Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
74 SÁBADO 27- -1- -2007 ABC CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo La cría del lince en Doñana espera su segunda generación ABC constata que el programa de reproducción da frutos: tres hembras podrían haber sido fecundadas, entre ellas Brisa, nacida en 2005 en El Acebuche ARACELI ACOSTA EL ACEBUCHE (DOÑANA) Unos roncos maullidos nos reciben en la finca que alberga el Centro de control de fauna silvestre de El Acebuche, en el parque nacional de Doñana. No los vemos, pero los linces que forman parte del Programa de Cría en Cautividad están a menos de 200 metros de nosotros. Una decena de campeos, que van desde los 150 a los 550 metros de superficie, con matorral bajo y troncos secos, simulan el hábitat de este felino, el más amenazado del mundo. Pero aquí están a salvo de las amenazas que les acechan en el campo, y sobre todo de los humanos que tanto han transformado sus territorios, aunque no se libran de las miradas indiscretas a través de las pantallas de ordenador que siguen sus movimientos durante las 24 horas del día. Decenas de cámaras estratégicamente instaladas y una veintena de micrófonos recogen cada movimiento y sonido de estos animales. trid Vargas, directora del Programa de Cría en Cautividad de la especie. Hay tres parejas que ya han copulado Se trata de Saliega y Jub, Aura y Garfio, y Brisa y Arcex. Las dos primeras hembras ya son adultas (tienen cinco años) y además Saliega ya tiene experiencia en estas lides. No en vano fue ella la que en 2005 dio a luz tres cachorros de lince- -dos hembras y un macho, aunque una moriría después en una pelea con su hermano- en un hecho considerado histórico por los expertos por ser la primera vez que se lograba el nacimiento de linces en cautividad. Tres hembras, en el punto de mira Saliega. Hembra de Sierra Morena, del año 2002. Tercer cachorro de su camada, fue capturada cuando tenía aproximadamante un mes para ser incorporada al programa de cría. El 28 de marzo de 2005, 64 días después de las primeras cópulas observadas con Garfio, parió tres cachorros: Brezo, Brisa y Brezina, los primeros linces ibéricos nacidos en cautividad. El año pasado parió dos: Castañuela y Camarina, después de haber copulado sucesivamente son Garfio y Cromo. Aura. Hembra de Doñana. Tercer cachorro de su camada, capturada cuando tenía un mes para ser incorporada al programa de cría. Se crió junto a Saliega. Los resultados hormonales indican pseudogestación en las temporadas de 2005 y 2006. Brisa. Primera hembra criada en cautividad. Nacida en el centro de cría de El Acebuche el 28 de marzo de 2005, de Saliega y Garfio. En la camada también estaban Brezo y Brezina, pero una pelea de hermanos provocó la muerte de ésta última. La estirpe de Saliega El caso de Brisa es, si cabe, aún más especial, no sólo porque aún es subadulta (tiene dos años) por lo que podría tener escaso éxito reproductor (muchas veces tienen embarazos psicológicos y partos prematuros) y no se sabe si en caso de haber sido fecundada y parir podrá sacar a sus crías adelante, sino también porque ella pertenece a esa primera camada que nació en cautividad hace dos años. Por tanto, si todo saliera bien, estaríamos hablando de los primeros nietos del programa de cría en cautividad, al tiempo que la abuela Saliega, también podría tener cachorros este año. Sin embargo, a falta de un test de orina que sea capaz de detectar los embarazos a partir de la presencia de una hor- mona (la relaxina) lo estamos poniendo a punto, explica Vargas, porque aún da muchos falsos positivos habrá que esperar casi hasta el momento del parto para saber si las cópulas han sido efectivas. Fagocitan a sus crías Por eso la directora de este programa se muestra muy cauta a la hora de valorar los tres cortejos exitosos que ha habido hasta el momento, y advierte de que incluso en el caso de que esos embarazos fueran adelante, no hay ninguna garantía de que los cachorros sobrevivan a los primeros días. Saliega ha demostrado ser una madre estupenda afirma Astrid Vargas, pero las hembras primerizas suelen tener un 50 por ciento de posibilidades de sacar adelante a las crías. Además, en muchos casos las canibalizan, y en cambio al año siguien- Seguimiento exhaustivo No podemos asegurarlo, pero tal vez los maullidos que nos dieron la bienvenida fueran de Cromo, un macho de casi cuatro años, al que vemos en las pantallas en sus intentos de cortejo a Adelfa. Están a punto explica Maider, veterinaria y etóloga, que está hoy en el turno de vigilancia en esta especie de estudio de Gran hermano donde los linces son los únicos protagonistas. Han hecho intentos de acercamiento a las dos de la madrugada y esta mañana. Él le ha enseñado los genitales y ella se ha revuelto, pero les queda poco Maider va tecleando en el ordenador todo lo que ve a través de las pantallas. Cromo: junto a Adelfa, la mira constantemente ha escrito hace sólo unos minutos. Muy descriptivo, aunque en ningún caso puede sustituir a esas imágenes tan tiernas que nos muestran las pantallas. Pero ya hay tres parejas que han pasado de las miradas a la acción. Así nos lo confirma As- Decenas de cámaras y una veintena de micrófonos vigilan permanentemente a los linces las 24 horas A falta de un test que detecte los embarazos, habrá que esperar para saber si las cópulas han sido efectivas te son madres excelentes. La gestación ronda los 60- 65 días dice Vargas, por lo que los partos podrían producirse a finales de marzo. Por si las previsiones fallan, aún quedan por copular tres parejas de adultos y otra subadulta. Brezo: muy juntito a Boj (hembra) apoyando la cabeza sobre ella había escrito por la mañana Maider en el ordenador. Han pasado las horas, y al sol Diva es nombre de lincesa Daurel, Dragón, Durillo, Durazno, Diva... son sólo algunos de los nombres que podrían asignarse este año a los linces que tal vez nazcan gracias al Programa de Conservación ex situ Este año toca la letra D explica Astrid Vargas, mientras sostiene un grueso tomo: es El Dioscórides renovado. Plantas medicinales de donde cada año van sacando los nombres de los cachorros recién nacidos no sólo en cautividad, sino también en estado silvestre. El año pasado fueron Camarina, Castañuela, Cynara, Candiles, Cardo, Cuco y Córdoba. La B dio nombre en 2005 a Brisa, Brezo, Boj, Beta y Biznaga, el primer año de nacimientos en cautividad. Así, tanto técnicos como investigadores pueden saber la edad de los animales con tan sólo conocer su nombre. En la actualidad, hay 17 linces en el Programa de Cría en Cautividad que se desarrolla en el centro de El Acebuche, en Doñana. Eran 21, pero esta semana salieron cuatro rumbo al centro de La Aliseda, en Sierra Morena (Jaén) que esta primavera comenzará a funcionar, uniéndose así al programa de cría de El Acebuche y el zoo de Jerez.