Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL JUEVES 25 s 1 s 2007 ABC PORCENTAJE DE PERSONAS SUBNUTRIDAS Alfonso Rojo Océano Ártico Europa Océano Atlántico Océano Pacífico Asia África Océano Pacífico Océano Índico Océano Atlántico Oceanía ABC Fuente: FAQ GIS (ESNP SDRN) 2003 BUENOS Y MALOS REPORTEROS o sé lo que pondrán en la lápida de Kapuscinski, si lo entierran, porque quizá avienten sus cenizas para que sigan vagando por el mundo, como hizo su cuerpo en vida. En la catedral londinense de San Pablo, en la losa que cubre la tumba de William Howard Russell, aparece grabada la frase: Fue el primero y el más grande de los corresponsales de guerra Entre las hazañas de Russell se incluye haber estado en Balaklava, cuando la Brigada de la Caballería Ligera lanzó su suicida carga contra la artillería rusa durante la Guerra de Crimea. Estuvo allí y lo contó magistralmente. Su relato se publicó en el Times el 14 de noviembre de 1854 y- -siglo y medio después- -sigue siendo una clase de reporterismo. Lo mismo ocurre con los artículos de Kapuscinski y sus 19 libros. Puestos a buscarle epitafio, le corresponde haber sido el más sensible, brillante y comprometido reportero de la segunda mitad del siglo XX. Esto no significa que comparta todas sus tesis. Decía Kapuscinski, por ejemplo, que las malas personas no son buenos reporteros, porque no pueden comprender a los demás ni ser apreciados por ellos A lo largo de los treinta años que he estado dando tumbos por el planeta, saltando de catástrofe en catástrofe, he topado con un puñado de canallas, a quienes no confiaría el traslado de mis hijos al colegio, pero que hacían un trabajo periodístico excelente. Afirma el polaco que lo suyo no era una vocación, sino una misión Sobre esto, debo confesar que la única vez que me planteé el reporterismo así ocurrió en las montañas de Nicaragua, terminé mintiendo a los lectores, ocultando crímenes y manipulando la realidad, porque pensaba que así ayudaba a los buenos Como ya habrán imaginado, me estoy refiriendo a los sandinistas. Para no hacerles publicidad negativa escribíamos que eran los revolucionarios generosos que no mataban y fusilaban. Decíamos que llegaban limpios y lo que limpiaron fue el país, porque robaron casi todo. Con estas cosas del periodismo no se juega. Ni fuera ni en casa. América del Norte N América del Sur Antártida 5 5- 20 20- 35 35 Datos no disponibles Un tercio de la ayuda humanitaria no llega a distribuirse, según la FAO El exceso de condiciones impuestas por los países donantes hace que 600 millones de dólares en productos alimenticios no alcancen su destino JUAN VICENTE BOO CORRESPONSAL ROMA. El pasado año, 200 millones de personas en 39 países lograron sobrevivir gracias a la ayuda alimentaria de emergencia, pero un conjunto de vicios del sistema echan a perder buena parte de su eficacia. La Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) denunció ayer que el exceso de condiciones impuestas por los países donantes hace imposible entregar un tercio de las ayudas. De un total de 2.000 millones de dólares en alimentos, unos 600 no llegan a su destino. de crisis utilizan los alimentos como arma política. La imposibilidad de trasladar y distribuir un tercio de los 15 millones de toneladas de alimentos que los países desarrollados ponen a disposición de las zonas de crisis resulta frustrante, sobre todo si se debe a motivos secundarios. La exigencia, por ejemplo, de utilizar barcos de pabellón nacional para transportar la ayuda retrasa o a veces impide los envíos, pues parte de las flotas tienen pabellones de conveniencia, o bien no incluyen en sus líneas países problemáticos de África o de Asia donde se producen las emergencias. El informe de la FAO aborda también otra cuestión espinosa: evitar que la ayuda alimentaria de emergencia cause más problemas de los que resuelve, o agrave a largo plazo los que resuelve a corto. El giro hacia una ayuda más inteligente contribuirá a aumentar las ofertas si los países donantes están seguros de que no hay efectos colaterales negativos. A veces, la llegada de grano o de arroz gratuito provoca un descenso de las cosechas locales pues disminuye el aliciente de plantar, y la dependencia se vuelve crónica. rras, desgobierno, corrupción y falta de seguridad jurídica. Según Diouf, en muchos casos, la ayuda alimentaria se envía porque es el último recurso, pero no es la mejor solución. En vez de enviar pescado, es preferible enseñar a pescar Medidas preventivas El responsable de la FAO insistió en que a largo plazo, tenemos que centrarnos en las medidas preventivas para aumentar la productividad, mediante inversiones en irrigación e infraestructura rural, acceso a medios técnicos y al crédito A lo largo de los últimos veinte años, el número anual de emergencias se ha duplicado, pasando de una media de 15 a una media de 30, sobre todo en el continente africano, donde se han triplicado. Al triste caso de África subsahariana se añade el de Corea del Norte, donde millones de personas sufren desnutrición debido al mal gobierno y al derroche en programas de armamentos. Corea del Norte recibe cada año 1.100.000 toneladas de grano, el 20 por ciento de los recursos alimenticios del país. No monetizar las ayudas Otra práctica que debe desaparecer es la de monetizar la ayuda alimentaria, pues algunos gobiernos ponen a la venta los productos alimenticios en el puerto de llegada y destinan luego el dinero a proyectos de desarrollo. Hubiera sido más sencillo para los países donantes enviar dinero que transportar grano para que se malvenda, pues ese tipo de operaciones semioficiales suelen ser poco transparentes. Durante la presentación del informe, el director general de la FAO, Jacques Diouf, puso el acento en la necesidad de prevención de las emergencias alimentarias, pues las catástrofes naturales o meteorológicas son sólo una causa menor. La mayor parte de las emergencias de hambre se deben a gue- Alimentos como arma política El último informe sobre el Estado Mundial de la Agricultura y la Alimentación (SOFA 2006) aborda un problema que se ha ido agravando a medida que los países donantes intentan dar tajada a los propios compatriotas en lo que debiera ser ayuda desinteresada a poblaciones en peligro, o a medida que los gobiernos de las zonas La exigencia de utilizar barcos de pabellón nacional para llevar la ayuda retrasa y a veces impide los envíos Más información sobre el hambre en el mundo en www. fao. org