Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 27- -1- -2007 Antonio Mingote, Luis del Olmo e Iñaki Gabilondo, nuevos doctores universitarios 69 Un hombre admira El lavatorio una de las obras maestras de Tintoretto, propiedad del Museo del Prado ción se aprecian que son obras maestras del artista. En este espacio se aborda además la teatralidad de Tintoretto, gracias a una recreación digital de El lavatorio del Prado sin figuras. Excepcionales son también los dos autorretratos que abren y cierran la exposición. El primero, del Philadelphia Museum of Art, de 1546- 47, en el que aparece un Tintoretto de rostro desafiante; el segundo, del Louvre, de 1588, con un pintor ya viejo y cansado. Pero la muestra está plagada de obras maestras. Y es que el comisario, Miguel Falomir, se puso como objetivo primordial una selección cualitativa más que cuantitativa. De hecho, una decena de obras de Tintoretto y su círculo de los fondos del Prado se han quedado fuera de ella porque cree que no dan la calidad exigida. Así, en un paseo por las salas de pintura veneciana de la planta baja nos topamos con un tintoretto descartado para la muestra: Judith y Holofernes Tampoco se escogió Dama que descubre el seno de su hijo Domenico, una de las obras más conocidas de la colección del Prado. Además de la generosidad del Patriarcado de Venecia, que ha prestado seis obras, los grandes museos del mundo han cedido sus mejores tintorettos para esta histórica exposición, que abarca toda su producción: pintura religiosa, decorativa, mitológica, retratos... Destaca el excepcional lienzo Susana y los viejos que ha quedado espectacular tras la restauración llevada a cabo por el Kunsthistorisches de Viena. Otros cuadros fundamentales son Dánae (Museo de Bellas Artes de Lyon) El origen de la Vía Láctea (National Gallery de Londres) o Esther ante Asuero (Colección Real de Inglaterra) Como contrapartida por los tres cuadros que ha prestado la Galería de la Academia de Venecia, el Prado cederá tres obras de Tiziano para la muestra que preparan, dedicada a los últimos años del maestro, con la que se abrirán los nuevos espacios remozados del museo. Tintoretto está muy bien acompañado en el Prado. Se ha reencontrado con tres artistas relacionados de una u otra manera con él. Por un lado, Velázquez, que le copió y negoció con él la compra de algunos de sus cuadros. En su obra maestra, Las Meninas su célebre perspectiva aérea ya está en algunas obras del veneciano, como El lavatorio Por otro, El Greco, su discípulo ideal; y, por último, Rubens, copista y coleccionista de Tintoretto. Advierte Falomir que quizá haya sido la ausencia de exposiciones monográficas de este pintor lo que haya provocado un menor conocimiento del público y una escasa atención de los especialistas. Ahora queda saldado con esta muestra, un excelente y necesario catálogo y un simposio internacional que se celebrará en febrero. Se muestra muy satisfecho el comisario con la respuesta de los prestadores: De las 50 obras previstas hemos conseguido las 50. No hicimos peticiones imposibles La muestra, patrocinada por la Comunidad de Madrid y que ha contado con la garantía del Estado para la mayoría de los préstamos, podrá verse hasta el 13 de mayo. Dos nuevas atribuciones La Adoración de los Magos (Museo del Prado) Fechado entre 1540- 42, este cuadro estaba depositado desde el siglo XIX en el Gremio de Fabricantes de Sabadell. Atribuido a la escuela de Tiziano, ha sido autentificado por los especialistas como obra de Tintoretto. El lienzo, en malas condiciones, se ha restaurado y se exhibirá en el Prado, fuera de la muestra, en febrero La Última Cena (Academia de Bellas Artes de San Fernando) Esta obra, prácticamente inédita y catalogada como copia anónima de La Última Cena de San Marcuola, destaca por la información que da sobre el funcionamiento de la bottega de Tintoretto. Estuvo colgada en las habitaciones de Felipe II y se entregó a la Academia en 1813 como obra de la escuela veneciana La Última Cena de San Marcuola, y El lavatorio del Prado, se reencuentran después de 400 años ABC. es Más información en ABCD las Artes y las Letras e imágenes en abc. es cultura El más terrible cerebro que ha tenido nunca la pintura Tintoretto ha tenido siempre apasionados seguidores y acérrimos detractores, advierte Miguel Falomir. Pero nunca ha dejado indiferente a nadie. Así, Giorgio Vasari, entre el asombro y el desagrado, le calificó como el piu terribile cervello che abbia avuto mai la pittura (el más terrible cerebro que ha tenido nunca la pintura) Por su parte, Annibale Carracci, en una carta a su primo Ludovico, escribía: He visto a Tintoretto a veces igual a Tiziano y a veces igual a Tintoretto Y es que, como advierte el comisario, es un pintor difícil para estudiar por lo prolífico e irregular que es Poseedor de una original e influyente personalidad, Gabriele Finaldi dice de él que fue el último titán del Renacimiento italiano, por la fuerza y ambición de sus composiciones. Nos planteamos cómo presentar a un artista tan titánico. Creo que le hemos hecho justicia con esta exposición Aunque siempre se ha creído que su verdadero nombre era Jacopo Robusti, cuenta Falomir que en una Genealogía de la familia Tintoretto, hoy perdida, se destaca el origen bresciano de la familia, cuyo apellido original era Comin. Por tanto, Robusti como Tintoretto son dos alias del maestro veneciano. Uno de los dos autorretratos de Tintoretto presentes en la muestra