Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 INTERNACIONAL SÁBADO 27 s 1 s 2007 ABC La guerra sucia contra Ségolène y Sarkozy se dispara en los blogs La candidata socialista cae en la trampa de un cómico sobre una Córcega independiente JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. La guerra sucia ha entrado en la campaña presidencial francesa a través de internet y los blogs sin que ningún candidato esté a salvo de las peores canalladas. Nadie controla, nadie puede manipular por completo, las riadas y vendavales de rumores, desinformación y miserias que tocan de manera indirecta pero sensible a la credibilidad de Ségolène Royal y Nicolas Sarkozy. La candidata socialista fue la primera en utilizar internet y los blogs para intentar servirse de ellos como instrumentos de guerra política, ocupando el terreno. Ella es la primera víctima. Prometió un libro, en su blog Pero el libro no llegó nunca. Prometió asumir las propuestas de la sociedad civil que discute en su blog Pero las discusiones se eternizan, no llegan a nada concreto y parecen desconocer el programa socialista. Prometió claridad y transparencia. Pero tales promesas se han convertido en un bumerán: su situación fiscal y familiar se ha convertido en un folletón que roza el ataque de nervios. No hay una cena, entre amigos, en París, donde no se hable y polemice sobre la crisis real o imaginaria de la pareja Ségolène Royal y François Hollande. Sus defensores afirman que solo se trata de difamaciones. Sus enemigos anuncian la ruptura de una pareja al borde del ataque de nervios A la derecha, Nicolas Sarkozy tampoco escapa a la basura que se difunde vía blogs e internet. Las acusaciones de espionaje, presunto o real, contra un miembro muy secundario del equipo de Ségolène, comenzaron por difundirse masivamente a través de internet, con un fundamento de verdad relativa; es cierto que el Ministerio del Interior escribe notas informativas de militantes ecologistas de cierta importancia; es cierto que se trata de una práctica antiquísima; incluso un hermano de Ségolène Royal Nicolar Sarkozy (izq) y Valery Giscard D Estaing, ayer en París, en los funerales del abad Pierre participó en una misión militar que costó la vida a un fotógrafo ecologista. Se trata, afirma el Ministerio del Interior, de un trabajo sistemático, en el que ningún ministro da órdenes particulares... zos. El reputado imitador de voces Gérald Dahan difundió ayer extractos de la conversación que mantuvo el pasado miércoles con Royal, en la que se hizo pasar por el dirigente quebequés Jean Charest. Charla que se producía después de las controvertidas declaraciones de Royal sobre la soberanía y libertad de Québec tras un encuentro en París con el jefe de un partido independentista quebequés. Haciéndose pasar por el primer ministro de la provincia canadiense, el humorista llamó a Royal y le dijo, según el extracto difundido: es como si nosotros dijéramos Córcega tiene que ser independiente Los franceses no estarían en contra. No repita eso. Eso crea- AP Calma sólo aparente Ante tal situación, Sarkozy y Ségolène son más víctimas que actores. En los blogs plataformas y acciones audiovisuales, o vía internet, ambos candidatos intentan guardar una calma siquiera aparente. Pero ninguno de ellos puede controlar las riadas de rumores falsos o las tormentas de granizo difamatorio. En ese marco, inquietante, Ségolène parece estar a la cabeza de las tribulaciones y tropie- ría de nuevo un incidente le respondió Royal, riéndose a carcajadas. A Sarkozy le faltó tiempo para responder. Para mí, Córcega no es un tema para bromas, especialmente cuando hablo con el primer ministro de otro país dijo el candidato de la derecha que se declaró consternado ante lo que llamó el desconocimiento o una incompetencia de su rival socialista. Sarkozy insistió en que el asunto es muy serio y dudó de que los corsos aprecien este tipo de bromas. ABC. es Discurso íntegro de Sarkozy en el congreso de la UMP que lo eligió candidato en abc. es internacional Londres quiere pedir la extradición de un sospechoso ruso por el caso Litvinenko E. J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. Las investigaciones de Scotland Yard sobre el envenenamiento del ex espía ruso Alexánder Litvinenko, fallecido el pasado 23 de noviembre tras ingerir gran cantidad de polonio 210, parecen tener ya un definido sospechoso: Andrei Lugovoi, uno de los dos empresarios y antiguos camaradas del KGB con los que se Litvinenko se reunió en Londres el 1 de noviembre, día en que comenzó a sentirse mal. En menos de un mes, la Fiscalía deberá pronunciarse sobre una demanda de extradición. Así lo indicaba ayer The Guardian aunque los últimos días los medios británicos han ofrecido informaciones contradictorias, siempre asegurando contar con altas fuentes policiales. Por ejemplo, The Times apuntaba como autor material del envenamiento a alguien que en la investigación aparece como Vladislav un tercer ruso, ahora desaparecido, que se presentó junto a Lugovoi y el otro empresario, Dimitri Kovtun, en el encuentro que mantuvieron con Litvinenko en el hotel Millennium de Londres. Todo indica que Scotland Yard considera que Lugovoi estuvo implicado y se dispone a elevar los resultados de su investigación a la Fiscalía. Es ésta la que debe decidir, a la vista de las pruebas recogidas, si presenta cargos contra él y, consiguientemente, solicitar su extradición. Difícilmente las autoridades rusas accederán a esa petición. Por eso, Lugovoi se permitió ayer acoger la noticia con sarcasmo. Ustedes escriban, que me hacen reír declaró en Moscú a preguntas de la prensa. El Kremlin podría acceder a esa extradición si a cambio Londres acepta entregar al oligarca Boris Berezovsky, uno de los principales enemigos del presidente Putin, que se hizo millonario en el proceso de privatizaciones que siguieron al derrumbe del comunismo. Refugiado en Londres, Berezovsky ha sido acusado por el Kremlin de fraude a gran escala y luego de intentar derribar el Gobierno por la fuerza. Una anterior petición de extradición ya fue rechazada por los tribunales británicos. Por su parte, en la maraña del caso, la BBC emitió el lunes un reportaje sugiriendo que el envenenamiento de Litvi- Andrei Lugovoi AP nenko pudo haberse intentado dos semanas antes, el 16 de octubre. Ese día, el ex agente se reunió también con Lugovoi y Kovtun, esta vez en el restaurante japonés Itsu. Los restos de polonio hallados allí se habrían localizado en un lugar distinto de donde se sentaron Litvinenko y el italiano Mario Scaramella el 1 de noviembre.