Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 MADRID Alerta máxima en Alcorcón JUEVES 25 s 1 s 2007 ABC AL DÍA Zapatero dice que no hubo xenofobia en los disturbios El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró anoche que, por la información de la que dispone de lo acontecido el pasado fin de semana en Alcorcón, los hechos no tienen que ver en su origen con un fenómeno de xenofobia Zapatero también indicó, en segundo lugar, que alguna reacción que ha habido pueda tener que ver más con un interés estrictamente minoritario de sector ideológico de extrema derecha En cualquier caso, remarcó que el pueblo de Alcorcón dará una lección de convivencia y de rechazo a cualquier tipo de violencia y de xenofobia Ignacio Ruiz Quintano APOCALYPTO l hilo de ese apocalypto de bolsillo representado en Alcorcón, conviene hacerse algunas composiciones de lugar. La primera es que, si uno, con perfil caucásico, quiere ser víctima de las de consideración social, debe escoger muy bien con quién choca en la calle. No se puede chocar con la policía: la policía representa la autoridad y, ante eso, uno lo tiene todo perdido. No se puede chocar con un amarillo: lo normal es que el amarillo sepa kung- fu y te enrede. No se puede chocar con un negro: la peña bienpensante y subvencionada caerá sobre ti con la acusación de racismo. No se puede chocar con un hispano: esa misma peña bienpensante y subvencionada volverá a caer sobre ti con la acusación de xenofobia. No se puede chocar con un etarra: la mafia de la paz te arrojará del sistema por fascista. Y si uno tiene la mala pata de chocar, por ejemplo, con un atracador callejero, para merecer alguna consideración social como víctima en el Estado de Derecho Español debe de tener, además de todos los papeles en regla, la suerte de que concurran en su caso dos circunstancias: militar en alguna organización de progreso con certificado de asistencia a la última manifestación por la paz, una, y la otra, que el atracador sea un rubiales, señoritingo, preferiblemente afincado en el barrio de Salamanca y con un carné del PP al corriente de pago. Cumplidos tales requisitos, la víctima, a la que se le recomienda ser pobre- -comprobable mediante declaración de la renta- -y voluntario en algún tinglado de la industria de la caridad comercial, gozará de todo el apoyo emocional de la sociedad. Téngase esto en cuenta a la hora de salir a la calle y dejarse atracar. El resto corre por cuenta de los políticos. ¿Sí? ¿Y qué dice Sebastián? Sebastián dice que hay que deportar a los inmigrantes que delincan. ¿Deportación? ¡Ufff! No veo a Ingrid Bergman ofreciéndose a Bogart en el bar para obtener los visados de Sebastián con que salvar a Laszlo. El glamour municipal- -léase demagogia- -de Sebastián no es de Casablanca, sino de la Dehesa de la Villa, y parece la propia de un hombre que anda buscando su yo. ¡Yo también soy un yo! salió gritando el poeta John Paul el día que lo encontró. A El estallido de violencia se originó por el cobro por usar las canchas. En la imagen, la protesta de ayer (Viene de la página anterior) Una práctica habitual Tres euros por poder jugar al baloncesto. Uno por usar la pista de patinaje, otro por subirse a los columpios... Son las tarifas, que, en algunos parques y canchas, exigen bandas latinas y pandilleros POR M. J. ÁLVAREZ FOTO DANIEL G. LÓPEZ MADRID. ¿El pago por usar las canchas municipales? ¡Uff! eso es una práctica habitual desde hace años en muchas zonas de la región como en la de Ascao; lo sé porque vivo muy cerca de ahí, en el mismo distrito de Ciudad Lineal Eso afirma Daniel, que entrenaba ayer en unas instalaciones distantes unos cuantos kilómetros: las del barrio de La Elipa. En este campo, desde luego que no piden, en el de al lado no lo sé... Hay tres pistas, dos de fútbol- -de arena y cemento- -y una de futbito. Está al pie del cañón. Mientras nos da detalles de la situación masajea la pantorrilla de un chaval que, con espinillera y todo, se ha dañado. A pesar del intenso frío, el enorme terreno de juego está repleto de chavales que están sudando la camiseta de verdad. Daniel recuerda hace unos años, al menos tres o cuatro, cuando el cura de la Parroquia de San Romualdo ayudó a