Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
30 VIERNES 26- -1- -2007 ABC INTERNACIONAL www. abc. es internacional Unos libaneses trataban ayer de apagar las llamas de un coche incendiado durante la batalla campal que surgió en la Universidad de Beirut AFP Un rebrote de violencia deja cuatro muertos y lleva el toque de queda a las calles de Beirut Una discusión entre progubernamentales y opositores en la Universidad vuelve a encender la capital libanesa s Los disturbios causaron más de 150 heridos LAURA L. CARO CORRESPONSAL JERUSALÉN. La chispa prendió en la Universidad. Ni los partidarios del Gobierno ni los seguidores de la oposición chií de Hizbolá perdieron ayer de vista la reunión de donantes para la reconstrucción del Líbano, París III. Pero las posturas enfrentadas de quienes apoyan al Ejecutivo, que recibía en Francia el balón de oxígeno de 6.700 millones de dólares, y los que han visto en ello una provocación de Fuad Siniora para promocionarse a nivel internacional, estallaron en una cafetería estudiantil. El Ejército libanés se vio obligado a decretar en Beirut y sus alrededores el toque de queda, entre las 20.30 horas locales y las 6 de la madrugada, para tratar de aplacar la batalla campal que tiñó la capital de un clima de guerra y que dejó al menos cuatro víctimas mortales, al parecer dos ellas en las filas chiíes, y 150 heridos. sus inclinaciones pro- occidentales y su supuesta ausencia de representatividad. La trifulca verbal se extendió a la velocidad de la pólvora hacia la calle, donde de inmediato una turba de gente con palos, piedras e, incluso, trozos de muebles, se dijo a golpes lo que lleva diciéndose con manifestaciones y sentadas desde hace meses: que hay una fractura irreconciliable. Y que el uso de la fuerza, que funcionó ayer por tercer día consecutivo en la capital, puede volver a surgir en cualquier momento. El concurso de docenas de miembros de un desconocido grupo parapolicial, pertrechado con cascos de construcción rojos y azules y armado con patas de sillas, tubos de plomo, cadenas y herramientas de jardinería, terminó precisando el envío de vehículos blindados. Efectivos militares lanzaron bombas de gases lacrimógenos y dispararon sus armas al aire para dispersar a la multitud, mientras coches incendiados por todas partes remataban el panorama de un infierno. En las zonas comerciales, Hamra o Mar Elías, las tiendas cerraron sus puertas, y ya con la entrada en vigor del toque de queda, los incidentes proseguían en los barrios de Tarik Ydeide y de Raouche. Como ya sucediera el martes cuando la huelga general convocada por Hizbolá reventó en disturbios, el jefe chií, Hasán Nasralah, compareció ayer en su televisión, Al- Manar, para hacer un llamamiento a la calma y a la vuelta a su casa de los dirigentes de su grupo. Exigió cooperación total con el Ejército en nombre de un deber religioso y legítimo pero espoleó los odios al exigir que los militares señalen públicamente a quienes llevaban las armas en referencia a los progubernamentales. Despejar las calles Saad Hariri, líder de la Corriente Futuro y de la mayoría parlamentaria, exigió también el fin de los combates, mientras el presidente libanés, Emile Lahud, pidió a todos despejar las calles para facilitar la labor de las Fuerzas de Seguridad. Tenemos miedo por el futuro de este país. Tenemos miedo por una nueva guerra civil proclamaba Abdul- Sater, uno de los estudiantes atrapado en la batalla de la Universidad, que ha suspendido las clases hasta el lunes. Críticas a Siniora El choque se inició por la mañana, en una discusión entre alumnos suníes defensores del Gobierno, y simpatizantes del movimiento Hizbolá, para quienes la conferencia de París de ayer no era más que un escaparate a mayor gloria del Gabinete de Siniora, al que la oposición ha jurado tumbar por Los llamamientos públicos a la calma en ambos bandos no evitaron la batalla campal ABC. es Imágenes sobre los cruentos enfrentamientos en el Líbano en abc. es internacional