Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN SÁBADO 27 s 1 s 2007 ABC AD LIBITUM EMBAJADORES DE ESPAÑA los diplomáticos no les gusta el extrarradio y, después de haber dejado su última sede en la Plaza del Marqués de Salamanca, llevan mal su actual instalación en las Torres Ágora, al otro lado de la M- 30 madrileña. Tampoco les gustó dejar el magnífico Palacio de Santa Cruz para funciones meramente representativas y llevar a lo que fue Instituto Nacional de Industria, el INI, sus oficinas y despachos. No les falta razón. En la medida en que damos por vigente las representaciones nacionales más allá de los foros multinacionales en que hoy se cuece el guiso mundial, los diplomáticos requieren salones y M. MARTÍN boato para mejor vestir FERRAND la función que les corresponde: la representación de España en todo el mundo. La noticia reside en que buena parte de los casi 900 diplomáticos en activo, los más de 600 que pertenecen a la Asociación de Diplomáticos Españoles, desean su afiliación sindical. Al mismo tiempo protestan ante la cantidad de embajadas que la iniciativa gubernamental de José Luis Rodríguez Zapatero ha cubierto con nombres no pertenecientes a la carrera Marruecos, Argentina, Unesco, Venezuela, El Vaticano... No es raro que, siendo Miguel Ángel Moratinos el ministro del ramo, los diplomáticos anden revueltos. El liderazgo, que se sustenta en la excelencia profesional, la ejemplaridad ética y la fuerza personal es imprescindible para cualquier colectivo y, mucho más, si está integrado por personas de elevado nivel de formación y experiencia. Bien está que los diplomáticos, en la medida en que se sientan trabajadores de las relaciones internacionales formen su propio sindicato o se afilien a cualquiera de los existentes. Será curioso ver cómo se reivindican derechos desde Paraguay o Eslovaquia. Lo que ya es otra cuestión es quién debe o puede ser embajador de España. El sentido común aconseja que, además de un escalafón nacido de un número cerrado de servidores públicos, atados de por vida a la nómina del Estado, puedan incluirse en la función representativa otras personas que, por sus especiales condiciones, puedan desempeñar la titularidad de una embajada, en lugares y circunstancias concretas, con mayor eficacia que la que puede suponerse en quienes, precisamente por su especialización, no pueden ofrecer ese perfil. Por citar solo un ejemplo del actual equipo de embajadores españoles en el mundo, valga el caso del militante socialista y ex alcalde de La Coruña, Francisco Vázquez. En una situación de partida tensa, promovida por los desencuentros del Gobierno con la Jerarquía eclesial- -enseñanza de la Religión, aborto, matrimonios homosexuales... -el gallego ha sabido entenderse con la Curia y el nivel y tono de las relaciones es hoy el mejor de los habidos en el último medio siglo. En ocasiones la destreza en el oficio es superada por el pesquis personal e intransferible de un paisano. EN FIN RAJOY Y LOS ESPEJISMOS eléctrico sería que la profecía se cumpliera: crear un L sueño de la razón produce monstruos. La preambiente y una situación de bloqueo tales que hiciera dicción de Goya se adelantó casi un siglo y mecasi inevitable unas elecciones anticipadas. dio a la realidad en que se convirtió esa pesadiSin embargo, la realidad, vista desde el único que tiella. Ahora, si se parafraseara a sí mismo, podría grabar ne la capacidad constitucional para adelantar las eleceste otro Capricho más en consonancia con algunos de ciones, el presidente del Gobierno, aconsejaría a la opolos males españoles de hoy: las fantasías de la voluntad sición otra estrategia y otro lenguaje. Por lo mismo que producen espejismos. La semana pasada hablábamos Rodríguez Zapatero es en estos momentos un líder desde la propensión del presidente del Gobierno a interpreorientado y golpeado por un zarpazo de realitar sus deseos como realidad y, por tanto, a condad que no previó es por lo que nunca, en estas fundir la voluntad con la razón. En las más alcircunstancias, adelantará las elecciones. Tamtas instancias del Partido Popular tampoco anpoco antes del atentado, por una razón que es dan, en determinadas materias, muy sobrados exactamente la contraria: porque sus expectatide perspicacia para distinguir unas cosas de vas de recoger alguna nuez del árbol del procelas otras. so en el que había puesto todas sus esperanzas No voy a insistir en ese reproche bastante gepara la segunda mitad de la legislatura sólo poneralizado que se hace a los dirigentes del PP sodían cumplirse a medio y largo plazo. El PP bre su escaso olfato para detectar las percepcioEDUARDO acierta en el diagnóstico: la legislatura está nes y sensibilidades de una parte muy significaSAN MARTÍN efectivamente agotada. Pero yerra en el pronóstiva de la calle a propósito de determinadas retico y, en consecuencia, se equivoca en el tratamiento. glas no escritas del debate político. Carencia que tiene El público suele sentir piedad por los caídos, sobre todo ver también con una deficiente evaluación de la realisi éstos saben interpretar bien su papel. dad y que, según opinión muy extendida, le hizo perder Sentarse encima de los problemas para empollar a Rajoy, por excesos verbales, un debate parlamentario una posible solución es otra forma de voluntarismo que, por argumentos, debería haber ganado con clariachacable al jefe de la oposición. El resultado es que, en dad. Pero hay, al menos, otros dos asuntos en los que el demasiadas ocasiones, se sale con el culo escaldado y el presidente del partido y su entorno están aplicando un problema sin solucionar. La fractura provocada por el exceso de voluntarismo. zaplanismo en la Comunidad Valencia viene incubánLos anglosajones llaman profecía que se cumple a sí dose casi desde que su jefe de filas se vino a Madrid. La misma (self fullfilling profecy) a la actitud por la cual, renovación de cargos en la CAM es el último y más grainsistiendo hasta la extenuación en una predicción, se ve episodio de una defensa numantina de resortes de pretende crear las condiciones para que ese pronóstico poder que comienza a socavar las posibilidades del PP se cumpla. Desde hace meses, el estado mayor del PP esa cuatro meses de las autonómicas y municipales. A petá poniendo a punto su maquinaria electoral en previsar de un cierto gesto de autoridad en el pasado Foro de sión de un adelantamiento de los comicios del que está ABC, Rajoy sigue esperando que el asunto se solucione (o estaba hasta hace escasos días) totalmente convencipor las buenas; sigue sentado encima de él. Los de siemdo. El tenor de muchas de sus últimas intervenciones pre atizan el fuego y las posaderas del presidente del PP públicas, impregnadas de una dureza inmisericorde, empiezan a oler a chamusquina. Con Aznar esto no hapuede ser interpretado en esa clave: los populares se enbría pasado dicen los zaplanistas. Es casi lo único en cuentran en campaña al menos desde el final de veralo que tienen razón. no. Y la intención que subyacería a todo ese aparato A E