Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 27 s 1 s 2007 INTERNACIONAL 35 Dos fallecidos en el atentado suicida contra un hotel de la capital paquistaní ABC ISLAMABAD. Un guardia de seguridad murió ayer y otras cinco personas resultaron heridas en un ataque suicida perpetrado en las inmediaciones de una entrada de un hotel de lujo en Islamabad. La explosión tuvo lugar cuando la mayoría del personal de seguridad del hotel Marriott estaba realizando la oración de los viernes. Fuentes de la Policía indicaron que todo apunta a que el terrorista quería detonar los explosivos en el vestíbulo del hotel, muy frecuentado por extranjeros. Por su parte, la cadena de televisión árabe Al Yasira indicó que el atentado tuvo como blanco una discoteca situada en la parte trasera del hotel. Al Yasira vinculó este atentado a una posible venganza por la campaña de hace dos días en el Waziristán contra grupos armados islamistas en la región. Algunos de estos grupos prometieron trasladar su campaña contra el Ejército de las regiones fronterizas al interior del país A la izquierda, Rabha da el pecho a uno de sus pequeños. Está en compañía de su familia. Acaba de enterrar a su hermana menor... Muerte en el Atlas marroquí Anfgou es una aldea marroquí olvidada por el Rey, el Gobierno y el resto del mundo en la que han muerto una treintena de sus 2.000 habitantes en las últimas semanas. Sus vecinos insisten en que sufren algo más que el frío glacial TEXTO Y FOTO LUIS DE VEGA CORRESPONSAL ANFGOU (MARRUECOS) Anfgou es la trastienda del Marruecos de las inversiones multimillonarias, vecino de Europa y modelo de desarrollo para no pocos mandatarios de países amigos. Anfgou está lejos de las playas, de las estaciones de esquí, de las dunas del desierto, de las villas imperiales y de los comercios repletos de artesanía para turistas. Y lo que es aún peor, Anfgou está lejos de carreteras, electricidad, teléfono, agua potable, mercados o servicios médicos. Sólo llegar es casi una odisea. La temperatura va bajando al mismo ritmo que la barra que indica el nivel de cobertura del teléfono móvil. Por fin, cuando ya el asfalto casi se ha olvidado, aparecen las casas colgadas en la ladera. ses rotas persiguen al periodista, a medio camino entre el flautista de Hamelín y Buñuel en Las Hurdes. Que haga frío en las montañas del Medio Atlas marroquí no es raro. Lo extraño, como explican los vecinos de este villorrio de construcciones de adobe, es que muera tanta gente. Frente a las cifras de once muertos de frío que da el Gobierno, la realidad sobre el terreno se presenta mucho más cruda. Las tumbas excavadas, la lista con los fallecidos y los testimonios de las familias superan el argumento oficial y sacan otros datos a la palestra: 29 muertos- -26 de ellos niños de muy corta edad- -en las últimas semanas. Las casas, sin apenas mobiliario, tienen el centro en la estufa de leña, a la que se arriman los cuerpos como única manera de dejar de tiritar. Así es como encontramos a Rabha, de 20 años, sentada en el suelo, con un bebé a la espalda y otro colgado del pecho izquierdo en compañía de otros familiares. Su hermana menor ha sido enterrada hace pocos días. Pasó dos semanas con mocos, tos, fiebre, cada vez más débil... No había forma de acceder a un médico explica. La niña, como muchos otros pequeños de la aldea, fue cayendo dormida para no despertar nunca más. Aicha ha perdido a su hijo de 15 días y sospecha, como muchos otros, que las muertes se deben a alguna razón que no acaban de saber. Esto no es normal. Aquí siempre hace frío y estamos acostumbrados a vivir con él, pero es la primera vez que hay tantos muertos El pasado 30 de diciembre las autoridades de Khenifra, a la que pertenece Anfgou, enviaron a un médico con algunos medicamentos. Estuvo aquí una hora y se fue sin ni siquiera hacer un análisis explican. Tampoco se han realizado autopsias ni se ha puesto en marcha ningún plan de emergencia por parte del Ministerio de Sanidad. El moqadem, lo más parecido a la autoridad que hay en la aldea, huye despavorido sin querer hablar. ¿El Rey? Nunca ha aparecido por aquí. Ni Mohamed V ni Hasán II ni ahora Mohamed VI comenta un vecino. Estamos con el Rey, pero tiene que venir añade Hadou, un padre de familia que ha perdido a tres de sus cinco hijos. Otro hombre, también llamado Hadou, muestra la multa de 5.500 dirhams que le ha llegado de las autoridades por cortar leña. Quieren controlar hasta el mercado de los cedros explica indignado al referirse a esos enormes árboles conocidos como el oro verde y que dominan algunas montañas de la zona. El único cordón umbilical de los habitantes de Anfgou con la civilización es un camión que va hasta el pueblo de Taunfit tres veces por semana. Hombres, burros, mulos, vacas y mercancía comparten transporte para poder llegar al mercado. Son cinco horas para recorrer 75 kilómetros, muchos de ellos por el cauce de un río que resulta más transitable que la pista que aparece en los mapas. El elevado número de muertes en Anfgou es sólo la gota que ha colmado el vaso del olvido de esta inhóspita región habitada por bereberes. Esta semana han hecho público en Rabat un comunicado contra la hogra (marginación) Critican el ocultismo y la falta de atención del Gobierno al que acusan de oprimir a la resistencia bereber como venganza histórica y política Cuatro meses de cárcel para el periodista que espió a la Familia Real británica ABC LONDRES. Clive Goodman, el periodista implicado en el escándalo de la supuesta interceptación de mensajes de teléfonos móviles de la Familia Real británica, fue condenado ayer a cuatro meses de cárcel por el tribunal penal de Old Bailey de Londres. Goodman, de 49 años y responsable del seguimiento de la realeza en el sensacionalista News of the world estaba acusado de conspirar para piratear comunicaciones, en un caso que afecta también a políticos, famosos y directivos del fútbol inglés. Horas después de conocerse el fallo, el director del periódico presentó su dimisión. El reportero del News of the World que el año pasado fue suspendido temporalmente por su periódico, el más vendido de este país y propiedad del magnate de origen australiano Rupert Murdoch, cometió presuntamente ese delito entre el 1 de enero del 2005 y el 9 de agosto del presente. Pies desnudos El comité de bienvenida al extranjero lo forma un grupo de niños mugrientos con los mocos congelados sobre la boca y los pies desnudos. Un coro de to- Que haga frío en estas montañas no es raro. Lo extraño- -explican los vecinos- -es que muera tanta gente