Cada cual FERRAND en el incendio de su asegurado y nunca en el de los demás. Tengo la creciente sensación de que en la España de hoy, ya en el siglo XXI, funcionamos como los bomberos del Londres del XVII. Cada mochuelo a su olivo, lo que, siendo absolutamente español y concordante con la tradición y la Historia, constituye un inmenso disparate. El Título VIII de la Constitución, mucho más demoledor que benéfico, tiene mucho que ver con esa atomización de intereses, recursos, problemas entendimientos y soluciones. Ahora, por ejemplo, la inseguridad ciudadana, que se palpa, es una de las inquietudes generalizadas entre los españoles; pero, lejos de buscar una solución generalizada y conjunta para tan abrumador problema, el Estado, descoyuntado, reparte sus fuerzas y herramientas entre 17 autonomías y, cada una de ellas, entre los municipios que la integran. Así, por ejemplo, el president de la Generalitat puede decir, sin que le afloren los colores, que la sensación de inseguridad en Cataluña es pasajera También entiende José Montilla, que ve cruzar ante sus ojos los somatenes que organizan los vecinos ante la pasajera circunstancia, que los medios de comunicación contribuyen a engrandecer el ambiente del miedo ciudadano ante los secuestros, atracos, extorsiones y asesinatos que conforman una realidad de la que se deriva esa sensación. ¿Será igualmente pasajero el germen? A los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, mal pagados, poco reconocidos y menos dotados en hombres y medios de lo que sería deseable, se añaden las policías autonómicas y municipales. Tienden a funcionar, en la calamidad del diseño nacional, como los bomberos de Londres en el XVII. Acuden todos, en tropel, donde brota la alarma; pero, cuantos no identifican el problema como propio de su clientela con chapa en la pared, se retiran ordenadamente. Desgraciadamente la caricatura es un retrato fiel de lo que nos pasa en este orden de cosas. Los servicios de información no coordinan suficientemente sus datos y la actuación de los efectivos reales, cada cual a su manera, habla a las claras, en razón del crecimiento delictivo, de la ineficacia del diseño y la ordenación política. ¿Será algo pasajero PROVERBIOS MORALES CURAS E U raba) Ford maquilló hábilmente la realidad histórica N día cualquiera de 1975, mientras la farándula para tranquilizar las conciencias de la diáspora irlanse declaraba en huelga tras treinta y seis años de desa que lo aclamaba en América y que, veinte años desleales servicios al régimen, en una iglesia madripués, se convertiría en el principal soporte financiero leña de barrio menestral los tibios y los ateos asistían del IRA. fervorosamente a misa para despistar al supervisor de Los literatos y los historiadores de la Irlanda contemla diócesis y salvar a su párroco más o menos preconciporánea han desmentido por completo esta visión edulliar de un traslado forzoso. No se trata de una historia corada (basta hojear las novelas populares de Frank Mcreal, sino de la última entrega de la serie Cuéntame, emiCourt o Roddy Doyle para cerciorarse del fin del tida por TVE- 1 el pasado jueves. idilio) Por eso, el recurso de los guionistas de El episodio está calcado, por supuesto, de Cuéntame al viejo truco de Ford resulta por lo aquella secuencia de El hombre tranquilo, de Jomenos chusco en estos tiempos de laicismo ramhn Ford, en que, una vez terminada la homérica pante. El problema del progresismo español no pelea entre Thornton (John Wayne) y Donaher es que se esté inventando una guerra civil a su (Victor MacLaglen) los vecinos católicos de Ingusto. Es que ni siquiera tiene claro lo que fue el nisfree, incluyendo al párroco, aclaman al obisfranquismo. Cuéntame constituye un precioso po anglicano durante la visita de este al pintoresmonumento a la memoria histórica... de sus auco pueblo irlandés, haciéndose pasar por la JON tores. Como evocación de la España de Franco inexistente feligresía del vicario local de la IgleJUARISTI vale tanto como Los chicos del Preu, de Pedro Lasia de Inglaterra. En su juventud, el gran poeta zaga, con signo ideológico opuesto. La tragedia de la Iglenacionalista (y protestante) William Butler Yeats escrisia católica española, desconcertada por el Concilio Vabió un magnífico poema sobre la isla lacustre de Innisticano II y dividida en banderías inconciliables- -y perfree, en el condado de Sligo: una variante del tópico de la dón por el retruécano- -ni siquiera se asoma a la saga de vida retirada donde oponía la paz idílica del campo a la los Alcántara. No ya en 1975: diez años antes se iniciaba agitación de Dublín. La Innisfree de Ford no es la isla de una apostasía en masa que vació los seminarios y nuYeats, sino una aldea imaginaria de la República de Irtrió a la extrema izquierda (y en el País Vasco, a ETA) landa bajo el segundo gobierno de Eamon de Valera. El anticristianismo programático y militante de Yeats no pudo acabar sus días en Innisfree ni en Slinuestra progresía no tiene las mismas causas que la ingo. Murió en Francia, a comienzos de 1939. Los republidiferencia religiosa generalizada en países de antigua canos pugnaban entonces por excluir de la política a la secularización. Delata, por el contrario, el cercano oriminoría protestante, y Yeats, que había sido senador del gen eclesial de la izquierda- -excluyo al hoy insignifiEstado Libre, sufrió durante sus últimos años una suercante partido comunista- -y el correlativo fracaso de te de ostracismo tácito. Como él, otras figuras descollanuna educación católica administrada en dosis homeopátes del renacimiento literario irlandés murieron en un ticas. Quizá sea este último aspecto lo único que queda exilio no reconocido (O Casey en Inglaterra; Joyce, en medianamente claro en Cuéntame: el sopicaldo mental Suiza) preludiando lo que iba a ser el destino de otros de unas generaciones que se aburrían en misa y que brillantes disidentes como Samuel Beckett. Todavía en creen, como Carlitos Alcántara, haber estudiado el cate 1952, cuando Ford estrenó su película, la vida no era cócismo del padre Ripalda. No es de extrañar que piensen moda en la Irlanda rural para los protestantes, y que en que el socialismo consiste en encabronar a los católiel Ulster presbiteriano se humillara a los católicos no cos. Ay, si don Pablo Iglesias levantara la cabeza... hacía su situación más llevadera (al contrario: la empeo- -Mi Gobierno mantiene el más escrupuloso respeto por la independencia de los jueces. Baltasar: pregúntame a continuación...