que vinieran a nuestro país feligreses desde Iberoamérica. No todos respondieron bien y comenzaron los problemas: muchos exigían dinero por el uso de las pistas deportivas situadas junto a la iglesia (en la calle de Ascao) al igual que con la zona de juegos del parque aledaño Como la situación se le fue de las manos, el párroco intentó ponerle freno y luchó por erradicar dichas prácticas. Como pago a los favores recibidos, le propinaron una buena paliza quienes no estaban dispuestos a que se le acabara esa forma de lucrarse; los chavales ecuatorianos... Ocurrió hace un año, aproximadamente. La situación, afirma él y otros chavales de la zona, se mantiene, aunque de forma intermitente. Hay muchos controles y mucha patrulla municipal desde entonces; pero, cuando se relajan un poco, vuelven. Es habitual e intermitente Las tarifas varían: 3 euros por usar la pista de baloncesto; 1 por la de patinaje; otro por cada columpio... mos aquí, como casi todas las tardes, comonohabíanadiemás, nadie nos ayudó asegura Rubén, de 15 años. Su amigo Tony, de 12, lo confirma. En otro escenario, otro grupo de jóvenes es de la misma opinión. Están a espaldas de la Junta Municipal de Ciudad Lineal. El hijo de mi vecino acabó un día llorando porque no le dejaron jugar al fútbol. Como no llevaba dinero... cuenta Yoli, de 22 años. Habla de las pistas de La Elipa. En éstas, la situación se ha normalizado. Hace unos años sí que exigían un peaje Había una banda de dominicanos que se adueñaron de las dos únicas, y pequeñas, canchas (desiertas ayer) Creo que los metieron en la cárcel... dice Dogor, de 21 años. Sobre todo se aprovechaban de los niños más pequeños corrobora Tomás, de 16, y Germán, de 17. Los fines de semana y en vacaciones es cuando estas instalaciones públicas son más demandadas. Y con ello, aumentan los problemas y el afán de lucrarse de algunos. Así lo aseguran algunos testimonios, recogidos por sms. En pueblos, como Alcorcón, en Moncloa, Usera, Tetuán, Cuatro Caminos, Moratalaz o Villaverde, el distrito con mayor tasa de inmigración de la capital, cercana al el 50 En el barrio de San Cristóbal de Los Ángeles cuatro ecuatorianos se quejaban ayer, no sólo del cobro por disfrutar de las canchas, que es ya lo de menos, lo peor es la delincuencia y la violencia que emplean los dominicanos que se han hecho los dueños y señores de todo. Van armados con puños americanos, barras... mientos verbales con vecinos del barrio. Uno de los momentos más tensos fue cuando un hombre de mediana edad espetó: Los latinos me robaron la cartera. ¡Todos los inmigrantes, al paredón! La situación no fue a mayores, pero sí se oyó a chavales, muchos menores de edad, asegurar que, si el sábado se presentan allí grupos fascistas se enfrentarán a ellos. Están diciendo que van a venir, incluso, desde Valencia, a armarla en la escuela- taller aseguraba un joven. Otros auguraban que los enfrentamientos podrían producirse antes de la convocatoria del sábado. No hay derecho a caminar por la calle mirando constantemente hacia atrás se quejaba un chico. Otro hombre, nervioso, se enfrentaba a los jóvenes: Los hijos de puta que vienen de fuera son los que han montado esto. ¡A mi hija no la toca nadie, porque les corto los cojones! ¡Pues a mí me han pegado palizas los españoles! le contestaba un joven okupa de Móstoles. ¡Esos de ahí en referencia a la Policía son paramilitares! Cabrón, no me vas a pagar derechos de imagen, ¿verdad? ¡Pues deja de hacer fotos! Como vengan los fachas se va a liar No es por racismo, muerte al latino Estas son las frases y pintadas que describen la situación tan complicada que se vive en la ciudad. Un alcorconero, uno de los convocantes de ayer, pretendía poner algo de cordura entre sus amigos menores para que no acudieran el sábado a la concentración: Pero no me harán caso A mí me robaron el walkman En dichas canchas (Ascao) están cuatro adolescentes búlgaros y un joven ecuatoriano jugando. A ellos no les pidieron sino que les quitaron. A mí hace una semanaun grupode 10o12 chicosespañoles me robaron el walkman; lo pasé fatal. Fue cuando estába- Al cura de la parroquia de Ascao le dieron una paliza porque quiso acabar con el chollo de quienes cobraban por las canchas