Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 25- -1- -2007 La polémica del Archivo marca el viaje de Carmen Calvo a Valladolid y León 73 Los dos magistrales retratos que hizo Goya de la duquesa de Alba. A la izquierda, el de la Hispanic Society de Nueva York; a la derecha, el de la Casa de Alba nas era la misma que tenían varios poetas, como Juan Meléndez Valdés, Juan Bautista Arriaza y Manuel José Quintana, quienes le dedicaron encendidos y arrebatados poemas de amor a la duquesa, que se reproducen en el libro en un capítulo especial. Era una mujer atractiva, espectacular, llena de poder, y los artistas la elevan como una diosa, Silvia (en alusión a su apellido Silva) Goya me parece el más frío al representar a la duquesa. Creo que no estuvo enamorado de ella. Sólo trató de sacar lo mejor de ella advierte la historiadora, quien confiesa: Nunca creí que iba a verme metida en este tema. Algunos de mis mayores (maestros) sí admitían la relación amorosa entre ellos Entre la documentación inédita que han manejado Mena y Mühle- Maurer, hallada en el Archivo General del Palacio y en el Archivo Histórico de Protocolos, así como en varias bibliotecas, destaca una carta (estaba en la biblioteca de José María Cervelló, hoy en el Prado) que Carlos Pignatelli, hermanastro de la duquesa (hijo del segundo marido de su madre) y primo del duque, envía desde Sanlúcar de Barrameda al duque de Granada. En la posdata, la duquesa de Alba escribe de puño y letra un pequeño texto, en el que desvela su gran amor por su marido y la desolación en la que quedó sumida tras su muerte. Dice textualmente así: Q. do Primo y amigo el dolor que despedaza mi corazon no me permite el escribir pero si espero que en mi reuniras la confiansa y amista que tenias con mi nunca bien ponderado Pepe. compadeceme y manda cuanto quieras a la mas desgraciada de cuantas an nacido Las especulaciones que la tildaban de viuda alegre, dice Mena, carecen de credibilidad. Como carecen de credibilidad, en su opinión, las interpretaciones que se han hecho de los dos retratos de la duquesa. Propone otras nuevas. En el de la Casa de Alba, que pudo estar en el Palacete de la Moncloa, el dedo lo dirige a sus tierras y no a la firma del pintor, como se ha dicho. En cuanto a la dedicatoria A la duquesa de Alba cree que es tan sólo el homenaje de Goya a su belleza, gracia y elevada alcurnia. Dedicó otros cuadros, pero siempre a hombres. En el caso del retrato de la Hispanic, dice que la mantilla no es un hecho que revele casticismo, sino que subraya, al igual que el fajín de capitán general que lleva, el poder en sus regimientos. En cuanto a la inscripción Solo Goya que ella señala con el dedo, lo entiende Manuela Mena no como una declaración de amor, sino como sólo me pinta Goya, el artista más grande Entre la documentación inédita se han hallado facturas que han permitido, entre otras cosas, determinar la importancia de algunos encargos y fijar una nueva datación de los Caprichos (pudo comenzarlos en 1794 y no entre 1797- 98) y de los álbumes de Sanlúcar y Madrid. También hay un estudio en profundidad del testamento de la duquesa. Sólo queda saber cómo acogerán sus colegas esta nueva interpretación de Manuela Mena. La de Las Meninas fue duramente rebatida por Jonathan Brown. Más información en: http: www. museoprado. es La documentación inédita permite una nueva datación de los álbumes de Sanlúcar y Madrid, y los Caprichos