Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN VIERNES 26 s 1 s 2007 ABC AD LIBITUM EL TRIUNFO DE LAS MINORÍAS ÍDOLOS DE LA CUEVA COMPUESTAS Y SIN MARIDO U NA democracia acomplejada y medrosa, como la nuestra, tiende a confundir el orden de prioridades ante los problemas vigentes y, peor aún, suele tomarles mal la medida y dificulta con ello su hipotética solución. Ahí tenemos el caso del acreditado asesino etarra José Ignacio de Juana Chaos. El pleno de la Audiencia Nacional- ¡el pleno! -decidió ayer, por doce votos a cuatro, mantenerle en prisión o, con más precisión, sometido a cuidados médicos en uno de los magníficos hospitales en los que se atiende a los ciudadanos que nunca han matado a nadie. M. MARTÍN No pretendo entrar FERRAND en el debate que hoy concentra el caldo de cerebro que destilamos los opinadores mediáticos- -antes, periodistas- -porque, lejos del rigor y la exigencia, todos los posicionamientos ante el caso son válidos y no está mal, por piadoso, que todas las almas bienpensantes se compadezcan ante el dolor de una situación buscada por el interesado para seguir ejerciendo, desde la cárcel, el trabajo destructor del Estado que alimenta su biografía. Lo que pretendo es hacer notar la fuerza añadida que le aporta a ETA y a sus sicarios la desmedida atención que prestamos, en los medios y fuera de ellos, a la banda terrorista y a sus patrocinadores, dependientes y beneficiarios. La situación de De Juana, hábilmente manejada por el asesino, que ya satisfizo con 18 años de prisión efectiva los 3.000 de reclusión teórica que le correspondieron, viene hinchando titulares, rellenando crónicas y alimentando torrentes audiovisuales con caudales que sólo merecería el hallazgo de la fuente de la eterna juventud. De hecho, desde que José Luis Rodríguez Zapatero ocupó La Moncloa y pretendió pasar a la Historia como el hombre que volvió corderos a los lobos etarras, la organización terrorista y sus tentáculos políticos han engordado su presencia ante la opinión pública. Nunca habíamos hablado tanto de un asunto que es importante, pero no el mayor ni el más grave de los del catálogo que apena a la Nación y amenaza al Estado. Un suspiro de ETA tiene más repercusión que un grito del PP o un rugido del PSOE. Sabemos, por las enseñanzas de los maestros de la discordia, que ETA mueve el árbol para que los nacionalistas recojan las nueces. No es cuestión de amplificar tan desmedidamente el ruido que hacen al cascarlas. Ese es el concierto que cierra el ciclo y anima a los separatistas a utilizar la Constitución vigente como una herramienta, un ariete, con la que abrirle paso a una rara confederación que difumine la idea de España en un tenue recuerdo deformado y la reconstruya como un Estado multinacional y quebrado. Una mayoría cercana al 90 por ciento de la población está cediendo el paso a unas minorías que, sumadas, no alcanzan el 10, pero que son capaces de arrebatarnos la decisión y la voz. N lo es, a diferencia de Condolezza Rice- -va a ser imO hace falta ser un obstinado seguidor de Baportante en la próxima contienda electoral. Mucho chofen o de Engels para constatar que, tras más que ser esposa, desde luego. Porque otra paradoun larguísimo rodeo, el matriarcado regresa ja de esa sociedad que todavía presenta rasgos procon fuerza. Al menos en Occidente, donde lo que sucefundamente matriarcales- -y para encontrarlos no de en la metrópolis del Imperio tiene valor de ejemhace falta sumergirse en el cinturón bíblico- -es la plo y puede ser percibido como indicador de tendencreciente renuencia, sobre todo entre las mujeres, al cias. Y es que, aunque en el piso de al lado se hiciera matrimonio. Un reciente censo revela que un 51 por con las riendas del poder nuestra vecina Ségolène (a ciento de las norteamericanas vivían sin esla que, por cierto, un sector de la opinión de poso en 2005. Las causas de esa extendida sisu país llama la Zapatera francesa y, otro, tuación son muy diversas, desde luego. Pero Serkolène) reconozcamos que tener una prelo cierto es que, en 2000, ese porcentaje era del sidenta en Francia no representa lo mismo 49 por ciento, y en 1950 del 35 por ciento. Fue que en Estados Unidos. precisamente la llamada generación de los Leo en una crónica de la corresponsal de baby- boomers- -los que nacieron entre el fieste periódico en Nueva York que Hillary Rhonal de la Segunda Guerra Mundial y la Guedam Clinton, con muchas papeletas para convertirse en candidata demócrata a la presi- M. RODRÍGUEZ rra de Vietnam- -los que colocaron a la familia tradicional en el punto de mira de una redencia, ha iniciado su carrera preelectoral RIVERO belión que se extendió por todo el mundo desaexplotando precisamente su condición de marrollado con la velocidad del fuego en un escape de dre, una de las características más exclusivas (por petróleo. Y, al amparo del optimismo postbélico y del ahora) de la feminidad. Que el primer acto público boom económico de las dos décadas siguientes, el resde la senadora en su carrera por obtener la represento de las mujeres del Primer Mundo asimilaron la tación de su partido haya tenido lugar en el centro de lección, abandonando en masa el hogar patriarcal salud comunal de los distritos de Chelsea y Clinton en busca de independencia económica y de mayores (que juntos forman, atención, el nombre de su hija) y, cotas de libertad personal. Ahora todo es distinto. además, flanqueada por dos niños pequeños, me paEl hecho de que las parejas casadas sean minoría rece un gesto inteligente: sugiere, en primer lugar, en los hogares estadounidenses y que el matrimonio que la aspirante es madre en un país en el que el núya no sea allí la norma social dominante (sobre todo, mero de hijos muertos en una guerra lejana y cada según el censo, entre la población negra e hispana, la vez más impopular ya ha igualado a las víctimas del más pobre) constituye un dato novedoso que, sin duataque del 11- S. Y, recuerda, en segundo lugar, los pada, va a tener un peso decisivo en la elaboración de sados esfuerzos (coronados con un éxito discreto) de las políticas sociales y laborales de los próximos la ex primera dama por mejorar la cobertura médica años. Y no sólo porque el matrimonio todavía es una de los niños de familias que, siendo pobres, no lo condición importante para la obtención de determieran tanto como para acogerse al seguro que cubría nadas prestaciones legales y financieras, sino porlas necesidades de los más menesterosos. Paradojas que más de la mitad de los electores son mujeres. Y, del país más poderoso del mundo. de ellas, muchas viven sin marido. Y, al parecer, sin De manera que ya verán cómo ser mujer y madre echarlo demasiado de menos. -la señora Pelosi, presidenta del Congreso también