Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
70 CULTURAyESPECTÁCULOS SÁBADO 27 s 1 s 2007 ABC Las estrellas siguen brillando Los actores y actrices del cine clásico siguen iluminando el firmamento cinematográfico. Como los que protagonizan El tercer hombre que llega mañana a los kioscos, gratis, con ABC MANUEL MUÑIZ Cuando decimos que una película es un clásico no estamos hablando tanto de su calidad, de los premios recibidos o de su éxito comercial: estamos diciendo que hay algo en ella que ha quedado grabado en la mente de los espectadores, en nuestra cultura popular, y que una y otra vez es sacado a relucir como una referencia que a todo el mundo le resultará familiar. A veces son las películas las que se graban en nosotros, pero muy a menudo son los actores y las actrices, las grandes estrellas, quienes adquieren un aura propia. A veces, el aura de la película y el del actor se mezclan perfectamente. Es el caso de ¡Qué bello es vivir! La película de Frank Capra es tal vez la historia más homenajeada, parodiada y citada en la cultura popular, ya que un sinnúmero de series de televisión- -principalmente estadounidenses- -han decidido mostrarle a uno de sus personajes qué hubiera sucedido si nunca hubiese nacido. Pero no sería la misma película si no la hubiese protagonizado James Stewart, que se ha convertido para muchos en el icono de lo recto y honesto, el perfecto hombre al que seguir. Así que cuando el actor secu nda rio Ronald Reagan fue elegido presidente de los EE. UU. resultó inevitable que alguien comentase que sería más creíble si Stewart hiciese de presidente y Reagan de su mejor amigo. Pero él no era la única encarnación del héroe- -no necesariamente de acción- -americano. El extremo conservadurismo de Stewart hizo que muchos prefiriesen tomar como modelo a Gregory Peck. Ya fuese adaptando a Hemingway (como en Las nieves del Kilimanjaro o en su inmortal personaje de Atticus Finch, consiguió crear una imagen de hombre bueno que ha perdurado hasta el punto de Gary Cooper Gregory Peck Frank Sinatra que Tim Burton le ofreciese el papel del abuelo en su adaptación de Charlie y la fábrica de chocolate (desgraciadamente, Peck falleció antes de que se hiciese la película) Pero él y Stewart tienen en común otro honor algo dudoso: sus estrellas del paseo de la fama de Hollywood han sido robadas en alguna ocasión. Y es que los grandes héroes del cine clásico son quienes siguen proyectando una imagen que les identifica. Gary Cooper sigue siendo el ideal del hombre común, el perfecto Juan Nadie, que se ve arrastrado en medio de los conflictos y elevado a la categoría de héroe. Su imagen es tan reconocible que en 1989 el sindicato polaco Solidaridad usó una imagen suya de Sólo ante el peligro para promocionar a su candidato en las primeras elecciones libres tras la caída del régimen comunista, con el lema Hay un nuevo sheriff en la ciudad Que nadie se mueva LUIS CONDE- SALAZAR INFIESTA En 1948, tres años después de finalizada la Segunda Guerra Mundial, el escritor inglés Graham Greene (1904- 1991) recibió el encargo del productor Alexander Korda (1906- 1976) impulsor y modernizador del cine británico, de escribir un guión para el director Carol Reed que tuviera como escenario la Viena de posguerra, una ciudad en la que cualquier trapicheo probable era más que posible. Greene decidió que antes de ponerse manos a la obra en el texto cinematográfico lo mejor sería escribir una historia a modo de cuento sobre la que cimentar su trabajo posterior. Así nació El tercer hombre The third man una intensa novela breve, elevada ya al olimpo literario del siglo XX, que después de innumerables retoques por parte del propio Greene, de Korda e incluso del por entonces ya famoso y glorificado Orson Welles (1915- 1985) se convirtió en el libreto definitivo de la que en 1999 fue calificada como la mejor aportación británica a la historia del cine. En efecto, la mano oculta de Welles se atisba en toda la película, pero una frase, escrita y pronunciada por él en una de las escenas clave ha quedado como uno de esos momentos estelares del séptimo arte En Italia, en 30 años de dominación de los Borgia, hubo terror, sangre y muerte, pero surgieron Miguel Ángel, Leonardo da Vinci y el Renacimniento. En Suiza hubo amor y fraternidad, 500 años de democracia y ¿qué tenemos? El reloj de cuco En 1947, el norteamericano Holly Martins (Joseph Cotten) un escritor de novela policíaca que baila con el fracaso llega a la Viena dividida en sectores administrados respectivamente por las cuatro potencias aliadas vencedoras de la contienda mundial, invitado por su amigo de la infancia Harry Lime (Orson Welles) quien le ha ofrecido trabajo. Pero lo que Holly se encuentra en la capital centroeuropea es a Harry a punto de ser enterrado tras sufrir un extraño atropello mortal. Pronto conoce a Anna (Alida Valli) novia del finado, de la que se enamora. Pero algo huele a podrido a orillas del Danubio y el escritor comienza a investigar para descubrir que su colega no es el que está dos metros bajo tierra, sino un vivísimo traficante de penicilina adulterada, refugiado en zona soviética, cuyas artes están causando estragos en la población. Hombre perfecto Si Stewart, Peck y Cooper eran los perfectos hombres normales, Cary Grant era el perfecto hombre perfecto. Como él mismo dijo en alguna ocasión, todo el mundo quiere ser Cary Grant. Incluso yo quiero ser Cary Grant Creó un personaje brillante, divertido y seductor que inspiró en gran medida la imagen de otros dos superhombres Ian Fleming lo usó como una de sus fuentes de inspiración para crear a James Bond, al igual que Christopher Reeve para hacer de Clark Kent en Superman Aunque también su identidad real Archie Leach ha tenido sus homenajes: el personaje de John Cleese en Un pez llamado Wanda se llamaba así. Pero hay otros actores que han dejado una impronta más profunda como héroes de acción. Como Errol Flynn, que paseó su elegancia tanto con EL TERCER HOMBRE 1949 Título original: The Third man Dirección: Carol Reed; Producción: Alexander Korda, David O. Selznick y Carold Reed; Argumento: Graham Greene; Guión: Graham Greene, Carold Reed, Mabbie Poole y (en colaboración especial) Orson Welles; Intérpretes: Joseph Cotten, Alida Valli, Trevor Howard, Orson Welles. un par de pistolas en la cintura (en Camino de Santa Fe o manejando la espada, dejando tanta huella que Cary Elwes le copió el bigotillo para protagonizar ese estupendo homenaje a las películas de aventuras clásicas que es La princesa prometida Pero también se aprovecharon los rumores más negativos sobre él- -unos más