Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 VIERNES deESTRENO La noche de los Goya VIERNES 26 s 1 s 2007 ABC En el rodaje de Orgullo y pasión hubo líos de faldas y de pantalones Tedy VillalbasProductor y fundador de la Academia de Cine de España Goya de Honor 2007, en su carrera no faltan nombres como Almodóvar, Welles, Mur Oti, Kramer, Huston o Kubrick. Su vida es una enciclopedia en la que pueden instruirse los que empiezan TEXTO: JOSÉ EDUARDO ARENAS FOTO: JAIME GARCÍA MADRID. Dicen de él que es el prototipo del productor que mima a los actores, de los que con una hermosa filmografía se ha mantenido siempre en la sombra; le interesa el trabajo por encima de todo. Por eso, en la profesión son legión quienes le premian por hacer una labor tan anónima como importante. Los nombres propios siembran una carrera por la que han pasado casi todos los grandes directores y actores extranjeros de los años sesenta y setenta, una época en la que en España se rodaban grandes producciones que después han quedado para la historia, una historia de la que Tadeo Villalba Rodríguez forma parte. Existen escasos documentos fotográficos de este hombre. De hecho, será ahora con la concesión del Goya de Honor- -que se le entregará pasado mañana- cuando los interesados en esto del cine le pongan voz y rostro. Esa manera de ser no es una pose, ni durar 55 años es una conducta. Tal singularidad le viene de sus ancestros, entre los que hay pintores y decoradores cinematográficos incluso de la época del cine mudo. A Tedy le gustó desde muy joven la pintura y el diseño. Sin embargo, eligió el cine a través del campo de la producción, hasta llegar a productor ejecutivo. Ha sido y es un sobresaliente impulsor de nuestro cine desde la Academia, de la que ha sido socio fundador y vicepresidente en dos ocasiones. De 1994 a 2005 ha ejercido de gerente de la Escuela de Cinematografía de Madrid, la ECAM, desde donde ha contribuido a la formación de conocidos cineastas actuales. Tedy Villalba, esta semana en Madrid Entregado a su trabajo Mi padre y mi abuelo eran así, personas muy entregadas a su trabajo. Hacían de su labor un signo de distinción. Lo de ponernos detrás de las cámaras de fotos es un acto natural apunta. En el trabajo me he rodeado de gente a la que tengo cariño y he sido correspondido de igual manera. No necesito más. Los profesionales que venimos de una época en la que estábamos acostumbrados a estar con grandes directores y actores españoles y extranjeros nunca tuvimos una cámara en la mano. En los contratos se nos prohibían las fotos Orson Welles, Manuel Mur ti, King Vidor, Nicholas Ray, David Lean, Kramer, Huston, Kubrick, Laurence Olivier, Pedro Almodóvar... Son nombres que le ha dejado un zurrón repleto de anécdotas, como el de que las fotos eran como nombrar al diablo; a nadie contrata- do se le ocurría hacerse una foto con las estrellas. Quizá también porque podían provocar envidias y más si era con gente como Orson Welles Un kilo de caviar para Briner Había una foto de Villalba en el bar Las Pocholas de Pamplona, junto a Ava Gardner, Orson Welles, Antonio Ordóñez, Ernest Hemingway y Luis Miguel Dominguín. Un documento, porque en ese momento estábamos metiendo un gol al Ministerio, haciéndoles creer que estábamos haciendo algo sobre los Sanfermines y, en realidad, eran planos para incluir en la película Fiesta que se prohibió rodar en España Habla de Yul Brynner, que suplió a Tyrone Power tras su prematura muerte en Madrid durante el rodaje de Salomón y la reina de Saba que dirigió King Vidor. Fue una de las pocas ocasiones en las que Brynner apareció con peluca en la pantalla. Se paró el rodaje durante cuatro meses y se pagó a todo el mundo. Hubo un buen trato con los seguros. La película narraba varias etapas de la vida de Salomón y ya estaban rodadas las batallas y las escenas con extras, lo más caro. Bronston hacía lo mismo, filmar las escenas más caras al principio. En el caso Salomón y la Recuerdos en el tiempo de las Joyas del cine con ABC Tedy Villalba es, por su experiencia, una de las personas más adecuadas para hablar de la colección Joyas del Cine en DVD, que ABC ofrece a sus lectores a partir del domingo. Así recuerda Villalba algunas de las películas incluídas: El tercer hombre el suspense y la intriga de manos de una impecable interpretación, construyendo Orson Welles un personaje del que siempre se sintió satisfecho (al menos en familia) con una influencia perceptible de Welles sobre la dirección de Carol Reed. Esta película, subrayada por la música de cítara compuesta por Anton Karas, se ha convertido en una joya del género. ¡Qué bello es vivir! Frank Capra, apoyado en un espléndido reparto, logra convertir una acaramelada historia en una obra maestra. Las nieves del Kilimanja- ro Cine de aventuras en estado puro. Su guionista, Casey Robinson, se inspiró en diversos relatos de Hemingway y los integró en el guión, lo que indignó a su autor, que reivindicó que él solo había cedido los derechos de una novela y no de toda su obra. Ava Gardner tuvo que volcarse en su trabajo para superar una difícil etapa de su vida. El hombre del brazo de oro Preminger dirige una película adelantada a su tiempo: el mundo de la droga que, en el Hollywood de la época, era intocable. Espléndida interpretación de Kim Novak y Frank Sinatra (tuve ocasión de trabajar y tratar con él) Juan Nadie Un filme que permite al mejor Gary Cooper interpretar a un noble ciudadano de clase media americano. Con una impecable dirección de Frank Capra se convierte en todo un clásico. La reina de Nueva York Fredric March (espléndido actor con quien trabajé en Alejandro Magno y Carole Lombard, consagrada estrella del momento. reina de Saba no se llegó a un acuerdo económico con la viuda de Power para utilizar escenas ya filmadas con él y hubo que rehacer el filme. Brynner era una gran estrella, venía de hacer El rey y yo y, según su contrato, no podíamos estar a menos de tres metros de él. Levantaba la mano y le ponían un cigarrillo encendido. Todos los días tenía una lata de un kilo de caviar, champán francés y la cubertería de plata Rey de reyes de Nicholas Ray, se anunció como el filme en el que por primera vez en el cine se veía la cara de Jesucristo, un Jeffrey Hunter de ojos azules y rostro perfecto. Ray quiso resaltarlo en esa línea y encandiló al público. Carmen Sevilla era María Magdalena. Su papel tenía escenas importantes y valoradas. En sus incursiones en el cine norteamericano no había salido muy bien librada, pero aquí fue algo esplendoroso. El doblaje al inglés lo hizo ella misma en Londres, palabra a palabra, luego los técnicos las unieron Otro grande: Lawrence de Arabia Las escenas del ferrocarril, otras del desierto y la Casa de Pilatos, en Sevilla, formaron parte de los decorados. Mi intervención en el filme partió de un viaje a Marruecos con el experto José Medina para com-