Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
S 6 27 1 07 EL DIARIO DE JENNIFER ZAMBUDIO 14 S 6 LOS SÁBADOS DE ROSA BELMONTE Relaciones profundas ólo una vez defendí a un violador. Cuando estaba en el Turno de Oficio. Fue al trullo y no es que me sintiera especialmente mal por ello, pero al menos conseguí que la condena fuera menor que la que pedía el fiscal. Al final no se tuvieron en cuenta las lesiones de los muslos como delito independiente de la agresión sexual. Mi cliente era un argelino tirando a negro, enorme, con el aspecto de Yannick Noah (con sus rizos y todo) En la rueda de reconocimiento lo pusieron con los magrebíes que tenían por la comisaría. Todos escuchimizados. Y él, como un príncipe africano, ropa chula incluida. Como si hubieran puesto a Shaquille O Neal al lado de clones del como se llame presidente de Irán. La víctima lo identificó sin ninguna duda. Y sin ningún mérito por su parte, todo hay que decirlo. El violador tuvo un ojo estupendo, ir a atacar a la mujer, hermana y madre de algunos policías. Hijo, qué tino. Otra prueba de cargo era un agente que declaró en la instrucción y en el juicio que mientras lo trasladaban había dicho: Me he tirado a más de cuarenta y sólo me han pillado por ésta Aparte de que seguramente es lo que sueltan todos los malos en presencia de la poli, debió de ser durante alguna posesión demoníaca, mientras la cabeza le daba vueltas o mientras bajaba las escaleras haciendo el pino puente porque el tío no hablaba una papa de español. Vamos, que tenía menos vocabulario que el Correcaminos. Ni mec mec conseguía articular las veces que hablé con él. La víctima siempre mantuvo el daño que le había hecho. Mi cliente debía de tener una tranca de cuidado. Si me hubiera enterado de que la tenía diminuta habría pedido que se la midieran, aunque con la disposición del tribunal a admitir pruebas incriminatorias a la par que chuscas me habrían mandado a tomar viento. ¿Y cómo se pide un pene? Esta semana ésa ha sido la discusión más interesante del despacho. Todos los varones admitieron habérsela medido alguna vez. Normalmente en grupo. Así que lo más probable es que los forenses de Jaén que tienen que tomar medidas a ese acusado de violación, si son hombres, lo mismo no es la primera vez que sacan la S Correcaminos y el coyote, una relación distante y onomatopéyica cinta métrica para estos menesteres. ¿Pero cuál es la medida oficial? Nadie ha sabido contestar. ¿Se mide en reposo o en erección? Por otro lado, ¿hay peritos expertos en la materia? Es la teoría de la relatividad del tamaño. Lo que es grande para unas no lo será tanto para otras. Supongo que a la chica también habría que calibrarle el tamaño, la elasticidad, si ha tenido hijos... La defensa pretende demostrar que si es tan grande explicaría los desgarros en el fondo del saco vaginal e iría en su descargo. Y que las relaciones fueron consentidas. Otra cuestión es que hay que ser gilipollas para consentir que te abran un boquete con una tuneladora. Oye, mira, si gastas ese tamaño yo no soy tu estuche. Todas las hembras del despacho estamos Lo mío es pelearme en el Registro Civil porque al juez no le gusta el nombre de mi portero (y cliente) Ahora hablo tanto con él que también me llama mamacita de acuerdo en que el Código Penal debería considerar agravante en los casos de violación tenerla del tamaño de un bote de patatas Pringles. Es como ir por ahí con un bazuca y sin licencia de armas. No me cabe en la cabeza que se pueda considerar normal que alguien consienta algo así. Es el tipo de relaciones profundas con las que no puedo estar de acuerdo. Gracias a Dios ya no tengo estas preocupaciones, al menos profesionalmente. Lo mío es pelearme en el Registro Civil porque al juez no le gusta el nombre de mi portero (y cliente) Ahora hablo tanto con él que también me llama mamacita (además de cariño, cielo, encanto y ya he perdido la cuenta) Al juez no le gusta que su gracia sea Usnavy. Dice en una resolución que para conseguir la nacionalidad española se lo tiene que cambiar por uno cristiano (bueno, no han dicho cristiano, pero casi) A ver si convenzo a la Dirección de los Registros y del Notariado de que Kunta Kinte no tiene por qué llamarse Toby.